Booket
Esencia
banner mapadetussuenos
  • Lanzamiento: Abril 2013
  • Visitas en web: 1852
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Teresa Cameselle

Información de la novela

  • Autor/a: Teresa Cameselle
  • Título: El mapa de tus sueños
  • Serie: Imperio Otomano
  • Orden Serie: 2
  • Editorial: Phoebe
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Mercedes y Damián
  • Secundarios: Doña Milagros, Don Mateo, Gloria y Aldrey

Compárteme

Sobre el autor/a

Alguien con muchas personalidades, como la mayoría de los escritores, supongo. Lo personal básico es que estoy casada, tengo dos hijos, y trabajo como administrativa. Pero esa es mi mitad Peter Parker. Mi otra mitad, o sea, la que se calza las mallas de Spiderman, es mi faceta de escritora y mi amor por todo lo que tenga que ver con la literatura.

Desde niña me ha encantado que me cuenten historias, ya sea en forma de comics (con los que me inicié en la lectura, además de los típicos cuentos infantiles), cine, o libros. A los 16-17 años descubrí la romántica, y ese fue el auténtico revulsivo que hizo de mí una lectora empedernida.

Y de lectora empedernida a escritora, solo hay un paso.

Ambientación y contexto

La mayor parte de la novela transcurre en La Coruña, año 1881, aunque comienza en Madrid, apenas unos meses después de que María Elena y Alejandro, protagonistas de «La hija del cónsul», se hayan casado y regresado a Bankara.

Tanto el Madrid como La Coruña de finales del XIX, eran ciudades con mucha vida, reuniones, fiestas, teatro, y también un importante ambiente cultural, con sus tertulias de escritores, el auge de los diarios y la edición de toda clase de revistas.

En la novela pasearás por las calles de la ciudad que Emilia Pardo Bazán bautizó como Marineda. La ciudad vieja de La Coruña y su ensanche, en el estrecho istmo que separa la playa de Riazor del puerto, será el escenario en el que se muevan mis personajes, con sus cafés, sus jardines, su Teatro Principal y sus personajes variopintos, desde la alta burguesía, hasta los pescadores, pasando por la redacción de una revista que dará que hablar.

En el tercio final de la novela, cambia el escenario, pero mejor no lo contamos para no adelantar demasiado los acontecimientos.

Sus personajes principales

 
Mercedes
 
 
Damián
 
mapadetussuenyos ella mapadetussuenyos el
Ella: Jessica Brown Findlay Él: Rupert Penry Jones

Mercedes: Me sentía feliz conociendo el mundo a través de libros y álbumes ilustrados, poco dispuesta a vivir mi propia vida, hasta que le vi a él, al pie de la escalera, con su pelo dorado y sus ojos claros. Ahora todo a mi alrededor parece al borde del caos absoluto. Guardo secretos que no me pertenecen, escribo para una revista poco apropiada, y trabajo para un hombre que no quiere ni mirarme. Quizá no debí salir nunca de mi biblioteca, pero ahora cambiaría todos los libros que he leído por una simple palabra de amor de sus labios.

Damián: La vida es demasiado fácil para mí. Trabajo en lo que me gusta, cartógrafo para las compañías de ferrocarriles que atraviesan el mapa de la Península con sus caminos de hierro. Viajando de una a otra provincia, sin problemas para encontrar buena compañía y una cama caliente esperándome, no veo motivo alguno para atarme a un lugar, una esposa y una familia. Solo me preocupa el bienestar de mi padre, y a veces aún sueño con mi difunta madre y un oscuro trauma de la infancia. Y ahora tengo que lidiar con la cuñada de mi mejor amigo, con sus ojos dorados llenos de promesas, su mente ingeniosa, y con una propuesta que provocará un escándalo en nuestras familias si llega a descubrirse.

Secundarios a destacar

Doña Milagros del Valle: Soy la abuela de Alejandro Galván, el cuñado de Mercedes. Le he pedido que me acompañe a La Coruña para acomodar la casa en la que vivirán mi nieto y su hermana María Elena cuando regresen al país.

Don Mateo Galván: Soy el padre adoptivo de Alejandro, aprecio a Mercedes como a una hija, y la protegeré incluso de sus propias decisiones.

Gloria Figueroa: Conozco a Mercedes desde niñas, soy su mejor amiga en La Coruña. Mi padre es propietario de un diario de noticias, y he comenzado a editar una revista para damas intelectuales.

Aldrey: Quiero ser periodista, y trabajo en una redacción de chico para todo mientras aprendo el oficio. Estoy enamorado de la hija de mi jefe y oculto mi verdadera identidad para que mi padre no descubra a qué me dedico.

Y un montón de secundarios más, cada uno con su propia historia que contar, buenos, malos y peores, que ya forman parte de mi familia literaria.

Anécdotas que contar

Desde la publicación de «La hija del cónsul», hace ya cinco años, no he dejado de recibir peticiones para escribir una novela con la hermana gemela de María Elena como protagonista. La historia, que durante mucho tiempo llamé simplemente «la historia de Mercedes», ya estaba en mi mente cuando acabé aquella primera novela, pero cuanto más me la pedían, más responsabilidad me creaba mantener las expectativas sobre un personaje que resultó tan atractivo entonces. Al final he vencido mis reticencias, y aquí estoy, esperando las primeras lecturas y críticas, con los dedos de las manos (y de los pies) cruzados.

De cómo y por qué decidí traer la acción a La Coruña, ni yo misma sabría decirlo, pero sí que estoy encantada de haber conocido un poco más una ciudad que quiero tanto, de recrear su vida y su bullicio en el siglo XIX, y de hacer bueno el dicho de que en La Coruña «nadie es forastero», incluso aunque solo la visites literariamente.

Capítulo aparte merecería los dolores de cabeza que me daba el personaje de Damián, llegar a conocerle y comprender sus motivaciones. Siempre digo que los personajes se revelan y se rebelan, y este, en concreto, se me reveló un día en que se puede decir que tuve una experiencia que va más allá del tópico de los escritores de que los personajes «nos hablan». Una vez que me descubrió todos sus secretos, pude por fin darle el beneplácito para conquistar a mi niña Mercedes. 

Alicientes para su lectura

Porque es una romántica histórica muy clásica, y a la vez modernizada, con personajes que tienen vida propia, aspiraciones, sueños, y no se limitan a dejarse llevar por la corriente o vivir esas vidas acomodadas y aburridas de los tópicos aristócratas ingleses de muchas otras novelas.

Porque Mercedes sigue siendo ese personaje memorable que apareció en la historia de su hermana, pero crece, madura, sufre, lucha, sobrevive y triunfa, a lo largo de las páginas de «El mapa de tus sueños».

Porque Damián es el hombre que se merece aparecer en los sueños de toda mujer enamorada.

Porque está lleno de secundarios con vida propia, no simples sombras que sirvan para reflejar a los protagonistas; y además hay viajes, encuentros y desencuentros, personajes conocidos y otros nuevos, secretos y sorpresas, que mantienen la acción en constante movimiento.

Un pequeño aperitivo

Como el primer capítulo ya se puede leer en la web de Ediciones Pàmies, escojo otro que me gusta especialmente...

Mercedes se acercó a él y le puso una mano sobre el pecho, mirándole a los ojos con sinceridad. Hipnotizado, Damián creyó oír cantos de sirena que le atraían irremediablemente. Rogó porque ella tuviera más cordura que él, porque lo detuviera, porque lo expulsara de su lado ofendida. Pero nada de aquello sucedió. En su lugar, Mercedes dejó que la envolviera entre sus brazos y le ofreció seductora sus labios, su boca que sabía a chocolate y su cuerpo cálido que se amoldaba al suyo.
Tenía que dejarla ir, parar aquello antes de que se les fuera de las manos. La voz de la conciencia clamaba en su mente, pero la pasión que en aquel momento sentía era más fuerte y por una vez se dejó llevar. Besó su cuello y sus hombros desnudos. Sus manos acariciaban su espalda delgada y bajaban hasta la curva de sus caderas. Maldijo los corsés y miriñaques, todas aquellas trampas que las mujeres usaban bajo los vestidos y que las hacían más inaccesibles que un fortín. Pero al fin, recuperando un poco la cordura, tuvo que agradecer que existieran tales obstáculos.
–Pídeme que me detenga –le susurró al oído, mientras acariciaba el lóbulo de su oreja con los labios.
–No lo hagas –contestó Mercedes con un gemido, el aliento entrecortado–. He esperado tanto tiempo...
Y había valido la pena, se dijo a sí misma, tanta espera para descubrir de pronto todas aquellas sensaciones deliciosas. El cuerpo fuerte de Damián envolviendo el suyo. Sus labios acariciando cada centímetro de su piel expuesta. Sus manos, grandes, cálidas, recorriéndola de arriba a abajo. No le importaría ir directa al infierno después de aquello. Cualquier cosa merecería la pena por uno sólo de los besos de Damián.
Dos golpes sonaron en la puerta y al momento Damián la separó de él. Se miraron fijamente, sobresaltados, con la respiración alterada y todo el cuerpo en tensión.
–Nos vamos en unos minutos –se oyó desde el otro lado, alta y clara, la voz de Mateo Galván. Luego escucharon también sus pasos alejándose.
Mercedes se llevó las manos a la cabeza y comprobó su peinado, luego, con gestos nerviosos, se alisó la falda y el corpiño, deteniendo sus manos frías sobre sus mejillas ardientes.
–Debo irme.
–Mercedes... –Damián la sujetó por una mano, reacio a dejarla marcha–. Me debes una explicación.
Ella le miró de arriba a abajo, incrédula. Qué más necesitaba para entender de una vez por todas sus sentimientos. Acaso tendría que trazarle un mapa para comprender sus motivaciones y anhelos.
–No se puede ser tan obtuso –le recriminó, altanera–. Mejor olvidemos lo que aquí ha pasado.
Salió de la biblioteca, cerrando a su espalda, esperando que él la detuviese de nuevo, que le declarase su admiración, su amor tal vez, pero nada ocurrió.

Y, el booktráiler...

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.