Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
banner casaflores
  • Lanzamiento: Mayo 2015
  • Visitas en web: 1180
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Autora

Información de la novela

  • Autor/a: Jane Kelder
  • Título: La casa de las flores muertas
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Romantic
  • Época: Histórica
  • Principales: Julia y Michael
  • Secundarios: Fanny

Compárteme

Durante el mes de mayo, la editorial Romantic ha publicado «La casa de las flores muertas», la nueva novela de Jane Kelder. Para hablar sobre esta historia y conocer mejor lo que podemos encontrar entre sus páginas, hemos querido contar con su autora, que ha tenido a bien concedernos parte de su tiempo. Muchísimas gracias, Jane, por tu colaboración y amabilidad.

Sobre el autor/a

Jane Kelder es un pseudónimo y la primera vez que publiqué me inventé una pequeña biografía porque pensé que podía escribir sin que nadie me conociera. Desde que estoy en las redes y he acudido a encuentros, no he parado de desmentirla. Cierto que soy ibicenca, pero mi madre no era una inglesa hippy como he dicho, ni mi abuela vivía en Londres ni acudía a tertulias sobre Jane Austen.

Me gusta escribir desde siempre, tal vez porque soy hija única y la lectura y la escritura eran mi refugio. Estudié Filología Hispánica y me doctoré en Teoría de la Literatura. Con mi nombre real he publicado otro tipo de textos más filosóficos y, con Jane Kelder, escribo novela de Regencia y victoriana, aunque no toda romántica. Estoy enamorada de la ironía inglesa, pero también de los movimientos sociales que se iniciaron en aquella época.

El proceso editorial es muy lento. Desde que terminas una novela hasta que la publicas pueden pasar años y durante ese tiempo las ilusiones suben y bajan y pasas por un montón de situaciones emocionales. Ahora que mi segunda publicación por fin es una realidad, nuevamente me embargan los nervios y la pregunta de si gustará con la misma intensidad que cuando salió Hillock Park. Estoy muy agradecida a Romantic Ediciones por la rapidez de respuesta y, si veis la portada, podréis imaginar que desde el primer momento en que la recibí me enamoré de ella.

El mundo editorial de la romántica se mueve mucho y hay muy buen ambiente. Se organizan muchos eventos y eso hace que, a la vez que coges cariño a tus compañeras, intercambies opiniones y aprendas de ella. Una vez entras, es más fácil tener las puertas abiertas, pero eso también es un arma de doble filo porque puede hacer que te confíes. Lo que más agradezco es haber entrado en este mundo ya mayor (tengo 45 años), que creo que una está más preparada para aprender de las críticas que para que te afecten de un modo negativo.

Ambientación y contexto

La historia empieza en un barco que ha partido de Menorca en 1802, antes de que los ingleses entreguen la Isla a los españoles tras haberla cedido en el Tratado de Amiens. Aunque en esos momentos reinaba Jorge III, puede considerarse una novela de regencia, pues el rey ya había sido apartado de sus funciones durante un tiempo debido a su locura y volvería a ocurrir definitivamente en breve. La novela acaba en 1803.

Aunque la mayor parte de la acción transcurre en un pueblo ficticio llamado Winaton, también son importantes los escenarios de Londres (un Londres decadente y lleno de hipocresía, tal como describe Thackeray en La hoguera de las vanidades) y Brighton, una población costera que ya empezaba a considerarse turística.

La relación entre Julia y Micke es la que marca la estructura, aunque el estilo recuerda al costumbrismo inglés. Es una novela blanca, donde la tensión sexual se despierta en los diálogos, en la contención, en los roces o miradas en lugar de en escenas eróticas explícitas. Me gusta que Romantic Ediciones haya decidido insertarla en su colección Clásica.

Sus personajes principales

Julia Banister es una joven que vio morir de viruela a su madre y sus hermanos cuando hubo una epidemia y, sin embargo, también observó que los hijos de los ricos superaban esa enfermedad. Cuando su padre decidió suicidarse ante esas desgracias, ella viajó a Menorca para vivir con su tío, un militar que fue ascendiendo gracias a sus méritos en las guerras napoleónicas. Por su experiencia personal, nunca ha soñado con un matrimonio romántico y prefiere la prudencia de casarse con alguien adinerado a fin de, si alguna vez tiene hijos, poder atenderlos como toca si hay una nueva epidemia. Sin embargo, poco a poco se va sintiendo un títere en manos de otros y tendrá que ir cambiando de modo de pensar si quiere apostar por su felicidad.

Michael Tash es un abogado con carrera política en la Cámara de los comunes cuando su futuro se ve truncado porque la editorial de su padre quiebra. Preocupado por su hermana, acepta el trabajo que le ofrece Lord Chandler, el tío de su mejor amigo, aunque sabe que para él eso supone una renuncia. Y mucho más cuando se enamora de la protegida de Lord Chandler y, atado a la lealtad, se ve obligado a luchar contra sus propios sentimientos.

La posición que los separa hace que Micke se vea obligado a mantener las distancias con Julia, a pesar de que al principio ella busca su apoyo. Precisamente es el carácter frío de él, y la sensación de que constantemente la observa, lo que hace que Julia desee incomodarlo y la tensión y las discusiones entre ambos son las que marcan su relación.  

Secundarios a destacar

Lord Chandler. Adopta el papel de tutor de Julia y su exceso de celo agobiará a la joven, aunque a la vez se sienta agradecida. Gran aficionado a la Astronomía, en la que se refugia de los desencuentros con su esposa.

Lord Middelgreen. Prometido de Julia y sobrino de Lord Chandler. Estudió Derecho en Oxford con Michael Tash.

Lady Mary Rose y Madame Borem. La primera es la esposa de Lord Chandler, y sufre depresiones y cierta locura, por lo que tiene a su cargo a Madame Borem, una médium que es la única que logra consolarla. Son dos personajes inquietantes.

Rebecca Stringle. Mujer mayor que también abandona Menorca y acompaña a Julia en su viaje. Es habladora e impertinente y cree que controla todo lo que ocurre a su alrededor, cuando no es así.

Fanny Bates. Hija del vicario de Wineton y la mejor amiga de Julia desde su llegada a Inglaterra. El carácter decidido y desenfadado de Fanny contrasta con la personalidad racional y prudente de Julia y ambas se van complementando.

Anécdotas que contar

Como en la mayoría de mis novelas, durante la reescritura he quitado muchas anécdotas históricas porque iban en detrimento del ritmo narrativo, pero que documentándome hacían que me fuera sintiendo fascinada por la época. Por otro lado, me costó mucho escoger una playa de Menorca que Julia siempre recordara, ya que es una Isla en la que cualquier cala es digna de convertirse en emblemática. Y, sobre todo, durante el proceso de escritura, cada vez que me acostaba escuchaba la voz de la señora Stringle parlotear una y otra vez.

Alicientes para su lectura

Creo que es una novela que puede gustar tanto a amantes de la novela romántica histórica actual como a incondicionales de la novela inglesa del XIX. Tiene un estilo clásico y referencias al contexto histórico, pero está centrada en la relación romántica de dos personas que se niegan a dejarse llevar por sus sentimientos. También tiene toques góticos, aunque paulatinamente van desapareciendo. La tensión entre los protagonistas domina toda la narración.

Un pequeño aperitivo

Era Tash, que regresaba de la biblioteca, la última persona a la que hubiera debidover. Era inútil tratar de esconderse, la escasa lumbre había llamado su atención y él ya se había percatado de su presencia. La estaba observando desde la puerta.
Finalmente, avanzó dos pasos y, tras dudarlo un momento, se decidió a hablar.
–Supongo que debo despedirme de usted –dijo apenado, pero enseguida su voz se enderezó–. Deseo que sea muy feliz y que, después de sus contratiempos, estos se vean compensados.
–Habla usted de compensación como si se tratara de un asunto meramente económico –respondió ella con mirada desafiante. No le había pasado desapercibida ni cierta amargura ni cierta censura en sus palabras.
–Usted siempre quiere ver maldad en mis palabras.
–Y usted siempre parece querer atacarme.
Tash avanzó dos pasos como si fuera a contestar, pero se detuvo, dio media vuelta y volvió a detenerse. Colocó su candelabro sobre una repisa y luego de nuevo se giró hacia ella.
–Solo he tratado de velar por usted, pero siempre he sido malinterpretado.
–¡Y yo siempre le he pedido que no interfiera en mis asuntos! –le recordó ella levantándose de la silla con ímpetu y rabia.
–Cierto, debería haberlo tenido más presente. ¡Pero he sido un idiota! Ahora ya tendrá quien la cuide.
–¿Acaso le importa?
Él la miró dolido, pero dejó que continuara hablando.
–¿Acaso le ha importado que me empujen a uno u otro como si fuera simple mercadería? O, peor aún, como si fuera un problema que hay que solucionar. ¿No he sido eso para usted? ¿Un problema más en Cunderley que, como todos los problemas en Cunderley, veía necesario resolver? ¿Algo que, cuanto antes se quitase de encima, mejor para usted?
–¿Así se ha sentido? –se asombró él.
–¿Y qué me ha hecho sentir, señor Tash? Ha boicoteado usted todo intento de amistad por mi parte, me ha dañado con sus palabras cada vez que ha podido y me ha juzgado con su mirada implacable tanto si entraba como si salía. ¿Qué debería haber hecho para obtener su beneplácito? ¿Había algo que estuviera en mi mano? No, no había nada. Usted me había sentenciado desde el primer momento. Cualquier cosa que yo hiciese iba a estar mal vista a ojos de usted.

Y, el booktráiler...


De nuevo gracias, Jane, por colaborar con nosotras. Ha sido un placer realizar esta entrevista. Te deseamos mucho éxito con «La casa de las flores muertas».

Románticas al Horizonte

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.