Booket
Esencia
banner acontracorriente
  • Lanzamiento: Mayo 2013
  • Visitas en web: 1177
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

noecasado

Información de la novela

  • Autor/a: Noe Casado
  • Título: A contracorriente
  • Serie: Familia Boston
  • Orden Serie: 2
  • Editorial: Terciopelo
  • Época: Siglo XX
  • Principales: Samantha y James
  • Secundarios: Sebastian

Compárteme

Sobre el autor/a

A estas alturas ya debería tener una de esas biografías chulis, desenfadadas y divertidas pero lo cierto es que va a ser que no. La principal razón es que, no sé si esto le pasa a mucha gente, me cuesta hablar de mí misma, o como dirían otros: no me sé «vender».

Vivo a diario con mi doble personalidad, la «Noe» que trabaja, lleva una casa y cien mil cosas más y la «Noe» que en cuanto tiene un hueco se planta delante del ordenador y da rienda suelta a su imaginación, plasmando sobre el papel lo que se le pasa por la cabeza (unas veces con más acierto que otras) hasta que poco a poco conforma lo que viene siendo una novela, que luego, si nadie los impide, será un libro publicado.

No soy de las que escriben todos los días a la misma hora (a las que envidio) ni de las que tienen sus rituales antes de meterse en faena. Procuro estar relajada, no tomármelo como una obligación, eso sí, como única condición para escribir, he de estar sola. Me resulta complicado, por no decir imposible, concentrarme si hay alguien pululando a mi alrededor, o si me mira por encima del hombro lo que estoy escribiendo, así que por las noches suele ser el momento más propicio, más tranquilo.

Ambientación y contexto

A pesar de la gran cantidad de novelas románticas publicadas, me sorprende que muy pocas estés ambientadas en los años veinte.

He de confesar que me parece una de las décadas más fascinantes de la historia, por muchas razones, pero en especial por lo que significó en cuanto a libertades y conquista de derecho supuso para la población femenina, las conquistas sociales tras la Gran Guerra.

Es curioso cómo un acontecimiento tan cruel suponga, por fin, la oportunidad de demostrar que las mujeres no sólo eran capaces de sustituir a los hombres sino que además podían por sí mismas demostrar sus aptitudes. Se acabó eso de esta a la sombre de un hombre. Adiós a la frase: detrás de todo gran hombre hay una gran mujer.

La acción comienza en la primavera de 1927...

Sus personajes principales

 
Samantha
 
 
James
 
acontracorriente ella acontracorriente el
Ella: Audrey Tautou
Él: Alessandro Nivola

Samantha es una mujer a la que se juzga sin conocerla, de la que se espera que cumpla el tópico de rica heredera cabeza hueca y a la que pocos dan la oportunidad de demostrar lo que vale en realidad. A excepción de su familia, con su padre a la cabeza, quien va a depositar en ella toda su confianza y a la que considera (tras la renuncia de su hermano) en la heredera natural.
Samantha va a tener que enfrentarse a muchos retos, principalmente a quienes no la ven capacitada para sustituir a su padre. La subestiman y eso, en vez de desanimarla, le dará la oportunidad de aprender, aprovechándose de ese error de juicio.
Para ello prestará toda su atención a los sabios consejos de su familia y de su mejor amigo y aprenderá a no dar las cosas por sentado, a ver el lado optimista de una mala situación para intentar no cometer el mismo error.
A base de equivocarse, sacará las conclusiones que la permitan jugar, aplicando las reglas a su conveniencia, para llevarse el gato al agua, desquiciando a más de uno.
Su vida personal se reduce básicamente a su entorno, ya que sabe perfectamente que los hombres que fingen interés por ella sólo desean obtener lo que un matrimonio ventajoso significa, y por ello les rechaza sistemáticamente hasta que tropieza...

James Engels, también conocido como el abogado pelota, es un hombre hecho a sí mismo, proviene de un entorno difícil y cree firmemente en el esfuerzo para lograr objetivos. Por tanto considera poco menos que un suicidio dejar en manos de una mujercita ignorante las riendas de uno de los bancos más importantes del país.
No comprende cómo un hombre, al que admira profundamente y al que es fiel por encima de toda duda, va a ceder su puesto a Samantha, a la que considera, entre otras muchas cosas una incompetente.
Puede que muchos le vean como un perro faldero, de esos que hasta se arrastran para agradar a su jefe, pero la realidad es bien distinta. Es el primero que abiertamente admite la inconveniencia de tal decisión y por ello entablará una guerra verbal con la heredera, de la que debido a su experiencia, saldrá victorioso, pero no en todos los frentes.
Pero no en todos los frentes...

Secundarios a destacar

El tercero en discordia es Sebastian, el amigo, confidente y mejor apoyo de Samantha. Su eterno prometido, ya que las familias de ambos estarían encantadas con verles juntos. Ambos saben, desde siempre, que nunca podrán ser más que amigos, se conocen desde niños y no existe entre los dos ningún interés sexual. ¿O sí?

Anécdotas que contar

A contracorriente es una historia que surgió poco después de saber (allá por el 2011) que iban a editar mi primera novela. La escribí durante todo el verano y después, como casi todo lo que hago, la dejé madurar un tiempo, hasta que un año después decidí presentarla al concurso de novela Terciopelo.

Debo decir que esto fue posible a dos grandes escritoras, que quince días antes de finalizar el plazo, allá junto al mediterráneo, me convencieron y lo que yo denominaba «un paquete de folios» ha terminado siendo una novela.

Disfruté enormemente volviendo a confiar en algunos de mis personajes, viéndoles unos años después, cómo les han ido las cosas y creando una especie de saga familiar.

Alicientes para su lectura

Siendo la autora mi opinión es del todo subjetiva, así que al no poder mostrarme imparcial, aún así me arriesgaré.

En esta historia no encontrarán largas y elocuentes declaraciones de amor, cargadas de tópicos y frases hechas. Tampoco veremos extensos párrafos contándonos los pormenores de la decoración y el estilo de vida de los años veinte.

Ninguno de los dos protagonistas se comportará como se espera, cada uno actuará según su conveniencia, pese a que en más de una ocasión tal comportamiento sea lo más alejado del romanticismo. Las escenas íntimas no están salpicadas de eufemismos, para evitar confusiones se llama a cada cosa por su nombre.

Los diálogos, en especial entre los protagonistas, no son amables ni considerados. En más de una ocasión, si se sacan de contexto, seguramente se malinterpretarán, desvirtuando el verdadero sentido.

Un pequeño aperitivo

Cuando las cosas no salen según lo revisto y hay que saber dar la vuelta a la tortilla...

Maldita sea, si al menos mostrase un poco más de entusiasmo... pero no, quería casarse porque se sentía obligado y no porque se interesara, aunque sólo fuera un poquito, por ella.
Era como el resto de sus pretendientes.
Sólo existía una diferencia.
Y se lo hizo notar.
—He recibido las suficientes proposiciones de matrimonio como para tener cierta experiencia. —se tapó con la sábana en un repentino ataque de castidad—. ¿No podías, al menos, haber conseguido un anillo más grande? —dijo devolviendo el objeto a su estuche y desdeñándolo como si fuera basura.

Sabios consejos...

—Entonces... ¿Cómo hago para saber el motivo real de su interés por mí? —preguntó Samantha a las mujeres; tenía que encontrar algo realmente bueno para darle donde más duele: su orgullo.
—Bueno... yo creo que cuando te has acostumbrado... —Alice se detuvo buscando un ejemplo lo suficientemente bueno como para hacerse entender pero no lo suficientemente explícito (como ella hubiese deseado) para que Maddy lo desaprobase en presencia de Gaby— a comer en el mismo restaurante no sabes cómo cocinan ese plato en otros establecimientos. Así que lo mejor es cambiar de cocinero y ver qué pasa.

Y, el booktráiler...

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.