Booket
Esencia
banner corazonesheridos
  • Lanzamiento: Junio 2013
  • Visitas en web: 1380
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Marcia Cotlan

Información de la novela

  • Autor/a: Marcia Cotlan
  • Título: Corazones heridos
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Zafiro eBooks
  • Época: Siglo XVIII
  • Principales: Juan e Isabel
  • Secundarios: Carmichael y Olavide

Compárteme

Sobre el autor/a

Soy una escritora obsesiva. Sí, sí, como lo oís: obsesiva. Si una historia se me mete en la cabeza, no paro hasta escribirla. ¿Que no hay tiempo? Pues se saca hasta de donde no haya: duermo menos, por ejemplo. Pero escribo la historia… ¡Vaya si la escribo! En parte porque mis personajes me persiguen como fantasmas y no me dejan descansar hasta que su historia está escrita.

Soy muchas otras cosas, además de una escritora obsesiva. Mi padre diría que soy incapaz de dejar algo a medias. Mi madre, que soy vehemente y soñadora y que se me nota demasiado en la cara lo que pienso y lo que siento. Mi hermana pequeña se quejaría de que he sido excesivamente protectora con ella (así que imaginaos lo que podrán decir mis hijos cuando crezcan un poco más) y mi marido siempre me define con tres adjetivos: soñadora, romántica y explosiva, aunque no, no soy explosiva porque me parezca a Angelina Jolie o a Megan Fox, sino porque tengo un genio de mil demonios, eso sí: al verme nadie lo diría. Pero a quien tenéis que hacer caso de verdad es a mi perro Buster, que piensa que soy el mejor ser humano sobre la faz de la tierra y, aunque sea mentira, me gusta que él lo piense.

Para finalizar, una advertencia: nunca les hagáis caso a mis libros… Si ellos pudieran hablar, os dirían que soy una tontorrona que llora y se emociona y tiembla con las grandes novelas de amor. Pero yo no soy así. Yo soy una tía dura. Muy dura. ¿Llorar leyendo novelas de amor? Vamos, hombre, qué tontería… Una tía dura que adora las motos y la música rock no llora leyendo novelas románticas, ¿verdad? Así que no les hagáis caso a mis libros si os dicen que lloro cuando leo las novelas de Susan Elizabeth Phillips, mi autora favorita.

Algunas curiosidades sobre mí: he vivido buena parte de mi infancia y juventud en Cartagena de Indias (Colombia) y aunque soy española de nacimiento, la mitad de mi corazón es colombiano. La familia de mi padre es de origen moldavo. Me encantan los tulipanes y las gardenias, todos los animales en general, las tartas de chocolate, las películas en las que sale Sandra Bullock (Amor con preaviso es mi favorita) y la música de Aerosmith.

Ambientación y contexto

Siglo XVIII. La piratería, supuestamente, es una actividad casi extinta, sin embargo los ingleses siguen incentivando a sus corsarios para que ataquen galeones españoles en las aguas del Caribe.

Los enclaves donde se desarrolla la acción de la novela son Londres (el frío día de octubre en el que coronaron al rey Jorge II), la soleada Jamaica (colonia británica y base militar de la flota inglesa durante sus incursiones en el Caribe) y, sobre todo Cartagena de Indias, en el virreinato de Nueva Granada, un enclave estratégico que los ingleses quieren conquistar y por eso lo han intentado en tres ocasiones.

Cartagena es una ciudad donde abunda la mezcla de razas: los mestizos, blancos, negros, indios y criollos se confunden en sus hermosas calles. La invade el exquisito olor de las flores que crecen por todos los rincones y el salitre del mar. Es un lugar lleno de luz, donde los edificios coloniales ocupan cada calle y cada plaza.

Sus personajes principales

 
Juan Ulloa
 
 
Isabel Vargas-Howard
 
corazonesheridos el corazonesheridos ella
Él: Orlando Bloom Ella: Patricia Velásquez

JUAN: Mi nombre es Juan Ulloa y soy un don nadie. Muchos dirían que soy pirata, aunque en realidad lo que yo hago es pararles los pies a los corsarios ingleses que aún atacan galeones españoles en aguas del Caribe. No ataco otro tipo de barcos, ni mucho menos poblaciones costeras. Amo mi tierra, Cartagena, y no me gusta pensar que somos una colonia perteneciente a España. Me gustaría que fuéramos libres, independientes. Respeto a la gente por lo que es y no por lo que tiene. Mi vida no ha sido fácil y se complica más aún cuando la mujer de la que debo vengarme me obsesiona. No puedo quitármela de la cabeza. Sus ojos. Sus labios. Pero sobre todo su carácter. Eso es lo que me vuelve loco de Isabel: su carácter.

ISABEL: Mi nombre es Isabel Vargas-Howard y no sé quién soy ni a dónde pertenezco. Nadie me ha querido nunca de verdad. Me han rechazado por ser mestiza y por nacer fruto de una violación. No confío en nadie. Estoy comprometida con el capitán Carmichael porque ha sido el único hombre que se ha atrevido a acercarse a mí. El resto de los nobles ingleses, los muy cretinos, temen el escándalo que acompaña a mi nacimiento. Pero estoy metida en un verdadero problema… Un pirata de las colonias me ha secuestrado para vengarse de algo que ha hecho mi prometido, supuestamente con mi ayuda, aunque yo no creo haber hecho nada. Debería odiar a ese maldito Juan Ulloa y, sin embargo, me atrae como nunca antes me atrajo ningún hombre, y no sólo porque es tan guapo que corta la respiración, sino porque su forma de pensar me impacta y me conmueve. Creo que es el hombre más justo que he conocido nunca, por eso me intriga que quiera vengarse de mí.

Secundarios a destacar

CARMICHAEL: Soy el capitán Carmichael y he nacido para algo más que para ser el hijo segundón de un simple baronet, por eso Isabel Vargas-Howard es la mujer ideal para mí: no sólo es hermosa, exótica y sensual, sino también la única nieta y heredera del duque de Derbyhartshire, aunque él la odie y no la haya visto desde que era una bebé. Si he ascendido en el ejército es porque no temo usar la violencia donde sea y con quien sea. Matar, para mí, es tan sencillo como respirar. Me dispongo a conquistar Cartagena como antes conquisté Portobello.

OLAVIDE: Soy la mano derecha de Blas de Lezo, el insigne militar que ha ganado mil batallas y ahora es el encargado de proteger Cartagena de Indias de los ataques de la flota británica, pero no opino como él. Es más, creo que es una locura luchar contra los ingleses. Lo mejor sería negociar, llegar a un acuerdo, rendirse si hace falta, pero a cambio de que nos traten con la dignidad que merecemos. No me importa, para ello, traicionar a Blas de Lezo y a todos los habitantes de Cartagena. En cuanto a ese maldito de Juan Ulloa, tengo mis propios planes para él…

Anécdotas que contar

Documentarme para la parte histórica me llevó semanas y semanas. Meses. Tenía muchísima información, pero me costó darle forma para que no fuese muy pesado leerla, para introducirla dentro de la historia y que tuviera sentido. Recuerdo las decenas de documentos de Word que tenía llenos de información sobre el conflicto bélico y los libros que rodaban sobre el escritorio. Durante casi seis meses, sólo leí sobre la historia del virreinato de Nueva Granada y después comencé a escribir la novela. Creo que me llevó más tiempo investigar que escribirla.

Cuando estaba eligiendo las imágenes para el booktráiler, tenía siempre en pantalla a Orlando Bloom en Piratas del Caribe. Mi cuñado, que es un súper fan de las películas, me dijo: «Hombre, Will Turner de Piratas del Caribe». Y le responde mi sobrina: «Ay, papi, no tienes ni idea. Es Juan Ulloa, de Corazones heridos». Nos hartamos de reír.

Alicientes para su lectura

Porque Juan Ulloa es un hombre al que debéis conocer. Es un tipo peligroso, aviso: no se debe jugar con él. Pero en el fondo de su corazón anida una ternura especial, un sentimiento que no le regala a cualquiera y que ha atesorado durante años hasta que llegó la mujer que supo despertar ese lado dormido. Y porque he tratado de que Isabel Vargas-Howard sea un prototipo de mujer herida que, a pesar de todos los golpes, sobrevive y es capaz de creer que el amor cura las heridas. Hay mujeres así a nuestro alrededor, heroínas anónimas que, con todo en contra, dejan un hueco en su corazón para la esperanza y la magia y deseo que la vida recompense a esas mujeres igual que ha recompensado a Isabel con Juan.

Creo que la parte histórica también es interesante. Leemos muchas novelas de Regencia, del oeste o de vikingos (algunos de mis subgéneros favoritos) y olvidamos que nosotros, los hispanos de uno y otro lado del océano, tenemos una historia común increíblemente rica e interesante y que es una trasfondo maravilloso para una novela romántica.

Un pequeño aperitivo

–¿Por qué no? –pronunció la pregunta con ternura, acariciándola con aquella mirada hambrienta y a la vez dulce.
–Porque yo no soy así, no debo ser así. No puedo permitir esta intimidad con un hombre al que conozco desde hace apenas una semana y con el que no me une nada… –a la joven le costaba no rodearle el cuello con los brazos. De pronto, necesitaba su cercanía más que ninguna otra cosa en el mundo.
–Entonces, ¿por qué me mirabas así antes, en el comedor? –quiso saber él, como si le hiciera aquella pregunta para que la joven reflexionara y se diera cuenta de que lo deseaba.
–Porque despiertas cosas en mí que nunca había sentido… Porque me cortas la respiración –le dijo, sin poder refrenar su lengua, al tiempo que alzaba su mano quemada y acariciaba con ella el rostro del hombre. Su barba incipiente le hacía cosquillas en la yema de los dedos. «Maldita sea», pensó el pirata, que había planeado seducir a la joven y era él quien estaba siendo seducido–. Pero eso no significa que vaya a dejarme arrastrar por estas sensaciones, Juan.

Y, el booktráiler...

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.