Boletin
Esencia
banner cautivaraundragon
  • Lanzamiento: Septiembre 2013
  • Visitas en web: 2342
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Lis Haley

Información de la novela

  • Autor/a: Lis Haley
  • Título: Cautivar a un dragón
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: HQÑ eBooks
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Marcus y Norah
  • Secundarios: Lady Patterson, Adam y César

Compárteme

Sobre el autor/a

Bueno, ante todo soy una persona normal y corriente a la que le encanta la literatura romántica, ya sea histórica, paranormal o actual. Tengo la suerte de contar con amigos estupendos, de los que trato de disfrutar siempre que puedo, de ir al cine o de una buena tertulia.

Nací en Sevilla, aunque a día de hoy vivo junto a mi familia en Mallorca, un lugar maravilloso del que estoy profundamente enamorada.

Durante años me dediqué profesionalmente al diseño y creación de jardines, profesión que hoy día no he abandonado del todo, ya que continúo asesorando a clientes.

Ambientación y contexto

«Cautivar a un dragón» está ambientada en un periodo histórico que me encanta: la época victoriana. Aunque la historia no solo transcurre en Londres, sino que lo hace por unos cuantos lugares, igual de interesantes.

Norah Devlin es una mujer fuerte y decidida, que trata de huir de un matrimonio impuesto por su padre. Las circunstancias la llevan a la casa del marqués de Devonshire, un hombre conocido por su fuerte carácter.

A partir de ahí, se desarrolla una historia llena de situaciones embarazosas, que no hará más que atraerlos el uno hacia el otro.

Sus personajes principales

 
Marcus Greenwood y Norah Devlin
 
cautivaraundragon ellos
Ellos: Hrithik Roshan y Rachel Hurd-Wood

He aquí los protagonistas de la historia, Marcus y Norah. Ambos están decididos a lograr lo que desean sin renunciar a sus principios.  Sin embargo, dejaré que sean ellos mismos los que se presenten.

Norah Devlin: Mi nombre es Norah, quizá hayáis oído hablar de mí en algún que otro puerto o taberna. ¿No? ¡Vaya! Pensé que eso era lo normal cuando huyes de tu casa en Virginia y eludes un matrimonio que no te gusta un pelo. Desde entonces, y con ayuda de mi tía,  he tratado de pasar desapercibida en Londres, trabajando como doncella en una de las propiedades más ricas de Devonshire. Y lo cierto es que todo parecía ir de maravilla hasta que conocí a lord Greenwood. Ahora las cosas se han complicado, pero no estoy dispuesta a dar mi brazo a torcer, ni a comprometer mis principios, por mucho que me sienta tentada a claudicar a sus deseos.

Marcus Greenwood: Ante todo diré que odio que me llamen lord Dragón. Tal vez posea un carácter demasiado excéntrico, pero eso no significa que no sepa lo que quiero, y lo que ahora deseo es a la doncella que me está arrebatando el sueño. Siempre creí que podría manejar a cualquier mujer, pero Norah me está volviendo literalmente loco. Intuyo que oculta algún secreto, y aunque no acabo de imaginar qué es, estoy decidido a descubrirlo.

Secundarios a destacar

Adam Kipling: El hermano de lord Greenwood. Bueno, mejor dicho, su medio hermano. Lo que no quiere decir que no sea un tipo encantador, a pesar de ser conocido como el hermano bastardo de Marcus. Sin embargo, el que comparta ese parentesco no significa que lo soporte. Es más, lo detesta, y en el transcurso de esta historia hará todo lo que esté en su mano para que lo sepa.

Lady Patterson:  Tía de Norah, y causante de la extraña situación en la que se encuentra, es una mujer decidida, fuerte y al mismo tiempo muy humana, que no vacilará a la hora de ayudar a su sobrina.

Cesar Crandall: Un hombre ruin, sin principios y sin decencia. Un vil sinvergüenza que no dudará en hacer cualquier cosa para reparar su orgullo herido. 

Anécdotas que contar

Al investigar sobre la época, descubrí muchos aspectos de la sociedad victoriana que desconocía, y que quise mostrar en esta novela.

Un Londres divertido, de increíbles vestidos e importantes acontecimientos históricos, donde la clase alta y la baja, la pobreza y la riqueza, se mezclaban separados por una fina línea. Donde los caballeros, las damas y los más desfavorecidos convivían en un Londres de fuertes contrastes.

Alicientes para su lectura

Porque en ella encontraremos amor y pasión, y una bonita historia llena de aventuras. Creo que son tres ingredientes a tener en cuenta a la hora de recomendar su lectura.

Es la historia de dos personas muy distintas, donde los secretos y malos entendidos juegan un importante papel. Ambos personajes se mueven por un marco histórico muy interesante.

Espero que quien decida leer esta novela, pueda disfrutar de su lectura y recrearse en un momento histórico fascinante.

Un pequeño aperitivo

Norah olvidó que sus labios poseían la virtud de expresarse en cuanto clavó su mirada en aquel musculoso torso. Los profundos ojos azules de Marcus brillaron de diversión y añadió:
―Creí haberte entendido bien cuando dijiste que habías gozado de la compañía de decenas de amantes, ¿me equivoco? ―señaló él, rompiendo momentáneamente el encantamiento en el que ella estaba sumergida.
―Yo... ―carraspeó con nerviosismo―. No creo en ningún momento haber dicho tal cosa.
―¡Lo recuerdo perfectamente! ―Marcus hizo un gesto con la mano, apoyando un dedo sobre su sien―. Dijiste que habías visto decenas de hombres. ¡Sí, eso es exactamente lo que dijiste!
―No dije que fueran amantes ―aclaró ella sin mover los pies del sitio.
―¡Vaya! ¡Otro misterio! ¿Cómo puede una joven ver decenas de hombres despojados de sus ropas fuera de una alcoba? ―Rió.
―No todo el mundo es tan lujurioso como usted, ¿sabe? ―comentó ella, ansiando aparentar una firmeza, que en absoluto poseía.
Él lanzó una fuerte risotada que la hizo estremecer por dentro. Jamás una risa le había parecido tan seductora a Norah como la de aquel hombre.
―¡Oh! Ya entiendo ¡Que torpe he sido! ―Marcus se golpeó la frente mojada con la palma de su mano.
―¿Qué es lo que entiende? ―resopló ella entre dientes, al tiempo que se dejaba caer sentada sobre la hierba, justo frente a él.
―Debe ser usted una de esas muchachas de escasa moralidad que pasan su tiempo libre espiando mientras los pobres e indefensos caballeros nadan ajenos a su presencia.
Norah soltó una melodiosa carcajada.
―Usted no es un hombre pobre y, desde luego, tampoco es un indefenso caballero ―añadió.
Greenwood no pudo evitar sentirse cautivado por el sonido de su risa. En ese instante, aquella muchacha era la criatura más exquisita que había visto en su vida.
―El dinero no lo es todo ―acertó a decir Marcus, arrojándose un poco de agua sobre la cabeza para desenmarañar la larga y negra cabellera que rozaba ya sus hombros.
A ella se le escapó un suspiro al pensar en la dicha de las gotas que atravesaban su cuerpo, adheridas a aquella piel dorada como el trigo. Tragó saliva y exorcizó aquel perturbador pensamiento de su mente. Aunque en aquel momento no lo pareciera, ella era ante todo una dama, una mujer que jamás se había visto inundada por aquellas reflexiones libidinosas. Se sentía como si no fuera ella misma, atrapada en aquella perturbadora espiral de descubrimientos y nuevas impresiones.
―Cierto ―logró responder tras aclararse la garganta.
―¿Cierto? ―él frunció el entrecejo―. ¿Qué puede saber una joven doncella como tú sobre fortuna o responsabilidades?
―Bueno... ―comenzó a decir ella―. De un modo u otro, todos tenemos responsabilidades, milord. Y en lo que respecta a la fortuna, prefiero entender más de felicidad.
―¿Sabes que eres una muchacha de lo más extraña? ―añadió Marcus antes de comenzar a caminar hacia la orilla.
―¿Qué está haciendo? ―preguntó ella tensando su cuerpo e incorporándose con rapidez.
―Está claro: salir del agua —Rió él—. ¿No desearás que me arrugue como una pasa?

Y, el booktráiler...

Leave a comment

Please login to leave a comment.