Booket
Esencia
banner enbuscadeunhogar
  • Lanzamiento: Noviembre 2012
  • Visitas en web: 1165
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Claudia Cardozo

Información de la novela

  • Autor/a: Claudia Cardozo
  • Título: En busca de un hogar
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Kindle
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Juliet y Robert
  • Secundarios: Daniel, lord Graham, Elizabeth y Charles

Compárteme

Sobre el autor/a

Mi nombre es Claudia Cardozo y agradezco la oportunidad de poder compartir un poco de mí y mi obra.

Nací en Lima, Perú, en 1982 y desde muy pequeña he sentido fascinación por la lectura, el arte de crear historias que llegan al corazón y que nos dejan buenos recuerdos que atesorar. Si bien no opté por una carrera relacionada con las letras, he cultivado el gusto por escribir de forma casi compulsiva, no puedo pensar en un momento de mi vida en que la escritura no ocupara un lugar importante.

En cierto momento decidí que deseaba compartir mis historias, y he encontrado tantas satisfacciones en el proceso que estoy infinitamente agradecida.

Ambientación y contexto

La historia está ambientada a fines de la Era victoriana, una época interesante porque siempre la he percibido como una que es en cierta medida de cambio en una sociedad tan regida por las normas como es la inglesa.

Los personajes nos trasladan del soleado Devon y sus hermosas casas de campo, hasta el agitado Londres en plena temporada social, con sus mágicos bailes.

Sus personajes principales

 
Juliet
 
Robert
enbuscadeunhogar ella enbuscadeunhogar el
Ella: Alexis Bledel Él: Dan Stevens

Juliet es una joven huérfana de origen estadounidense que vive junto a la familia de su madre; un tío displicente, un primo al que ve como a un hermano, y una abuela con un carácter temible que desea manipular cada una de sus acciones y obligarla a casarse cuanto antes con quien ella crea conveniente. Pero Juliet no es una joven muy común para su época, ella está obsesionada con la idea de regresar al que considera su país, su verdadero hogar, en el que fue feliz junto a sus padres. Cuenta con los medios para hacerlo, pero su familia jamás lo permitiría, por lo que la idea de hacer cualquier cosa por lograrlo la lleva a cometer más de una locura. Juliet es una protagonista de carácter decidido, un poco impulsiva y muy necesitada de afecto.

Robert, conde Arlington, es un hombre amable, generoso, muy dedicado a sus responsabilidades y algo alejado del mundo que le rodea. Vive con su madre, la condesa viuda, una mujer vivaz y que adora a su hijo, pero que también le provoca muchos dolores de cabeza al insistir en que debe contraer matrimonio lo antes posible. A Robert esto no le agrada en lo absoluto, por lo que las discusiones con su madre referentes a este tema son muy frecuentes y por lo general, muy graciosas. Cuando Robert conoce a Juliet ve su mundo casi literalmente trastocado.

Secundarios a destacar

enbuscadeunhogar sec1 enbuscadeunhogar sec2
Daniel Ashcroft (Ben Barnes) Lord Graham (Richard Armitage)
enbuscadeunhogar sec3 enbuscadeunhogar sec4
Lady Arlington (Madeleine Stowe) Charles Egremont (Matthew Goode)

Daniel Ashcroft es el primo de Juliet. Irónico, con una personalidad oscura y misteriosa, guarda celosamente un secreto que ocasionará muchos problemas en la historia.

Lord Graham es un pretendiente de Juliet, un hombre insistente y sin escrúpulos que será capaz de cualquier cosa por conquistarla.

Elizabeth, condesa Arlington, es la madre de Robert y nada le gusta más que involucrarse en la vida de su hijo, es una mujer amorosa y muy divertida.

Charles Egremont, el mejor amigo de Robert, un hombre gracioso, sociable, muy mordaz, que parece un poco cínico, pero en realidad es un excelente amigo.

Anécdotas que contar

Escribí esta novela a partir de un sueño, me pregunté qué podría resultar de él, y bueno, he aquí las consecuencias. El sueño, por cierto, estaba relacionado con la forma en que Juliet y Robert se conocen.

Alicientes para su lectura

Porque al leerla podrán disfrutar de una historia ubicada en un periodo histórico tan fascinante como es el de la Era victoriana, conocer sus usos y costumbres, y dejarse envolver también por una historia fresca, romántica, con tintes divertidos, de forma que ese romance y ese tono ameno esté presente siempre según se lee, y podrán también sentirse atraídos por los protagonistas y sus actos, les despertarán emociones, algo que considero muy importante al leer.

Un pequeño aperitivo

—¿Las pinturas no son de su agrado?
Semejante comentario consiguió que saliera de su abstracción, y lo mirara con una mezcla de curiosidad e inquietud.
—No, milord; quiero decir, sí, por supuesto, son todas muy hermosas.
—Me sorprende que logre admirarlas con la vista fija en el suelo.
No supo si estaba siendo abiertamente grosero o si le jugaba una broma; cualquiera fuera el caso, no le gustaba.
—Reflexionaba al respecto, su señoría, ¿no lo hace usted?
—La belleza no requiere un análisis, es una pérdida de tiempo que puede utilizarse en admirarla.
—No estoy del todo de acuerdo; creo que una cosa lleva a la otra; ¿acaso cuando ve algo hermoso no piensa en ello y se pregunta qué fue lo que le atrajo en primer lugar?
La mirada que le dirigió fue lo bastante profunda como para que le provocara bajar una vez más la vista, pero se contuvo de hacerlo.
—Ahora que lo menciona, tal vez tenga razón; he pensado mucho en ello últimamente.

Se quedó de pie, observando esa imagen que tal y como mencionara, le recordaba a la calma que antecede a las tormentas. Lo curioso era que a él le agradaban las tormentas imprevistas; las consideraba un fenómeno con el que la naturaleza dejaba en claro que era ella quien mandaba, que no importaba cuánto una persona intentara tener el control de todo, bastaba el resoplido de una diosa aburrida para destruir los acontecimientos que simples mortales creían tener completamente controlados. Y era también una metáfora que tenía muy presente en la vida diaria. Aún cuando se consideraba un hombre metódico, dueño de sus emociones, y seguro de lo que deseaba, estaba consciente de que aun los planes más calculados pueden verse alterados por sucesos que escapaban a su control. Y por algún motivo que aún no tenía del todo claro, la mera existencia de Juliet Braxton era la prueba perfecta de ello.

—No desprecio Inglaterra—respondió al fin con los dientes apretados.
—En verdad, creo que sí lo hace.
—Oh, ¿en serio? ¿Y cómo llegó a tal conclusión? ¿Se ha basado acaso en lo bien que me conoce? Desde luego, hemos sostenido largas charlas al respecto—para ser una jovencita tan correcta, podía usar el sarcasmo más afilado
—No, es verdad que no nos conocemos hace mucho, pero por lo que me ha dicho...
—No creí que fuera la clase de persona que llega a conclusiones tan apresuradas sin un profundo conocimiento, milord; en verdad me sorprende.
La joven se levantó, ignorando que el conde hizo otro tanto; estaba más interesada en dirigirse a la puerta.
—Señorita Braxton, por favor, si la he ofendido...
—Desde luego que me ha ofendido, pero estoy segura de que eso ya lo sabe; no puede ir diciendo cosas como estas a desconocidos sin esperar que no se ofendan, y su señoría es lo suficiente listo para suponerlo.
—Está bien, lo reconozco. —Robert se paró con firmeza frente a la puerta, cerrándole el paso—. Sabía que mi comentario podría no ser bien recibido, pero creí que como hemos sido honestos el uno con el otro, tal y como usted misma señaló, debía decir lo que pienso.
—Entonces lo he juzgado mal, creí que era un hombre inteligente.
—¿Insinúa que soy un tonto?

Y, el booktráiler...

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.