Booket
Esencia
banner buscandoesposaperfecta
  • Lanzamiento: Noviembre 2012
  • Visitas en web: 1398
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Amber Lake

Información de la novela

  • Autor/a: Amber Lake
  • Título: Buscando a la esposa perfecta
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Kiwi
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Edward y Charlotte
  • Secundarios: Louise y Tía Margaret

Compárteme

Sobre el autor/a

Ante todo soy una madre y esposa, también una enamorada de mi profesión y, por supuesto, de la escritura, que es mi vocación desde niña.

Me gusta saborear todo lo que la vida me ofrece y disfruto con placeres sencillos como la lectura, la música, navegar, pasear por la playa o la montaña, conversar con los amigos... Adoro a los animales y me encanta mimar a mis mascotas. Viajo siempre que puedo ya que, aparte de divertirme, me sirve para documentarme e inspirarme; y, sobre todo, me gusta estar con mi familia, que es mi prioridad y por la que soy capaz de sacrificar sueños e ilusiones.

Me apasiona la escritura y la literatura romántica, considerándome afortunada de poder conjugar ambas cosas. Pero también soy muy perfeccionista, lo que me lleva a pulir y revisar exhaustivamente una novela antes de darla por concluida y ponerla en manos de las editoriales. Por esa causa, y también debido al escaso tiempo que dedico a escribir, no soy muy prolífica.

Soy una voraz lectora desde que aprendí a hacerlo y creo que esa es una de las razones que me impulsan a escribir. También la curiosidad por conocer, el deseo de ampliar conocimientos, la necesidad de plantearme retos, de dar salida a las historias que imagino...

Ambientación y contexto

La novela se desarrolla en el año 1831 en Inglaterra, concretamente en la ciudad de Bath, una de las más bellas de ese país y muy popular en aquella época al ser un importante centros de descanso y reunión de la alta sociedad inglesa, que acudían a tomar los baños termales famosos desde la época romana.

En ese primer tercio del siglo XIX la sociedad inglesa se regía por unas estrictas normas de protocolo que encorsetaban a las mujeres, principalmente a las solteras que pertenecían a las clases medias y altas y que habitaban en las ciudades. Había reglas para casi todo, y muy en especial para el cortejo, que se debían seguir rigurosamente si no se quería correr el riesgo de exclusión social.

En la novela he pretendido reflejar ese ambiente opresor y manipulador que a la protagonista, una joven rebelde que recibe de su padre una educación más liberal, le cuesta aceptar. Quería crear un personaje femenino de carácter fuerte y decidido que por amor se sublevase contra las normas que dictaba esa rígida sociedad.

Me gusta mucho este periodo de la historia inglesa precisamente por el reto que supone moverse entre los límites que esas reglas dictaban, tan poco propicias al desarrollo del amor entre las parejas. Y elegí la ciudad de Bath en homenaje a Jane Austen, que vivió en ella durante muchos años, haciendo que mis personajes recorrieran las calles y jardines por los que ella paseaba a diario.

Sus personajes principales

 
Edward Holme
 
 
Charlotte Wilcox
 
buscandoesposa ellos
Él: Rupert Penry-Jones Ella: Sally Hawkins

Cuando imagino a los personajes que intervienen en mis novelas siempre huyo de adjudicarles una imagen real o, al menos, un rostro conocido, porque eso me condicionaría a la hora de forjar su personalidad. Prefiero que su rostro sea totalmente anónimo para poder perfilarlos a mi gusto y que actúen como yo deseo que lo hagan. Fue al buscar imágenes para el booktrailer cuando descubrí a dos actores que se ajustaban muy bien a los personajes que había creado. Ellos son Rupert Penry-Jones, en el papel de Edward Holne y Sally Hawkins en el de Charlotte Wilcox.

Me presento, soy Edward Holme, vizconde de Eversley. La autora quería pintarme como un libertino calavera que sólo vive para el placer, pero yo me negué a ello. Soy un hombre de principios, un caballero, aunque bastante desencantado con las jóvenes casaderas a las que consideraba unas arpías cazamaridos.
Sabía que tenía que encontrar esposa. Mi obligación para con el título que ostento estaba muy clara... y si en alguna ocasión se me olvidaba, allí estaba mi hermana para recordármelo. Pero yo pretendía demorar el momento todo lo posible. Ya habría tiempo de ceñirse el yugo matrimonial, ¿para qué acelerar las cosas? Hasta que conocía a Charlotte, claro.

Soy Charlotte Wilcox. Aunque parezca un poco torpona y despistadilla, soy una mujer con las ideas muy claras y lo suficientemente testaruda como para no dejarme avasallar.
Yo estaba tan contenta en mi pequeña aldea, con mis plantas y mi club de lectura y no me importaba quedarme soltera. ¿Para qué un marido? Pero mi padre me convenció de buscar uno; no quería que a su muerte fuese una carga para la familia.
No muy convencida, accedí y me puse en manos de mi tía Margaret; aunque pronto me di cuenta de que no encajaba en aquella sociedad hipócrita y con unas costumbres que me costaba tanto aceptar. Estaba a punto de desistir y regresar a casa cuando Edward se cruzó en mi camino.

Secundarios a destacar

Los secundarios más importantes en la novela son, sin duda, dos mujeres muy influyentes en la vida de los protagonistas. Por una parte tía Margaret, la encargada de instruir a la pueblerina Charlotte para que consiga una buena oferta matrimonial; y la otra secundarias de lujo es Louise, la hermana mayor de Edward, tan preocupada de que éste siente cabeza que es capaz de hacer algunas trampas para conseguirlo.

Tía Margaret: Debo reconocer que cuando mi cuñado me pidió que encontrara un marido adecuado para su hija me pareció una tarea imposible. Es una chica desastrosa, bastante asilvestrada, sin la menor idea de lo que es el protocolo social y las buenas maneras. Pero a mí los retos me estimulan y estoy convencida de que tendré un gran éxito. ¡Lo que yo no consiga!

Louise: Mi hermano es un gran chico aunque él quiera dar la impresión de cínico calavera como muchos de su entorno. Yo conozco su gran corazón y su deseo de entregarlo a la persona adecuada, aunque admito que no soy objetiva porque le quiero. Es más un hijo que un hermano para mí, ya que me hice cargo de él cuando nuestra madre murió al darle a luz. Me entristece verlo tan solo aunque él piense que está de maravilla, de ahí mi empeño en buscarle una esposa adecuada; y esa únicamente podrá ser la que llegue a amarle por él mismo y no por su título o fortuna.

Anécdotas que contar

La idea de la novela surgió tras leer el libro «La Perfecta Casada» de Fray Luis de León. En él aparecen opiniones y consejos sobre cómo deben comportarse las mujeres casadas, y las que pretenden serlo, que ahora nos parecen arcaicos, pero que estaban en consonancia con su época y también con las costumbres y reglas de la sociedad anglosajona del primer tercio del XIX, lo que me decidió a ubicar la novela en este periodo.

Lo que sí me asombró fue encontrar en internet un extracto sacado de un manual publicado en 1956 y que en esencia defendía los mismos criterios que Fray Luis de León casi cinco siglos antes. Ese manual, titulado «Economía doméstica para bachillerato y magisterio», fue publicado por la Sección Femenina de la Falange Española, único partido durante el régimen franquista, y estuvo en vigor hasta mediados de los años setenta.

Alicientes para su lectura

«Buscando a la Esposa Perfecta» es una novela romántica, por lo que si sois aficionados a este género ya sabréis lo que os vais a encontrar en ella: una historia de amor con final feliz. Pero yo pretendo que mis obras no se queden sólo en eso y procuro aderezar la trama con grandes dosis de aventura, intriga, erotismo, humor...

Si os gusta leer todo eso en un libro, os aconsejaría que probarais a leer la novela; estoy convencida de que no os arrepentiréis. Por si no he logrado convenceros, os dejo algunas frases de una lectora que expresa muy bien lo que se puede encontrar en ella.

... Esta novela es estupenda porque derrocha magia, sentimiento y mucha pasión.
... Predominan los malos entendidos, las reputaciones puestas en juego y, sobre todo, el orgullo de no caer el primero.
Este libro es estupendo. Me encanta la historia en sí y, sobre todo, la manera de escribir que tiene la autora, en la que las cosas toman una connotación bastante sensual y atractiva para el lector...
No he encontrado en sus páginas nada que me haya hecho perder el interés en ningún momento y se nota que la autora tiene una larga trayectoria detrás...

Un pequeño aperitivo

—Sepa, lord Eversley, que he accedido a esta entrevista por presiones de mis tíos. Mi intención era no volver a verle —le advirtió con áspero gesto en cuanto la puerta se cerró tras Margaret. Por nada del mundo pensaba dejarle entrever el placer que sentía por volver a verle.
—Recuérdeme, entonces, que le agradezca a sus amables parientes la ayuda que me han prestado —replicó sin perder la sonrisa. Con ese mohín de disgusto estaba aún más bonita.
—No se mofe de mí, por favor; ya lo hizo suficientemente la otra noche.
Edward se levantó y colocó una silla junto a la de Charlotte. Ésta se envaró aún más, y no sólo a causa del disgusto que sentía. Su presencia la estaba alterando como no imaginaba que pudiera volverle a suceder.
—¿Me va a dar la oportunidad de disculparme? —pidió mientras le giraba el rostro para mirarla a los ojos.
Charlotte vio en los de él un matiz de inseguridad mezclada con grandes dosis de arrepentimiento, y una creciente calidez comenzó a inundarla.

Y, el booktráiler...

Comments (1)

  • Marianchu HT

    Marianchu HT

    05 Marzo 2013 at 19:04 |
    Q presentación tan original. Me gusta. Me anoto el libro.
    ;)

Leave a comment

Please login to leave a comment.