Boletin
Esencia
banner adoroamauro
  • Lanzamiento: Diciembre 2012
  • Visitas en web: 1173
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Yolanda Quiralte

Información de la novela

  • Autor/a: Yolanda Quiralte
  • Título: Adoro a Mauro
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Divalentis
  • Época: Actual
  • Principales: Mauro y Raquel
  • Secundarios: Chuso, Lola, Tania, Juancho y Pablo

Compárteme

Sobre el autor/a

Cualquiera que lea mis libros, puede encontrar a la verdadera Yolanda hablando a través de ellos. Parlanchina, extrovertida y tan nerviosa como cientos de mariposas dando saltos. Además de escribir, mi otra pasión son los niños especiales. Trabajo como profe de pedagogía terapéutica en un colegio chulísimo de mi ciudad, donde me lo paso genial rodeada de personillas muy mágicas. También soy logopeda.

Cuando no estoy en el cole o detrás de la pantalla del ordenador escribiendo, es muy probable que me encontréis haciendo trastadas, riéndome con mi paciente y encantador marido o disfrutando de los amigos y de la familia. Me encanta practicar reiki y todo aquello que me haga crecer a nivel espiritual y personal. Lo confieso, soy un poco brujita.

Ambientación y contexto

«Adoro a Mauro» es una novela atípica con un ambiente más atípico aún. Muchos de los lugares que se describen forman parte de mi mundo particular. El instituto donde trabaja el protagonista, Mauro, lo tiño de los recuerdos de aquél en el que yo estudié, un edificio emblemático de Castellón, mi ciudad: El instituto Francisco Ribalta.

Es quizás el único guiño a algo conocido, aunque voy a confesaros que cuando escribí esta novela respiraba sin duda desde mi ventana el aroma a azahar de mi tierra.

Voy a dejaros una pequeña escena donde se describe ese precioso lugar donde tuve la suerte de estudiar. Es un trocito en el que Mauro, haciendo una de las suyas, la lía parda:

Cientos de ojos adolescentes observan la escenita que estamos montando en las escaleras, pero lo peor está aún por venir, tenemos que atravesar el concurrido hall del instituto, con su suelo resbaladizo y su conserje metomentodo que contará lo ocurrido a todo aquello que vuele, corra, nade o repte. Me armo de coraje y giro a la izquierda cogiendo bien a la Pichóloga para que no se rompa la crisma. Allá vamos. Valor y arrojo.

Nos miran los alumnos, nos mira el conserje, nos miran mis compañeros y –¡ay, Dios!– nos mira el director, Alejandro Fuencarral, que para más inri camina en nuestra dirección acompañado de su Ilustrísimo Señor Inspector, Don Roberto Ridruejo, un hueso muy muy jodido de roer. ¡La he cagado para esta y la siguiente vida!

Sus personajes principales

 
Mauro Álvarez
 
 
Marta Requejo
 
adoroamauro el adoroamauro ella

Mauro Álvarez Toledo, cabal, maduro y emancipado. Esta es la descripción que hace de sí mismo este personaje que me ha traído de cabeza durante casi un doce meses. Un chico, de treinta y cuatro años, que se acaba de independizar, profesor de historia de instituto. Un zumbado total. Divertido y muy gamberro, se deja conocer a través de sus pensamientos internos, lo cual hace que las situaciones, conversaciones y cavilaciones que pasan por su mente sean absolutamente desternillantes. Os prometo que me reía sola mientras escribía. El libro, narra el proceso de madurez que adquiere cuando se enamora… Y ahí lo dejo. Solo puedo aseguraros que es IRRESISTIBLE en el más amplio sentido de la palabra.

Como alter ego de Mauro, aparece Chuso, «el ayudanto». Un ser estrafalario y genial que convierte la vida del prota en una total locura. Es sensible, con un concepto de la amistad y de la lealtad muy peculiar. Estoy segura de que os encariñaréis de Chuso. Es imposible no hacerlo, especialmente cuando se viste con esas camisetas «tapatetillas» y esos pantalones de lentejuelas.

Completa el trío Marta Requejo, la chica de la película. Uróloga de profesión y centradísima en la vida, hasta que conoce por «accidente» a Mauro… y de paso a Chuso. Rubia, guapa y perfecta, hace que el mundo de Mauro se vuelva del revés.

Secundarios a destacar

No pienso desvelar ni un dato más que los nombres… ¡¡¡NO ME ATREVO!!! Tendréis que conocerlos por vosotros mismos, jajaja.

Lola «la Tetona», Tania Tao, Juancho, Pablo «raja culo» y, por supuesto, EL REY… y ¡¡hay más!!

Anécdotas que contar

Aquí necesitaría un pergamino de diez kilómetros, ja, ja, ja.

La primera anécdota que «necesito» que sepáis es que Mauro iba a ser un relato. Solo eso. Surgió una noche de verano mientras me tiraba literalmente de los pelos buscando una documentación histórica para la segunda parte de la saga Quintana. Me reí tanto escribiéndolo que desperté a mi marido a las cinco de la madrugada y le leí de tirón las veinte primeras páginas (Sí, se merece la Gloria). Colgué este relato en mi blog y ante la avalancha de comentarios divertidos y la llamada de una editorial pidiéndome el libro, seguí escribiendo la historia de este granuja al que quiero tanto.

Otra situación divertida que puedo contaros, es que la presentación de Castellón la hicimos en un pub, desde detrás de la barra. Fue divertidísimo y realmente era lo que Mauro necesitaba. ¿¿Fotos que atestigüen el momento??

adoroamauro anecdota
¿Más? Un lector me preguntó su estaba ebria cuando lo escribí, ja, ja, ja. Un librero, en otra presentación, confesó que Mauro era él. Nos reímos mucho. Y en mi editorial no lo llaman libro, lo llaman GAMBERRADA.

Alicientes para su lectura

Mauro merece ser leído. ¿Por qué? Porque da alegría, calienta el corazón y hace que el día se vea de una forma diferente. Es una novela positiva y muy distinta a todo lo que hayáis leído, tal y como dicen todos aquellos que ya lo han hecho.

La verdad es que es una gran sesión de RISOTERAPIA. Y qué leche, porque os vais a enamorar del primer protagonista cafre y surrealista de la historia.

Un pequeño aperitivo

Vuelvo a mirarme. Uff, uff, uff, uff. Si no fuera porque bastante negro estoy ya, me pondría de ese color. ¡Arggg! Parece que me hayan rociado el betún de los zapatos por todo el cuerpo. Por todo, menos por la polla y por las rayitas finas del tanga de las narices. Si lo llego a saber no me lo pongo y así tendría todo el cuerpo en el mismo tono. ¡Pero, será posible! ¿Y dónde voy yo con estas pintas ahora? Coño, coño, coño y más coño.
♪♫Tirorí, tirorí, tirorí, tiroooooo...♫♪
—¿Sí? Me dirijo al baño arrastrando los pies y en pelota picada dispuesto a ducharme. Miro hacia abajo y sonrío, no lo puedo evitar. ¡Es que la tengo preciosa, joder! Blanquita, monísima y enorme como la de un ñu. Soy el Rey de los penes. Mister Pene je, je, je.

Abro la puerta del baño con la mano derecha porque con la izquierda me estoy haciendo mimos en mi… ¡¡Joder, le estoy haciendo una paja a Kunta Kinte!! ¡La leche! ¿Quién es el que se refleja en el espejo? Solo veo dientes, ojos y un enorme pollón. El pollón es mío, de eso no hay duda. Asustado como una liebre, doy pasitos hacia el espejo y me observo de arriba a abajo. Esta noche he mutado. Estoy negro, pero negro charol. Joder, ¿qué coño me ha pasado?
Medito durante un segundo y medio antes de comprender lo sucedido: el puto solárium. Busco en mi mente la cara de la Hanna de los cojones diciéndome que yo tenía un color de piel bastante feo, exactamente verde oliva. Su cara de encargada tocapelotas añadiendo que lo que yo necesitaba era, “sin duda alguna”, el tono bronceado Sol del desierto del Sáhara. ¡Será capulla, la tía!
—¿Estás preparado, majo? ¿Voy ya?
—Iba a ducharme —pero he descubierto que he mutado a negro esta noche.
—Vale, pues en media hora voy a tu casa. Oye, Maurito, ¡estoy morenísimo! Me ha subido el colorcito del solárium. Una monada. Perfecto para lucir bronce en el spa, ¿y tú?
—Lo mío no se puede explicar con palabras. Asómate a la ventana.
Me enrollo en una toalla y voy hacia el comedor, descorro las cortinas, abro las ventanas y me muestro en público.
—¡¡Oh, my Goooood!! —aunque no hubiera tenido el móvil en la mano, igual hubiese escuchado el berrido de Chuso—. Pero, ¿en quién te has convertido?
—En Wesley Snipes.
—¿Te ha cogido demasiado, no? Igual a Hanna se le fue un poquito la mano…
—¿Un poquito? Digamos que me restregó un bote de chapapote por todo el cuerpo —omito el detalle del pene blanco. No es necesario en absoluto, y menos para un obseso en pollas como Chuso.

Y, el booktráiler...

Comments (1)

  • Noelia amarillo

    Noelia amarillo

    07 Febrero 2013 at 09:11 |
    Buenisimooooo, quiero leerlo ya!!!!!

    reply

Leave a comment

Please login to leave a comment.