Boletin
Esencia
banner laheredera
  • Lanzamiento: Febrero 2013
  • Visitas en web: 1969
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Elena Garquin

Información de la novela

  • Autor/a: Elena Garquin
  • Título: La Heredera
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Phoebe
  • Época: Siglo XIX
  • Principales: Diego, Elena y el Marqués
  • Secundarios: Juan, Catalina y Rosalía

Compárteme

Sobre el autor/a

Una persona vitalista, que gusta de las pequeñas cosas de la vida, directa, luchadora y amiga de mis amigos. Cuando nací, en lugar de traer un pan bajo el brazo, ¡traje un montón de libros! Quizá por eso supe desde muy joven que leer y escribir eran dos de mis más importantes pasiones. ¡En fin!

Soy abogada por estudios, ama de casa a tiempo casi completo, gracias a dos felices coinciden-cias que se dieron en mi vida, llamadas Marta y Alejandro, y escritora por vocación (¡y puro vicio!). Me gusta pensar que soy algo así como una «creadora de sueños», a través de mis personajes y sus historias.

¡Así es Elena Garquin, o lo que viene a ser lo mismo, yo en persona!

Ambientación y contexto

La última década del siglo XIX me pareció ideal para un ambiente de bandoleros, ricos hacendados dueños de grandes latifundios, jornaleros que comenzaban a empaparse de los nacientes ideales anarquistas, gitanos itinerantes y, por supuesto, amor a raudales. Y para todo eso, ¿qué lugar más emblemático que Andalucía? Elegí Ronda por su imponente casco antiguo, y los paisajes de su serranía me parecieron perfectos para plasmar las correrías del Marqués en ellos.

Sus personajes principales me sorprendieron incluso a mí misma. El arrojo de Elena le hace cometer diversas «travesuras», con unos resultados a veces inesperados… Sobre todo para el Marqués, jajaja!!! Y Diego… Bueno, es mi Diego, con toda una gama de actitudes que ni siquiera él sabía que tenía. Pero las tiene, os lo aseguro.

Sus personajes principales

 
Diego de Casanueva
 
Elena Robles
El Marqués 
laheredera el laheredera ella laheredera el
El: Antonio Banderas Ella: Catherine Zeta Jones  Él: Christian Meier

Mis personajes tienen mucho carisma. He intentado presentarles como es debido, pero han decidido encargarse ellos mismos de esa tarea, así que...

—Hola, soy Diego de Casanueva. ¿Qué no habéis oído hablar de mí? Bueno, en ese caso ya lo hago yo, no os preocupéis. —Alza una ceja, seguro de su atractivo—. Soy guapo, rico, con una labia digna de un político y un poder de seducción que encandila. Todas caen rendidas a mis pies... Bueno, eso era lo que creía hasta que me topé con ese ángel con nombre propio y curvas de vértigo. ¿He dicho ángel? No sé... Quizá quise decir «demonio», porque sus encantos me hacen ir tras ella con todas mis miserias a cuestas. Pero no todo es tan superficial como parece, no creáis. También soy generoso, noble y justo.

—Diego, parece que no te gusto tanto como dices, jajaja. —Le lanza un beso con la mano—. Soy Elena Robles, la mujer que cautiva a Diego y a media población masculina de Málaga (y eso por ser modesta). Independiente, un poquito terca, hermosa hasta decir «basta» y muy apasionada... Pero también demasiado confiada. Por eso me pasa lo que me pasa, y me encuentro con personas que no son lo que dicen ser. Tengo un gran espíritu de lucha, que me servirá para defenderme de todos los que van contra mí. Bueno, también tengo a Diego, y al Marqués... ¡Uf! ¡No sé por cuál decidirme!

—Yo te ayudaré, niña. —Elena se derrite ante esa sonrisa tan deliciosa—. Pese a que la Garquin no sabía si era una decisión muy acertada el colocarme aquí, yo decidí por ella. Soy el Marqués, bandolero con misteriosa identidad que bebe los vientos por Elena y que luchará por ella... Aunque antes tengo que ocuparme de que nadie descubra quién soy, y de otras menudencias por el estilo, como escapar de los Civiles, luchar por mi vida... En fin, ese tipo de cosas que harán que mi inmensa nobleza y honradez extrema salgan a relucir, para que Elena caiga rendida a mis pies.

Secundarios a destacar

 
Juan Lomana
 
Catalina
Rosalía 
laheredera sec1 laheredera sec2 laheredera sec3
Rufus Sewell Marlene Favela (Desconocida)

Al igual que mis principales, los secundarios también quieren dejarse oír y ver con un pequeño retrato suyo, para que os hagáis una idea...

Esa mirada aviesa, esa sonrisa tétrica...
—Sí, soy yo, Juan Lomana, el tutor legal de Elena desde que era una niña. Procuro por todos los medios que su persona y su inmensa herencia estén a buen recaudo... Aunque muchos piensan que soy un ser sin sentimientos, os aseguro que yo también tengo mi pequeño corazoncito. Ya lo veréis.

—No deberías hablar tanto, Juan. —Él frunce el ceño para dejar paso a la explosiva mujer que lo interrumpe—. Me llamo Catalina, y soy prima de Elena. Hemos crecido juntas desde la muerte de su padre, somos como hermanas. ¡La adoro! Aunque todo el mundo puede tener sus pequeños secretillos, ¿no?

—No eres la única que la quiere, chiquilla —dice una vieja enérgica antes de presentarse—. Soy Rosalía, la gitana que cuidó de Elena desde su nacimiento, y que vuelve a hacerlo cuando ella regresa a La Dorada. Y es que os puedo asegurar que necesitará de mí más que nunca...

Anécdotas que contar

Contaré algo que, espero, no moleste a mi editor, pues estará descrito con la mejor de las intenciones. Cuando recibí su llamada proponiéndome la publicación de «La Heredera», hacía unos pocos días que yo había enviado el manuscrito a un concurso literario, y claro, fiel a mi inexperiencia en estas cosas, no había avisado a ninguna editorial.

¡Cuando se lo dije a Carlos, se enfadó tanto que, en cuanto corté mi conversación con él, corrí a sacar el manuscrito del concurso! Afortunadamente, no hubo ningún tipo de problema para hacerlo, y a partir de ahí mi relación con Carlos ha ido como la seda. Seguro que es un buenazo...

Alicientes para su lectura

Tengo tantas respuestas a esta pregunta que debo ordenarlas para escribirlas correctamente. Porque es una historia de amor que cautiva, con unos personajes que se hacen entrañables, imprescindibles para todo aquel que se asome a sus páginas.

Porque las sorpresas que esperan os dejarán con el alma en vilo. Porque su prosa ágil no os dejará indiferentes... En fin, porque cada línea y cada personaje tienen mucho de mí misma, y porque puse el alma y el corazón para poder llegar a vuestra alma y vuestro corazón. ¡Espero haberlo conseguido!

Un pequeño aperitivo

Después de mucho pensar, al final me he decidido por este, a ver qué os parece...

—Por favor, Diego —suplicó ella con los ojos cerrados, mientras era conducida hasta el diván—. Por favor...
Aquel ruego enfervorizado casi consiguió que su miembro endurecido rompiera la tela de sus calzones, y Diego agradeció haber tenido el buen tino de cubrirse de nuevo con la bata. De lo contrario, la considerable muestra de masculinidad que parecía tener vida propia podría haberla asustado.
Abandonando por fin las turgentes curvas de sus pechos, Diego la hizo sentarse en la parte libre del diván y se arrodilló junto a ella.
—No te reprimas —le murmuró emocionado—. Entre nosotros no debe haber barreras ni palabras prohibidas. Debes hacerme llegar tus deseos más ocultos, y así comprobarás que las palabras de amor también son excitantes. ¿Quieres que te acaricie? ¿O prefieres que te bese?
La muchacha inocente que había habitado aquel cuerpo lo abandonó definitivamente cuando respondió.
—Deseo que me muestres todas las opciones entre las que puedo elegir.
No necesitó decir más. Con delicadeza, Diego le separó las rodillas y la arrastró hacia él, de modo que sus nalgas quedaron en el borde del diván. Una última mirada a su rostro, hermoso en su pasión y sensualidad, le bastó para saber que ahora era él quien tenía el control. Con sonrisa de lobo, acercó su boca al sexo de Elena y sopló suavemente para apartar sus rizos. Inspiró con profundidad varias veces, tan ruidosamente que ella parpadeó confundida.

Y, el booktráiler...

Leave a comment

Please login to leave a comment.