Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
banner leyendatierra
  • Lanzamiento: Junio 2014
  • Visitas en web: 2006
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Jose de la Rosa

Información de la novela

  • Autor/a: José de la Rosa
  • Título: La leyenda de tierra firme
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: HQÑ
  • Época: Actual
  • Principales: Darrell y Ariel
  • Secundarios: Inspector Molina, María, doña Beatriz y don Iñigo

Compárteme

Sobre el autor/a

Ante todo muchas gracias por invitarme a esta sección donde me ruborizo solo de pensar en todos los grandes autores y autoras que hay alrededor. Quiero daros las gracias por este trabajo que hacéis y por todas las satisfacciones que nos dais. Ahora vamos allá.

Soy un tipo normal al que le gusta leer y necesita escribir. Por eso mi vida está rodeada de libros, en el trabajo, en mi vida privada, en la de mis amistades. La novela romántica siempre me ha parecido un género apasionante. Tiene una fórmula corta: se conocen + hay un conflicto amoroso + debe haber un final positivo... y con esto hay que hacer maravillas. Difícil ¿no?

Como decía soy un tipo muy normal, amigo de mis amigos. Que me estremezco con un buen libro y lloro con una buena película. Creo que ser optimista es un reto al que me apunto porque el pesimismo es una batalla perdida que no lleva a ningún lado. Creo que mañana será mejor que hoy. Que de los problemas y los disgustos siempre se saca algo bueno. Que el vaso siempre está medio lleno aunque le quede un culito. Que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es optativo. Que querer es poder.

Que las nuevas generaciones nunca son perdidas, sino ganadas. Que me encanta levantarme temprano y escribir cuando la casa duerme, y la calle. Que a las once de la noche ya no sirvo para nada. Que la vida es un regalo que no hay que malgastar. Que quien siembra recoge. Que se pueda ayudar a otros sin esperar nada a cambio. Que un hombre puede escribir novela romántica y eso ya lo sabemos. Y que soy hiperactivo.

Ambientación y contexto

Lo primero que tienes que saber es que vas a ir contrarreloj. Darrell y Ariel, nuestros protagonistas, no tienen mucho tiempo para encontrar los restos del galeón Santa Bárbara, desaparecido hace 400 años, y descubrir cuál era su misteriosa carga y por qué su aparición puede afectar al mundo tal y como lo conocemos. La novela, por lo tanto, va a comenzar en el Archivo de Indias de Sevilla un calurosísimo final de julio de hoy mismo y transcurrirá en una persecución sin fin por otros lugares del planeta.

Pero, como encontrar el galeón no va a ser fácil, nuestros protagonistas tendrán que correr, huir, atravesar el mar hasta llegar a una exótica y bulliciosa ciudad de oriente llena de vida donde encontrarán algunas claves. Todo eso, por supuesto, perseguidos tanto por la policía como por algunos vándalos que no tendrán escrúpulos en asesinar para descubrir el misterio.

Por otro lado Ariel tiene sueños premonitorios. Sueños con una mujer que vivió cuatrocientos años antes y está prisionera. Con ella, con doña Beatriz, conoceremos cómo era un harén en los tiempos pasados, como funcionaba, cuál era su organización, qué sucedía con las cautivas que llegaban allí, y cuáles eran los peligros que te adelanto que serán muchos.

Por lo tanto dos líneas temporales trepidantes, el presente y el pasado, que van de la mano y que deben de unirse en algún momento de la novela.

Sus personajes principales

 
Darrell
 
 
Ariel
 
leyendatierra el leyendatierra ella

Vale, para hablar de ellos mejor preguntárselo a ellos mismos. Darrell acaba de salir del despacho de Ariel y se le ve un poco alterado. Es la primera vez que se ven. Ya sabes.

J. de la Rosa: Oye Darrell, acabas de conocer a la profesora Ariel Salazar. Parece un portento. Con su edad ya es doctora en Historia de América, Conservadora del Archivo de Indias, Experta en la Flota de Indias y profesora de la universidad. Marea un poco ¿no?

Darrell McKay: Nuestra relación, si ella acepta trabajar para mí, va a ser estrictamente profesional. Además, no es mi tipo. Bueno, dudo que sea el tipo de nadie a no ser que a alguien le gusten las mujeres mandonas, que tratan a los demás como si fueran sus esclavos y que además visten cuatro tallas por encima de la suya. ¿Has visto esas gafas? ¿Desde cuándo no se fabrican? ¿Y qué se habrá hecho en el pelo? Bueno, borra todo esto. Di simplemente que la doctora Salazar parece una excelente profesional, una mujer muy capaz y concienzuda y que garantizará el éxito de esta misión... ¿Te has dado cuenta de que en ese despacho no había nada fuera de lugar? Hasta los lápices estaban perfectamente ordenados. ¿Cómo será meterse en la cama con esa mujer? Desde luego no voy a ser yo el que lo pruebe. Borra esto último también, anda.

J. de la Rosa: bien lectores, parece que hay químicas entre ellos. Dejadme entrar un momento en el despacho de la doctora Ariel Salazar. Ya estoy aquí. Un segundo. Ya. Doctora, acabo de ver salir de aquí al cazatesoros Darrell McKay. Dicen que es un aventurero, un hombre de mundo. Se le relaciona con modelos, con actrices, al parecer es un hombre irresistible ¿Sus primeras impresiones?

Ariel Salazar: No tengo nada que comentar. El señor McKay acaba de hacerme una propuesta absurda que por supuesto no voy a considerar. Esto es una institución centenaria, seria, y yo una profesional que no me dejo llevar por el primero que llegue, por muy guapo que sea, a proponerme historias sobre barcos fantasmas... ¿He dicho guapo? Quería decir interesado. ¿Le ha comentado algo de mí? espero que no. Un tipo tan serio y malhumorado como ese, que parece que acaba de volver de un entierro, tiene poco interés. Mi tipo de hombre es... no lo sé... alguien con quien poder hablar sobre el imperio Azteca, que tenga un elevado coeficiente intelectual, que ponga nuestra profesión por encima de los demás intereses, que sea mi amigo ¿Le ha sonreído a usted? A mí un par de veces. Algo muy desagradable. Tengo mucha experiencia en el amor y ese hombre solo es un problema. ¿Me entiende? Tiene los dientes perfectos. Un problema. Voy a tomar algo frío.

J. de la Rosa: Hasta aquí J. de la Rosa desde el Archivo de Indias en un mes de julio donde hasta el asfalto se derrite.

Secundarios a destacar

 
Inspector Medina
 
 
María
 
leyendatierra sec1 leyendatierra sec1
 doña Beatriz 
 
don Íñigo
 
leyendatierra sec3 leyendatierra sec4

Yo soy un loco de los secundarios. Y es que me encantan. Dan juego a los principales y es donde los autores podemos desbarrar y hacer cosas que nunca les dejaríamos hacer a los protagonistas pues estos tienen que guardar el tipo. Por decirlo de alguna manera; los protagonistas tienen una responsabilidad con el lector que con los secundarios nos podemos saltar. En «La leyenda de Tierra Firme» vas a encontrar a algunos muy sabrosos, como el inspector de policía Medina, un tipo exquisito, de gustos refinados y exigentes, alejado del policía zafio y brutote, que se encargará de buscar una solución a lo que está pasando aunque eso haga que en algunos momentos lo odiemos por cómo martiriza a su sargento.

Otro personaje que te va a gustar es María, la secretaria de Ariel. La imaginé como su alter ego, pensé en cómo sería Ariel Salazar si no tuviera tantas barreras impuestas por ella misma y de ahí surgió María. Es tan desastrosa como Ariel, pero está liberada de todos los condicionantes que hacen de su jefa una mujer tan exigente consigo misma. Tan rígida. Es quien da el juego cómico a la novela y de ella podremos esperar cualquier cosa.

También quiero presentarte a doña Beatriz. Le tengo especial cariño porque es una mujer que debe descubrir un mundo nuevo sin amedrentarse. Ella protagoniza los sueños de Ariel. Es una belleza española del siglo XVI educada entre las paredes de un convento y de pronto su destino se convierte en dar placer a los hombres. Es una mujer apasionada, aunque atrapada por unas costumbres férreas, sin embargo deberá sobreponerse a los prejuicios si desea sobrevivir y sobre todo enamorarse.

Por último don Íñigo. Es mi secundario preferido, lo reconozco ahora que ninguno de los demás nos oye. Un perfecto caballero español precursor del Siglo de Oro. Que cree en el honor, en la fidelidad y en la palabra dada. Un hombre que no dudará en sacrificar su vida para salvar a su señora y que por supuesto lo hará. Su historia es la que seguirán Ariel y Darrell y en su vida es donde encontrarán las pistas para descubrir el paradero del Santa Bárbara. En cierto modo he proyectado en él mi ideal de héroe, mi ideal de honor.

Anécdotas que contar

Cuando la novela empezó a formarse en mi cabeza quería hacer algo diferente. Centrarme por supuesto en el género romántico pero explorar «los alrededores». Yo escribo novelas románticas (como «Siete razones para no enamorarse») y novelas de misterio y aventuras (como «La clave Agrippa» o «Vampiro»). ¿Y si mezclaba las dos? ¿Y si hacía una novela de amor, misterio y aventuras? Y éste es el resultado.

Las páginas iniciales las tomé prestadas de mi hermana. Ella había esbozado unos pocos folios y había abandonado la escritura, lo que me parecía un error porque sobre ellas se podía construir una buena novela. Así comenzó.

También tengo que contarte que en «La leyenda de Tierra Firme» vas a encontrar tres novelas en una. Quería que el lector transcurriera por ellas, cada una con su argumento, y que éstas estuvieran vinculadas tan estrechamente como para formar una unidad. La primera es la aventura de Darrell y Ariel que se desarrolla hoy en día. La segunda es la de doña Beatriz que se desarrolla durante una parte del siglo XVI y que iremos siguiendo a través de los sueños premonitorios de Ariel. La tercera es una meta-novela homenaje a la Novela Romántica en mayúsculas y es difícil de ver. Si te gusta el género te recomiendo que la busques. Está elaborada con pequeños detalles, conversaciones, nombres, citas, opiniones, escenarios, etc. a lo largo de las otras dos.

Alicientes para su lectura

Creo que lo vas a pasar muy bien leyendo «La leyenda de Tierra Firme» y que además te vas a emocionar con la historia de amor de dos personas que jamás podrían estar juntas.

«La leyenda de Tierra Firme» es una novela de acción y aventuras, divertida, muy romántica, donde los protagonistas no están hechos en absoluto el uno para el otro sin embargo deben descubrir si eso es posible y si su amor es más poderoso que sus muy afianzados intereses personales. Es por tanto una novela sobre la esperanza, que te dice que quizá todo sea posible si así lo quieres.

Vas a leer una trama trepidante que te llevará a través de un misterio y una historia de amor muy cálida. Una lectura perfecta para el verano que ya está aquí.

Un pequeño aperitivo

Darrell volvió a parar en seco, aunque esta vez no había ningún peligro en la carretera. Ella se asustó de verdad y se pegó a la ventanilla.
—¿Qué te hace pensar que yo quiero...? —preguntó él.
Ariel tragó saliva.
—Bueno... me has preguntado por mi vida íntima —¿lo habría malinterpretado?—, has dicho que estás solo, has intentado violentarme mostrándote desnudo. Creo que debemos poner unas normas. Eso es, unas normas de comportamiento y convivencia.
Darrell terminó de comprenderlo y una enorme sonrisa empezó a dibujarse en su rostro. Arrancó de nuevo, pero no dejó de sonreír.
—¿Y Cuáles serían esas normas? —preguntó.
—Por ejemplo, nada de exhibicionismo. Ni por mi parte ni por la tuya.
—¿Incluye eso que te pondrás un escote menos excitante?
Ella lo miró molesta. No era la responsable.
—Por supuesto. En cuanto pueda.
—¿Y la segunda norma?
—Nada de temas personales.
—De acuerdo, nada de temas personales. ¿Alguna más?
—Nada de sonrisas.
Él la miró extrañado.
—¿Nada de sonrisas? ¿Cómo va a ser eso una norma?
—Lo es. Nada de sonrisas.
Él reprimió una.
—De acuerdo. No sé si podré cumplir esta última. ¿Algo más?
Ella lo pensó un momento.
—Eso es todo.
—Muy bien. Entonces podré besarte ¿no?
Ariel lo miró alarmada.
—Y nada de besos. Esa era la última... bueno, nada de coitos es la última.
Darrell soltó una carcajada. No estaba rompiendo ninguna norma, porque las carcajadas no entraban en la categoría "sonrisa", sin embargo era aún más encantadora que las otras.
—Entonces a partir de ahora dejamos claro que solo somos colegas y que bajo ningún concepto dejaremos que surja nada entre nosotros, ¿es eso? —preguntó él.
Ella tardó más de lo que le hubiera gustado en responder.
—Así es.
—Bien, pues sellémoslo con un abrazo.
—¿Un abrazo? —tenía los ojos muy abiertos.
—Bueno, así es como los colegas sellamos los tratos.
—¿Un apretón de manos no vale?
—Por supuesto —dijo él rascándose la barbilla—, aunque quizá no sea un acuerdo tan sólido.
—Vale, aunque sea menos sólido —dijo ella tendiéndole la mano.
En aquel momento y sin saber muy bien porqué, la hubiera estrechado entre sus brazos y hubiera sellado el pacto con un beso largo, húmedo y caliente. Sin embargo apretó su mano.

Y, el booktráiler...


Por penúltimo quiero dar las gracias a las administradoras de «Románticas al horizonte» por permitirme contar aquí todas estas cosas. Chicas sois fantásticas. Hacéis el mundo más fácil y más cálido.

Y por último (esta vez sí), gracias a ti que estás leyendo esto. Este libro existe porque tú existes así que eres alguien realmente importante, al menos para mí. Gracias. Gracias. Gracias.

Comments (1)

  • amorol

    amorol

    30 Mayo 2014 at 22:45 |
    Lo quiero!!! Qué bien me lo ha vendido, leñe!!!

Leave a comment

Please login to leave a comment.