Boletin
Esencia
banner eslabondeltiempo
  • Lanzamiento: Marzo 2013
  • Visitas en web: 1724
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Chus Nevado

Información de la novela

  • Autor/a: Chus Nevado
  • Título: El eslabón del tiempo
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Zafiro eBooks
  • Época: Siglo XVII
  • Principales: Chloe y Cedric
  • Secundarios: Mae, lord Lambert y lady Leah

Compárteme

Sobre el autor/a

No lo sé ni yo, ja, ja, ja. Ya he dicho en varias ocasiones que me considero una persona ecléctica. No me gustan los extremos y, como muchos de los nacidos bajo el signo de Libra, busco el equilibrio entre las cosas más dispares, me gusta tocar todos los palos. Para muestra no uno, sino varios botones: he estudiado una carrera de ciencias (Arquitectura Técnica, aunque prefiero denominarme «aparejadora») pero adoro las letras, tal y como le sucede a cualquiera que se dedique al oficio de la escritura; disfruto de la soledad tanto como de la compañía, sólo depende del ánimo con el que me levante; no puedo decir que me decante por la izquierda o la derecha (aunque lo parezca, no estoy hablando de política): ¡soy ambidiestra!; ordenada en mi desorden, a mi alrededor puede desatarse el caos, pero yo sé dónde está cada cosa.

De hecho, paso con mucha facilidad de la mayor de las anarquías a estados de obsesiva organización: por poner un pequeño ejemplo, tengo todos mis CD´s, las películas de DVD y mis preciadas especias para cocinar ordenadas alfabéticamente (cada cosa en su sitio, no vayamos a mezclar las churras con las merinas, ja, ja, ja). Como alguien me lo descoloque… que empiece a temblar; lo dejo todo para el último momento, y la razón es que trabajo mucho mejor bajo presión. Eso sí, cuando me enfrento a un reto (vivo a base de ellos), soy muy perfeccionista. ¿No sería más fácil para mí hacer las cosas con tiempo? Pues no, de ese modo no rindo lo que debería.

No voy a decir que me encanta leer porque creo que eso es obvio y un recurso demasiado manido para alguien que dice escribir. Pero sí que hago otras muchas actividades «comunes» que ayudan a relajarme cuando los nervios me superan: adoro cocinar (sobre todo para los demás; yo me conformo con comer cualquier cosa); de vez en cuando me da por dibujar, ya sean retratos, paisajes o diseños de mi futura mansión, juas); cuando necesito dejar la mente en blanco y olvidarme de todo, bordo en punto de cruz o hago puzzles de tropecientas mil piezas; disfruto de la fotografía, la jardinería, la música en todas sus vertientes…; pero, por encima de todo, mi mayor hobbie es dormir.

Ambientación y contexto

Chloe, la protagonista de El eslabón del tiempo, sufre un accidente en la época actual y se ve transportada al siglo XVII, concretamente al año 1620. Su periodo de adaptación a esa nueva vida transcurrirá en Berwick (en realidad se denomina Berwick-upon-Tweed), localidad costera de Inglaterra cercana a la frontera con Escocia. Esta fue una zona emblemática durante mucho tiempo, y la decisión de ubicar parte de la ambientación allí tiene su razón de ser.

Meses más tarde, Chloe se verá envuelta en una trama de conspiraciones y, en contra de su voluntad, será llevada al castillo de Lentonhouse, situado a unas cincuenta millas de Berwick, donde Cedric la mantendrá cautiva. Allí se desarrollará la mayor parte de la historia, sobre todo en los interiores del edificio. Como es de suponer, este castillo es ficticio, al igual que el de Whippledone, en Berwick; no existen ni han existido con anterioridad, aunque he procurado ser lo más veraz posible en cuanto a la arquitectura y costumbres de la época. Como anécdota, contar que una descripción en particular está basada en algo que, aunque he leído mucho sobre ello, sólo he visto en una visita al castillo de Loarre, en Huesca. Me llamó tanto la atención ese «artilugio» que no dudé en utilizarlo para una de las escenas, y no es otro que una arcaica letrina.

También habrá otras localizaciones puntuales como la Torre Blanca de Londres, el castillo de Windsor, los paisajes de los Montes Grampianos (de una increíble belleza)… pero no puedo explicar mucho más sobre ellos porque reventaría todo el argumento.

eslabondeltiempo amb1 eslabondeltiempo amb2
Acantilado de Berwick Castillo del cautiverio de Chloe
eslabondeltiempo amb3 eslabondeltiempo amb4
Torre Blanca de Londres Castillo de Windsor
eslabondeltiempo amb5
Montes Grampianos

Sus personajes principales

 
Chloe
 
 
Cedric
 
eslabondeltiempo ella eslabondeltiempo el
Ella: Lucy Griffiths Él: Sebastian Rulli

Estas son sus características físicas, pero ¿quién mejor que ellos mismos para mostraros su personalidad?

—Este hombre es insufrible. ¡No quería que hablara con vosotros! ¿Os lo podéis creer? De hecho, he tenido que escaparme cuando le han requerido para unos asuntos impostergables, porque no me deja sola ni a sol ni a sombra. Y menos mal que ya me ha retirado «la niñera» que permanecía apostada de continuo frente a mi puerta cuando estábamos a la gresca... Ahora sólo «disfruto» de la compañía de un guardia cuando salgo a cabalgar sin él, pero lo hace para que no me ocurra nada en su ausencia. Aun así ¡siento que no tengo intimidad! Argumenta que soy demasiado temeraria y que hay que atarme bien corto. ¡A él lo iba a atar yo, pero a la pata de la cama, para que aprendiera modales! Y no contento con eso, se atreve a darme órdenes cada dos por tres, como si fuera uno de los hombres a su servicio. ¡Arrogante gañán!
—Chloe, controla esa lengua...
—¡Cedric, qué susto me has dado! ¿Quieres dejar de perseguirme a cualquier sitio al que voy?
—No me gusta que desacates mis órdenes, pero tú pareces disfrutar contraviniendo todo lo que te digo. Y para más burla, te encuentro aquí, hablando mal de mí a mis espaldas. ¿Cómo te atreves a censurar mi conducta delante de desconocidos? Pequeña descarada deslenguada... ¿No habíamos quedado en que sólo te permitiría actuar así cuando estuviéramos en la intimidad de nuestros aposentos?
—Eso lo decidiste tú solito, yo no he aceptado llevar a cabo ese estúpido trato en ningún momento. Además, estas personas no son desconocidos: son nuestros lectores.
—Me da igual quiénes sean, sabes que me volvería loco si te sucediera algo malo.
—¿Qué me va a suceder? Ellos sólo quieren saber cómo somos y yo se lo estaba explicando. Aunque no hubiera sido necesario, porque no has hecho más que abrir la boca y ya se están haciendo una ligera idea de lo posesivo e intransigente que puedes llegar a ser.
—Tu explicación ha llegado a su fin. Entra ahora mismo en el castillo y déjame a mí continuar con la conversación.
—¡Ni lo sueñes! ¿No ves que son de fiar? Además, a saber cómo te comportarías sin nadie que te controlara.
—Mujer...
—Ni mujer ni gaitas escocesas. Vuelve tú adentro, que yo me quedo aquí. Y no refunfuñes entre dientes que te estoy oyendo hacerlo mientras te alejas. ¿Veis lo que tengo que soportar? Si no fuera porque lo amo con toda mi alma... ¡iba a aguantarlo la bestia de su caballo!

Secundarios a destacar

Mae Campbell: Mi señora no tiene remedio. ¿No se da cuenta de que discutir con lord Cedric es como darse cabezazos contra una pared? Desde que la conozco, cuando la trajeron en estado inconsciente al castillo de Whippledone, he sanado sus heridas, la he cuidado, he intentado aconsejarla, reconducirla para que aprenda a comportarse como se espera de una dama, protegerla incluso de sí misma, pero tiene demasiado carácter. A veces no entiendo lo que hace o dice, ciertos comentarios y actitudes suyas me confunden y, por qué no decirlo, incluso me asustan. Sin embargo, le he cogido mucho cariño y no permitiré que nadie le haga daño. Donde vaya ella, allí estaré yo.

Lord Lambert Whitney, conde de Berwick: Cuando mi hijo menor encontró a Chloe en los acantilados, fui un tanto escéptico respecto a su amnesia y su procedencia, pero todo cambió en cuanto la tuve frente a mí. Esa muchacha logró sacarme de mi letargo, dio un poco de alegría a mi pesarosa vida y por estas razones no dudé en hacerme cargo de su protección. De hecho, la considero una hija para mí.

Lady Leah Lenton: Mi cuñado Cedric es incorregible. Se cree con derecho a controlar la vida de todo el mundo, así que en más de una ocasión he tenido que plantarle cara y hacer valer mi condición de señora del castillo de Lentonhouse. Le agradezco infinito todo lo que ha hecho por mí y por mi familia, aunque no apruebo en absoluto muchas de sus decisiones, sobre todo en lo concerniente a esa encantadora muchacha, Chloe.

Anécdotas que contar

El proceso de creación de El eslabón del tiempo está plagado de anécdotas, pero si las enumerara todas, podría escribir otro libro. ¿Qué os podría contar? Para empezar, algo sobre el título. Fue lo primero que se gestó en mi mente, antes incluso de comenzar a pensar en la estructura de la trama. Me gustó mucho, comprobé que no existía ninguna novela con un título similar y, a raíz de esto, fui elaborando todo el argumento.

Creo que ya lo he comentado con anterioridad, pero puedo llegar a ser muy perfeccionista. Y durante una buena temporada, estuve atascada con algo en particular, un muro muy alto que no me veía capaz de escalar: el texto en gaélico del conjuro. Parecerá una tontería, pero esto me trajo por la calle de la amargura hasta el punto de llegar a obsesionarme. No sé si sabréis que, actualmente, son muy pocos los que hablan este dialecto (unas 30.000 personas en todo el mundo). En internet, como mucho, existen traductores automáticos de inglés a gaélico, pero sólo de palabras sueltas, no de estructuras completas. ¿Cómo escribir algo que fuera coherente? Tras mucho buscar, encontré una página en inglés donde explicaban, a groso modo, la conjugación de los verbos en gaélico. Con esto y el traductor de palabras, compuse un texto que, «supuestamente», significaba lo que yo quería decir. Pero no las tenía todas conmigo…

Pregunté a mucha gente si conocían a alguien que hablara ese idioma, pero no obtenía ninguna respuesta positiva. Hasta que una amiga que vive en Reino Unido, mi salvadora, me comentó que una persona cercana a ella dominaba el gaélico y podía conseguirle una transcripción veraz. Le pasé el texto en castellano, ella lo tradujo al inglés, hizo la consulta pertinente y me devolvió lo que, a día de hoy, aparece en la edición publicada. Por supuesto, lo cotejé con la amalgama de palabras inconexas que había escrito yo y… todo parecido con el original era pura coincidencia. Quizás no sea literal, pero al menos tengo la seguridad de que ese texto posee un significado real.

Alicientes para su lectura

El eslabón del tiempo es una novela romántica de corte histórico que trata de retomar, aunque sea de lejos, el estilo de las autoras antiguas del género. Tiene un poco de todo: intrigas, traiciones, aventuras, algo de humor, romanticismo, mucha pasión… Si decides adentrarte en sus páginas, vivirás esto y mucho más.

Durante toda la novela no dejarás de plantearte numerosos interrogantes y disyuntivas: ¿Cuál habrá sido la razón principal por la que Chloe ha viajado atrás en el tiempo hasta el siglo XVII? ¿Quién se esconde tras el complot urdido contra el conde de Tempton y su familia? ¿Conseguirá triunfar el amor frente a todas las adversidades que nuestros protagonistas se encuentran a lo largo de la historia?

En definitiva, he tratado de forjar una novela que te mantenga en todo momento expectante, que te seduzca y que, tras concluir su lectura, te arranque un suspiro de embelesamiento y una sonrisa de satisfacción. Espero conseguir este propósito. Y también espero tus comentarios.

Un pequeño aperitivo

Cuando la silueta del soldado se hubo perdido al fondo de la galería, Cedric cernió su cuerpo sobre Chloe y la aprisionó contra la pared, apoyando ambas manos en la piedra por encima de su cabeza.
—¿De qué tienes tanto miedo? —preguntó con brusquedad.
Silencio. Ella no dijo nada. Mantenía la vista fija en la punta de sus borceguíes sin atreverse a hacer ni un solo movimiento.
—Contéstame. ¿Qué es lo que tanto temes?
Aunque hubiera querido, a Chloe no le habrían salido las palabras. Cedric estaba tan cerca de ella que pudo sentir con claridad cómo su respiración agitaba algunos mechones de su cabello, cómo su cálido aliento le rozaba la piel del cuello, provocándole una extraña y enervante inquietud. Definitivamente, aquel hombre la desarmaba, la hacía sentirse muy vulnerable, y su cercanía la anulaba por completo.
—Mírame.
No podía levantar la mirada. Simplemente, no podía.
—Mírame —repitió Cedric, esta vez con un matiz de cortesía.
Aguardó unos segundos esperando una reacción por parte de ella. Como ésta nunca llegó, la tomó con delicadeza del mentón y le alzó la cara, obligándola a que lo mirara.
Chloe empezó a temblar como una hoja. Cedric la superaba con mucho en estatura, pero había agachado un poco la cabeza hacia ella y la penetrante mirada que le dirigía la taladró hasta lo más profundo de sus entrañas.
—Mujer, no entiendo tu comportamiento. ¿Por qué estás temblando? ¿Acaso te lastimé anoche? ¿Acaso no disfrutaste tanto como yo? —Su voz adquirió una modulación extremadamente sensual, y con los nudillos perfiló el contorno de su barbilla mientras fijaba la vista en su boca, en aquellos carnosos labios que ya había saboreado con anterioridad pero que aún lo incitaban hasta límites insospechados—. ¿No te gustaría que lo repitiéramos?
—No, por favor... —murmuró Chloe en tono quedo.
Cedric sonrió para sus adentros. Por fin había descubierto su debilidad. Todas aquellas semanas había querido doblegarla física y mentalmente, pero ahora era cuando se daba cuenta de que, en realidad, lo que Chloe más temía no era ni el dolor, ni las amenazas, ni los castigos: eran sus propios deseos. Tenía miedo de sí misma, de dejarse llevar por sus impulsos y sucumbir a la tentación. Sabía con certeza que ella había gozado de cada momento vivido la noche anterior. La había sentido vibrar junto a él, había sentido su pasión y su entrega. ¿Por qué quería ahora negarlo?

Y, el booktráiler...

Comments (9)

  • manuela

    manuela

    11 Mayo 2013 at 13:03 |
    Buena pinta tiene.. habrá que leerlo para saberlo, aunque ahora mismo no tenga tiempo.

    reply

  • marian2007

    marian2007

    11 Mayo 2013 at 22:22 |
    Muy buena presentación, además se ve que la documentación ha sido de 10, cuidada al máximo.
    Espero poder leerlo pronto.

    reply

    • ELFLED

      ELFLED

      12 Mayo 2013 at 12:58 |
      Manuela, Marian2007, yo ya me lo he leído y os puedo garantizar que el libro tiene muuucha más miga de lo que aquí expone su autora. En cuanto lo empiezas te lo lees del tirón porque Chus ha sabido muy bien combinar la trama de suspense, intriga y romance.

      A mí me ha encantado. Lástima que solo esté disponible en digital, es de esos libros que te apetecen leer de nuevo y en un dispositivo electrónico no se le saca todo el partido que se debiera. A ver si alguna de las editoriales a la que pertenece Zafiro (grupo Planeta) se lanza a sacarlo en algún momento en papel aunque fuese en edición de bolsillo. Me encantaría tenerlo en papel.

      La portada es colorida y se mete por los ojos, una verdadera pena que no haya estado expuesto en librerías.

      reply

      • marian2007

        marian2007

        12 Mayo 2013 at 13:31 |
        Coincido con que la portada es muy bonita.
        Ojalá tenga éxito en ventas y al final se lo publiquen en papel.

        reply

        • manuela

          manuela

          13 Mayo 2013 at 12:11 |
          Espero que lo publiquen en papel para poder leerlo, porque el libro promete.

          reply

          • SARA

            SARA

            13 Mayo 2013 at 19:33 |
            Si, lo del papel estaria muy bien

            reply

      • manuela

        manuela

        17 Mayo 2013 at 12:55 |
        La verdad que si ELFLED se ha leído el libro y dice que esta bien ... habrá que comprarlo porque a mi me encanta que un libro me enganche y no poder dejar de leerlo. Haber si lo encuentro lo mas pronto posible.

        reply

  • SARA

    SARA

    13 Mayo 2013 at 19:33 |
    Oh, realmente tiene muy buena pinta.

    reply

  • marian2007

    marian2007

    16 Mayo 2013 at 23:15 |
    Si, si el libro es bueno es preferible tenerlo en papel.

    reply

Leave a comment

Please login to leave a comment.