Boletin
Esencia
banner gabistevens
  • Fecha: Octubre 2013
  • Visitas web: 1727
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

gabistevens

Información

  • Autor/a: Gabi Stevens
  • Libro mencionado: Cumpliré tus deseos
  • Año de nacimiento: -
  • Lugar: Burbank, California
  • Sitio web: http://www.gabistevens.com/
  • Facebook: https://www.facebook.com/gabi.stevens
  • Twitter: http://twitter.com/GabiStevens
  • Géneros: Romance, Fantasía, Paranormal

Compárteme

Entrevista

Querida Gabi, antes de nada nos gustaría darte las gracias por dedicarnos parte de tu tiempo contestando a estas preguntas.

R.H. ¿Cómo descubriste tu interés por la novela juvenil? ¿Qué fue lo que hizo que a la hora de escribir te decidieras por escribir este género y no otro?

Creo que no tengo una respuesta a esta pregunta. Siempre he leído. Desde que era una niña, los libros eran y siguen siendo para mí una manera de evadirme, así que llegué a la edad adulta leyendo lo que en la actualidad se clasifica como novela juvenil. Y cuando me convertí en «adulto», me di cuenta de que me encantaban las grandes aventuras y las tramas con personajes capaces de luchar por su destino, esos que están tan bien dibujados en las novelas juveniles, así que nunca dejé de leerlas. Cuando decidí atreverme a escribir mis propios libros, sabía que tenía que conseguir incoporar esos elementos en mis propias historias. Además, mentalmente todavía soy una jovencita. Aunque aparente ser un adulto y actuar como tal, dentro de mí sigo siendo una soñadora. La juventud es todavía una parte fundamental de mí.

R.H. ¿Quiénes son tus autores preferidos y de qué modo te han influido? Si visitásemos tu biblioteca, ¿qué libros encontraríamos? ¿Cuál es el peor libro que has leído? ¿Y el mejor?

Tengo muchos autores preferidos. Isaac Asimov es uno de mis favoritos. La temática de sus libros sigue retumbando en mi mente, y como profesora he transmitido ese interés a mis alumnos durante muchos años. Me encantan sus historias de robots y la saga de la Fundación. Otro de mis autores preferidos es Ray Bradbury. El uso que hace del lenguaje me parece tan extraordinario que me siento muy poca cosa a su lado. Elige una palabra y la coloca en un contexto que le da un significado nuevo, distinto al habitual. Su habilidad en las descripciones no tiene parangón. Todos los años releo El vino del estío, aunque me gustan también sus historias cortas y el resto de su obra. Agatha Christie es otra de las autoras que descubrí siendo una adolescente. Me he leído todos sus libros. Por algo son clásicos. En cuanto a autores más recientes, me gustan Christopher Lamb, Julia Quinn, Malcolm Gladwell, Brent Weeks, Nora Roberts, Eloisa James, y muchos más.

En cuanto al peor libro, no estoy muy segura de que deba mencionarlo. Creo que sería algo parecido a Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach. Me pareció autoindulgente. También he leído algunas novelas desastrosamente escritas que han sido best sellers, pero no las citaré. No dudo que, asimismo, a otros autores tampoco les gustará mi trabajo, así que a mí tampoco me gustaría que hablaran negativamente de mí en sus entrevistas.

Entre las mejores, desde luego, está la saga de Harry Potter. Ya lo he dicho antes, que por dentro soy alguien bastante juvenil; creo que me he leído esas historias una docena de veces y en más de un idioma.

R.H. Conozcamos un poco más tu faceta de escritora. ¿Te sueles imponer un horario estricto a la hora de escribir? ¿Cómo es un día cotidiano en la vida de Gabi Stevens cuando está trabajando en una novela?

Hasta hace poco tenía un empleo a tiempo completo como profesora, de manera que solo escribía de vez en cuando. Escribía cuando podía, cuando no tenía exámenes que corregir y calificar o clases que preparar. Me levanto a la vez que mi marido, saco a los perros a pasear, desayuno y luego me pongo a trabajar. Todavía es pronto para decir si este horario funcionará conmigo, pero por ahora consigo pasarme un buen par de horas al día escribiendo y luego dejo que el mundo real interfiera y empiezo a pensar en la cena, la colada, la compra y también en mi tiempo de ocio. Todavía tengo a una hija en casa y, aunque es muy independiente, necesita atención. Además, soy dueña dos perros.

En cuanto a escribir, hay un pequeño secreto, no obstante. Me encanta escribir a mano. Escribo con bolígrafo y papel y luego paso lo que he escrito al ordenador. Creo que hay varios estudios que demuestran que el hecho de escribir a mano hace que se activen otras partes del cerebro y, sea por la razón que sea, en mi caso, funciona. Sin embargo, no vayan a creerse que soy una ludita. Me encanta la tecnología.

R.H. ¿Hay algo en particular que te inspire a la hora de escribir? (Música, hacerlo en un determinado lugar....)

Tengo la suerte de contar com mi propio despacho en casa. Sí, por supuesto, es un antiguo dormitorio, pero lo he pintado de color verde oscuro, he colocado un par de mesas de trabajo y así he logrado tener mi propio espacio. Cuando cierro la puerta, me centro. A veces escucho música, pero no necesariamente. Si estoy muy metida en lo que estoy escribiendo, la verdad es que ni la oigo. Y a veces me gusta estar masticando algo mientras trabajo, ya sea chicle, nueces o, qué sé yo, jerky (una especie de cecina), aunque no es imprescindible. Tampoco me hace falta beber. Sin embargo, me gusta este espacio, ya lo he dicho, y también escribir a mano con bolígrafo y papel.

R.H. Según tu opinión, ¿qué elementos esenciales debería tener toda historia de amor?

Dos personajes que resulten creíbles para el lector y a los que pueda apoyar, eso es lo primero. En mis novelas intento crear mujeres fuertes y hombres que no se sientan intimidados por la inteligencia y la integridad. En una historia de amor debe darse una situación que provoque el encuentro de estos dos personajes y que se produzca una atracción innegable entre ambos, generalmente tras superar diversas dificultades. Creo en el amor verdadero: mis padres me lo demostraron y yo misma estoy viviendo el «fueron felices para siempre». Sin embargo, no creo en el amor perfecto. Siempre habrá disputas y problemas, y, para que yo crea que una pareja puede superar los obstáculos que la vida arroja en su camino, tiene que demostrarme que entiende qué es lo verdaderamente importante y lo que hay en juego. Y al final de las novelas románticas que a mí me gustan, el lector debe acabar con la sensación de que los personajes han puesto los cimientos de una relación sólida que pueda capear el temporal de una vida en común.

R.H. ¿Qué es lo más difícil a la hora de escribir una historia? ¿Qué es lo más divertido que te ha pasado en tu faceta como escritora?

¡Escribir! Tener una idea es fácil; nunca me faltan ideas. Hacer el editing es divertido. Revisar el texto, emocionante. Pero lo que es escribir en sí mismo, poner las palabras en papel de una manera más o menos coherente (digo más o menos porque luego se les puede dar coherencia en el proceso de editing y revisión) requiere esfuerzo, sudor y lágrimas, así como aguante, tenacidad y trabajo duro. Por no mencionar el conocimiento necesario para escribir algo decente (gramática, vocabulario, análisis, historia, etc.).

En cuanto a lo más divertido, para mí es hablar con mis lectores. Me encanta recibir mensajes y mails de gente a la que le han gustado mis libros. Me gusta compartir ideas y tiempo con ellos, aprender sobre sus vidas y entender por qué les ha gustado lo que escribo. Si tuviera dinero, viajaría por todo el mundo para conocerlos en persona pero, hasta que eso suceda, Internet me provee de un medio excelente para mantener el contacto.

R.H. Hablemos ahora de tu novela, Cumpliré tus deseos, la primera que ha sido traducida al español y que pertenece a la serie Tiempo de Transición. ¿Por qué decidiste que la protagonista fuera un hada en lugar de un licántropo, un vampiro o un inmortal?

Cuando supe que quería escribir esta historia, sabía también que quería crear algo distinto a la plétora de vampiros y licántropos que hay. Siempre me han gustado los libros con personajes que hacen magia, desde las sagas de Edward Eager que leí siendo una niña hasta los cuentos de los Hermanos Grimm, pasando por las historias fantásticas que se publican en la actualidad, así que me decidí por las hadas. De la misma manera, no quise que la historia se desarrollase en un mundo fantástico. Adoro la idea de un mundo oculto distinto al nuestro y acerca del que no sabemos nada, y de ahí nació el escenario en que se desarrolla esta historia. ¿Puede imaginarse si de pronto descubriésemos que la magia es algo real en nuestro mundo? Me encanta la idea, y de hecho todavía juego con ese concepto. Lo desconocido mezclado con lo que nos resulta familiar. ¿Cómo cambiarían nuestras creencias, cómo se desarrollarían o cómo se hundirían? ¿Qué tipo de responsabilidades da a una persona el hecho de tener poderes especiales? ¿Cómo reaccionaría el mundo ante eso? ¿Debería saberse? Es una idea con posibilidades casi infinitas y giros fascinantes.

R.H. ¿Has tenido que documentarte mucho para elaborar la historia? ¿Cómo llevas a cabo esta labor? ¿Cuánto tiempo te lleva escribir un libro como este?

Lo bueno de escribir paranormal es que no hay reglas que se deban seguir. Por supuesto, hay que establecer unas normas lógicas para el mundo que estés creando, pero puedes permitirte hacerlo como quieras. En cuanto a la parte mágica, no necesito documentarme mucho más allá de buscar en mi imaginación. Respeco a lo demás, bien, fue un trabajo árduo. Mi marido es de San Diego, yo estudié en la universidad de esa ciudad y mi familia política vive allí. Como quería una ciudad grande de la Costa Oeste, aunque tampoco una que fuera demasiado grande, San Diego fue la elección perfecta. En mi libro cito diversas ciudades de todo el mundo que albergan asociaciones mágicas, pero como se trata de un mundo oculto, procuro elegir localidades que no salten a la mente de la gente de inmediato cuando piensan en una ciudad. Es más fácil mantener el secreto mágico si no te sitúas en una urbe de ámbito global, pero debido a la necesidad de comunicación y de viajar, las ciudades deben ser suficientemente grandes para facilitar las conexiones. Quizás esté dando más información de la que me ha pedido. Además, pude darme una vuelta en coche por las calles de San Diego para así capturar la imagen que necesitaba para escribir la novela.

En cuanto al tiempo en que escribí el libro, bien, lo hice en algo menos de un año. Entonces daba clases a tiempo completo, así que tuve que hacerlo durante las vacaciones.

R.H. Sabemos que el proceso creativo es algo verdaderamente mágico y que requiere una enorme dosis de imaginación por parte del autor, pero, además de la imaginación, ¿alguna vez echas mano de experiencias personales a la hora de escribir tus historias o de crear a tus personajes? Y en este libro en concreto, ¿qué hay de imaginación y qué de experiencias vividas?

Honestamente, creo que cada personaje creado por un autor es un reflejo de su propia experiencia, aunque con una cierta exageración libremente aplicada. Quizá no tanto en el caso de villanos, aunque no dudaría de que los villanos son también una parte retorcida del autor que este ha permitido salir libremente, sin constricciones morales, pero no estoy segura de que yo quisiera explorar esa parte de mi psique. Me lo paso demasiado bien escribiendo sobre mis villanos, y no creo que quiero saber lo que eso dice de mí.

Mis personajes piensan y actúan de la manera que creo que yo actuaría y pensaría en situaciones análogas. Me temo que ellos son quizá algo más valientes que yo. El verdadero propósito de una novela, más allá de contar una historia, es que el autor pueda compartir sus opiniones sobre la vida. En Cumpliré tus deseos, por ejemplo, el personaje principal debe aceptar quién es y la responsabilidad que eso comporta. Como persona, creo firmemente en la responsabilidad personal, incluso si esa responsabilidad no es fácil o comporta un peligro. Esa idea se expresa, creo, a lo largo de la historia.

Y hay algunas cosas, pocas, que tomo de la vida real. En Cumpliré tus deseos, la casa del malo está pintada con una mezcla de pintura y sangre de buey para conseguir el tono perfecto. Vi utilizar esta técnica en una casa de mi propia ciudad. También he hecho autostop en Torrey Pines State Park, y, claro, me encanta Disneyland, tanto como a los personajes de mi novela.

R.H. Cuando comienzas un libro, ¿tienes clara toda la trama y los personajes desde un principio y te atienes a ello, o en algún momento tus personajes se apoderan de la historia?

Cuando empiezo un libro, tengo una idea bastante incompleta acerca de lo que va la historia. Sé como empieza, más o menos lo que sucede a medio libro y también conozco el final. Pero aparte de estas pocas guías, empiezo a escribir y dejo que los personajes descubran la historia conmigo. Ellos toman el manto de lo que sucede y el libro empieza a funcionar y a sonar como una película en mi cabeza. Siento como si solo estuviera escribiendo lo que oigo y veo. Vaya, sí, y como el ingeniero que tengo por marido diría, los manipulo, pero mis personajes a menudo me sorprenden y a veces se producen giros inesperados que no había planeado en principio, y en ocasiones la historia cambia de dirección para tomar un camino inesperado, pero eso es lo que me parece más emocionante escribir.

R.H. ¿Qué características NO pondrías nunca en un héroe o heroína de novela?

Desde luego, sí hay características que nunca pondría. Jamás dibujaría a un héroe o heroína que fuera un asesino. Puede que tengan que matar a alguien si hace falta, pero no cometer un asesinato. No me gustaría crear un héroe o heroína que no tuviera remodimientos ni sintiera lástima por nadie. Sí, puede que roben o mientan, pero si lo hacen, necesitarán una buena. Además, aunque me gusta fantasear con la riqueza, tampoco crearía un héroe o heroína que codiciara el dinero por encima de todo o que deseara tener poder sobre todas las cosas. Aquellos de mis personajes que tienen dinero emplean su riqueza como un medio para disfrutar o bien para hacer mejor la vida de otros, y si tienen poder, son conscientes de cómo puede seducirles y de la corrupción que va ligada a él, y se guardan mucho de caer en sus garras.

R.H. ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Qué es lo que las lectoras más apasionadas van a poder encontrar en Cumpliré tus deseos? ¿Y qué en toda la trilogía Tiempo de Transición?

Escribo textos ligeros con toques de humor y amplios párrafos muy serios. Trato de no tomarme a mí misma demasiado en serio, y tiendo a hacer a mis personajes despiertos y un poco irónicos. Escribo historias pensadas para permitir que el lector se evada de la realidad durante un rato, para que disfrute y para que al final diga, ¡bien!

En Cumpliré tus deseos el lector se encontrará con las historia de una muchacha que parece sentirse como un pez fuera del agua hasta que asuma su rol, lo que logrará enfrentándose a una lucha de poder que le resultará totalmente inesperada. En cuanto a la historia de amor, los protagonistas se verán obligados a trabajar juntos para aprender que el otro tiene coraje y convicciones que cada uno de ellos puede admirar y que también deben colaborar si quieren sobrevivir a los retos a los que deberán hacer frente.

La saga Tiempo de Transición continúa con la situación planteada en Cumpliré tus deseos. Dos parejas más acudirán en ayuda de la primera para vencer al villano, incluso a pesar de que eso les obligue a mantenerse separadas mientras lo hacen. La segunda historia, Como desees, es una nueva versión de un famoso cuento de hadas, y la tercera, Cuando desees, es un relato acerca de la toma de decisiones difíciles.

R.H. Hablemos un poco de los personajes y de su entorno. ¿Quiénes y cómo son los personajes de Cumpliré tus deseos?

La protagonista de Cumpliré tus deseos, Kristin Montgomery, es una muchacha que ha crecido en un mundo normal. Cuando cumple los veintisiete, sus tías le dicen que tiene poderes mágicos, lo que al principio no se cree y atribuye a la avanzada edad de sus queridas parientes. Kristin es práctica, le encanta seguir las normas, organizada y está bastante satisfecha con su vida, hasta que sus florecientes cualidades máginas traen el caos a su mundo.

En cuanto al protagonista, Tennyson Ritter, es un académico. Historiador de formación, Tennyson ha descubierto hace poco el libro perdido del mago Merlín, pero en lugar de que se le permita estudiarlo, le han asignado otro trabajo, el de ocuparse de la formación de Kristin Montgomery. Lo que no se esperaba era verse obligado a hacerse cargo del mundo mágico. Tampoco esperaba que Kristin le gustara tanto como le acabará gustando.

Las tres tías de Kristin desempeñan un papel fundamental en la novela. Son las mejores amigas entre sí, a menudo una acaba la frase de la otra, y proporcionan al texto mucho humor.

R.H. ¿Qué novela o escena te ha resultado más difícil escribir y por qué? ¿De qué novela guardas un especial recuerdo?

No responderé a esa pregunta, lo siento. En la escena en que estoy pensando me resultó tan difícil escribir porque no dejaba de sollozar. De hecho, en los tres libros hay escenas que me hicieron llorar, pero esta me provocó un llanto intenso. Mi marido entró cuando estaba escribiendo y se preocupó por si me había pasado algo.

En cuanto a la novela de la que guardo un recuerdo especial, esa es Como desees, el segundo libro de la saga. En él creé a dos personajes muy especiales, uno con síndrome de Down y el otro con cierto retraso en su desarrollo. Mi propia hija sufre un retraso similar (no es Down) y me inspiré en ella para crear el personaje. Introduje a estos personajes para que los lectores fueran capaces de ver lo muy capaces que son estas personas. Mi hija es hoy una mujer adulta, y espero encontrar a alguien que quiera darle una oportunidad para aportar algo a la sociedad a su manera.

R.H. Sabemos que esta es difícil, pero, de todos tus personajes masculinos, ¿cuál es tu favorito? ¿Y de los femeninos?

¡Eso no vale! Me está pidiendo que elija entre tres hombres que me encantan (una de las mejores partes de escribir novela romántica es que te permite enamorarte de varios hombres mientras sigues siendo fiel a tu marido). Sin embargo, si tuviera que elegir, me quedaría con Tennyson. Siempre me ha encantado la inteligencia. Para mí, el cerebro es la parte más sexy de un hombre. Mi marido tiene un doctorado en robótica. Es el hombre más inteligente que conozco, nunca me aburro con él.

Por supuesto, Jonathan Bastion tiene el mismo gancho que Tennyson en lo que se refiere a clase y estilo, y Hunter Merrick tine más fuerza y un carácter de acero, es más tenaz que los otros dos. ¡Uf! Adoro a los tres.

R.H. ¿En qué proyecto estás trabajando ahora mismo? ¿Puedes hablarnos un poco de él?

Acabo de escribir hace poco una novela sobre una ciudad de Wyoming donde todos sus habitantes tienen algún poder especial. Es algo así como X-men, pero con un toque más romático. Y actualmente estoy trabajando en una historia fantástica acerca de la reacción del mundo ante la inesperada aparición de la magia.

R.H. Nos imaginamos que la andadura hasta conseguir ver publicada tu novela, primero en inglés y ahora en español, ha sido difícil, pero también creemos que en el momento en que te dicen que tu sueño se ha hecho realidad se te debe de olvidar todo lo malo y quedarte con lo bueno. ¿Qué consejo les darías a las personas que siguen intentando que publiquen su trabajo?

Que no abandonen nunca. Hay que escribir, escribir, escribir un poco más, leer, escribir, y no abandonar jamás. Que acaben un libro (o una historia, un poema o lo que sea), lo pulan lo mejor que puedan, y luego se pongan a trabajar en algo nuevo. Pero, por encima de todo, que no abandonen nunca.

R.H. ¿Te gustaría decirles algo a tus lectoras de Románticas al Horizonte?

Me emociona que pueda leerse Cumpliré tus deseos en español. Vivo en Nuevo México y el español me rodea. Aunque no lo hablo, conozco el valor de dominar más de un idioma. Yo misma hablo húngaro y alemán, y estudié latín durante muchos, muchos años. Y gracias a mi contacto con el español, conozco algunas palabras; las suficientes para pedir «dos cervezas más, por favor», en el caso de que alguna vez tengamos la oportunidad de conocernos.

Espero recibir pronto un ejemplar de la versión española de mi libro. Mi cuñada es boliviana y quiero compartir ese libro con ella. Todavía le resulta más fácil leer en español que en inglés.

R.H. Por último, nos gustaría darte una vez más las gracias por compartir tu tiempo con nosotros. Deseamos de corazón que Cumpliré tus deseos sea un auténtico éxito literario.

Muchas gracias a vosotras. Si queréis poneros en contacto conmigo online, podéis hacerlo a través de mi página de Facebook o de Twitter: Facebook.com/Gabi.Stevens o bien Twitter.com/GabiStevens, o bien por medio de mi página web: www.GabiStevens.com. Aunque no hable español, encontraré a alguien que sí lo haga y me ayude a entender vuestros mensajes.


Entrevista facilitada por Libros de Seda. Damos las gracias a su editora, Rosa Fragua,
por su atención y amabilidad con nosotras.

Leave a comment

Please login to leave a comment.