Boletin
Esencia
banner inocenciayperfidia
  • Lanzamiento: Octubre 2013
  • Visitas en web: 1595
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Elizabeth Bowman

Información de la novela

  • Autor/a: Elizabeth Bowman
  • Título: Inocencia y perfidia
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Vestales
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Cooper, Caroline y Alfred
  • Secundarios: Rachel, Thomas y Annabelle

Compárteme

Sobre el autor/a

Soy una chica romántica y soñadora, no voy a decir que normal porque estoy convencida de que la normalidad no es una cualidad aplicable a mi persona. Además estoy convencida de que nací con más de dos siglos de retraso y que si fuera capaz de encontrar la dichosa máquina del tiempo que me trajo por error a esta época disparatada me volvería de inmediato a mi amado siglo XIX.

Como digo, soy una apasionada de todo lo referente a lo decimonónico, al chocolate negro, al mundo misterioso y siniestro de las sombras y demás seres de la oscuridad, adoro los viejos cementerios, la mágica y pensativa hora del atardecer y los paseos por mis amados bosques gallegos.

Un buen día esta soñadora disparatada soñó con compartir sus historias con el mundo y de ese modo surgió «Bésame a Medianoche» y ahora «Inocencia y Perfidia».

Ambientación y contexto

«Inocencia y Perfidia» es una historia tierna y sentimental en la que, como en todas mis historias, predomina la narrativa clásica, al más puro estilo decimonónico. La retórica, las florituras poéticas, la abundancia de epítetos y metáforas son habituales entre mis letras.

En esta historia trato de poner sobre la mesa las relaciones entre hombres y mujeres en aquella época, analizar su comportamiento, el uso de las normas de decoro, la etiqueta, el arte del cortejo, la hipocresía de la sociedad imperante y, sobretodo, el descubrimiento del mundo (con sus consiguientes decepciones y sorpresas) por parte de las jóvenes en edad de desposar. En este caso la protagonista, Caroline Barton, es una joven de origen muy humilde, inocente e ingenua, que poco sabe del mundo y de la vida, salvo lo que llega a sus oídos de boca de su hermana mayor, casada felizmente con un hombre poderoso.

Cuando su hermana está a punto de dar a luz es requerida en su hogar para acompañarla y en esta sociedad privilegiada conoce al pérfido, ridículo y veterano señor Alfred Diggory, (que la cortejará con una porfía que ella rechaza) y al joven libertino y ególatra, aunque atractivo hasta la sinrazón, Cooper Knoxville.

Caroline se verá forzada a elegir y sin duda serán su corazón, su ingenuidad y si nobleza, los que, una vez más, la guíen por la senda… ¿acertada? No digo más, tenéis que leerla. Solo os adelanto que no es una historia cursi y sentimental sin más; también posee pinceladas de humor, ironía y la mordacidad característica de la autora. 

Sus personajes principales

 
Cooper Knoxville
 
Caroline Barton
Alfred Diggory 
inocenciayperfidia el inocenciayperfidia ella inocenciayperfidia el
El: Dominic Cooper Ella: Charity Wakefield  Él: David Bamber

Cooper Knoxville es un libertino, un joven descarriado sin ningún anhelo en la vida más que el de gastar su tiempo de casino en casino, de burdel en burdel y de borrachera en borrachera en busca de un calor que jamás fue capaz de encontrar en otro sitio más allá de los arriba mencionados.

Caroline Barton es una jovencita ingenua, inocente, tímida, noble y soñadora que un buen día se dio de bruces con la realidad del mundo de mano de un apuesto descarado (Knoxville) y de un cretino y vanidoso cuarentón (Diggory).

Alfred Diggory no solo cuenta en su contra con un aspecto físico irrisorio y esperpéntico, sino que además es un hombre malo, envanecido de sí mismo, pedante y vergonzosamente adulador que no se da cuenta de que llega a resultar cansino con sus continuas lisonjas. Ambicioso y pérfido hasta el fin.

Secundarios a destacar

Rachel y Thomas Davenport, la hermana y el cuñado respectivamente de Caroline, tendrán un papel muy importante en esta historia.

Annabelle Castleford se convertirá en la mejor amiga de Caroline y en su más íntima confidente.

Marcus Auverfort, un primo de Annabelle recién llegado de la ciudad, acabará enamorándose perdidamente de Caroline.

Bosworth, el supuesto mejor amigo de Knoxville, en realidad un merodeador interesado en vivir bien a costa de su amigo más que en profesarle sincera amistad.

Anécdotas que contar

Estaba escribiendo la novela y la canción que sonaba continuamente de fondo en mi cabeza era «Innocence», de Avril Lavigne. De hecho es el tema que aparece en el booktrailer. Creo que la letra le va que ni pintada.

Algunos personajes están inspirados en personas reales de carne y hueso cuyas identidades me guardo por mi propia seguridad y por salvaguardar su dignidad (ja, ja, ja), otros llevan los nombres de personas a las que aprecio un montón y, en general, la historia que se cuenta es la vida misma.

Alicientes para su lectura

Porque es una historia tierna, en la que prevalecen los sentimientos y el alma de sus personajes. No existen escenas de sexo explícito ni palabras soeces, sino narrativa clásica y mucho, mucho amor. Y en definitiva, porque Caroline y Cooper se lo merecen.

Un pequeño aperitivo

―No creo que sea usted tan malo como simula...
―Y sin embargo lo soy, se lo aseguro. ―Se llevó el vaso a los labios―. Pregúntele a cualquiera de esta sala. Le dirán que soy tan malvado como los mismísimos demonios del Averno.
Caroline bajó la vista ante semejante blasfemia, resuelta a no dejarse vencer por las palabras de su caballero andante.
―No me importa lo que digan los demás. ―Cooper la miró con un brillo esperanzado en los ojos―. Lo que alguien hace determina su verdadero carácter, no la opinión de los demás ni incluso las propias palabras de la persona.
―Creo que mi proceder con usted no ha sido precisamente ejemplar.
―De cualquier modo sigo pensando que es usted un caballero. ―Cooper sonrió divertido ante la tenacidad de aquella joven―. Y que esconde tras una opaca armadura su verdadero carácter. Desconozco el por qué, pero la otra tarde apareció usted ante mí sin esa armadura y lo que alcancé a ver me sorprendió muy gratamente.
(...)
―Parece que va a dar comienzo la primera pieza. Si mi oído no me traiciona creo que suenan los primeros acordes de Portsmouth.
―¡Oh, es mi canción favorita! ―Caroline miró hacia el centro del salón con ojos brillantes.
―¿Ya tiene pareja?
Caroline alzó los enormes, transparentes y anhelantes ojos para hundirlos en aquellos pozos sin fondo que la observaban con perceptible ardor.
―Usted, si es que se decide a pedírmelo.

Y, el booktráiler...

Leave a comment

Please login to leave a comment.