Boletin
Esencia
banner marcadelguerrero
  • Lanzamiento: Enero 2013
  • Visitas en web: 1665
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Rowyn Oliver

Información de la novela

  • Autor/a: Rowyn Oliver
  • Título: La Marca del Guerrero
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Vergara
  • Época: siglo XIII
  • Principales: Ronald y Edora
  • Secundarios: Broderick, Ashling y Tamy

Compárteme

Sobre el autor/a

La autora es una mujer sencilla a quien le gusta pasar desapercibida y que  a causa de su timidez escribe con pseudónimo para que nadie la reconozca. Me encantaría vivir en el campo, una vida tranquila y sencilla, lejos de las grandes urbes. A pesar de ello soy muy dada a divertirme, disfruto saliendo con amigos, me gustan las cenas con buena conversación y las noches de verano con sus verbenas. Adoro el verano y odio el frío aunque los países del norte me provoquen fascinación, no quisiera morir sin ver una aurora boreal desde Noruega o Islandia.

Soy alguien a quien le gusta estar informada, leer el periódico, hablar de política… y siento admiración y simpatía por las personas inteligentes, por aquellos que se levantan por la mañana y leen el periódico para saber en qué mundo vivimos. Tanta realidad supongo que me ha convertido en una cínica, es por eso que la gente que me conoce bien se sorprende cuando se entera que escribo romántica. Pero es que entre tanto bocado de realidad está bien tener algún sueño.

Desde siempre me ha apasionado la escritura y los libros, podría vivir entre ellos perfectamente, durante mucho tiempo mi sueño fue ser bibliotecaria y aún hoy pienso que pocas cosas me gustarían más, salvo quizás ser escritora.

Ambientación y contexto

Las Highlands. ¿Qué lectora de novela romántica no ha querido transportarse en el tiempo para ver la Escocia medieval con sus highlanders y sus kilts? Seguramente si lo hiciéramos el romanticismo se desvanecería en el acto, o tal vez no, quien sabe. Lo que sí es seguro es que Escocia posee uno de los paisajes más hermosos que he visto y es allí donde transcurre la historia de mi primera novela. Es imposible estar ahí y no inspirarse.

La novela se ambienta a en el siglo XIII, en la Escocia medieval, bajo el reinado de Alexander III. Cuando empecé a escribir no lo hice con el objetivo de hacer una novela histórica documentada, ciertamente la figura del rey es interesante al igual que su reinado y el de su padre, pero si alguien quiere encontrar una historia fiel a la realidad, costumbrista y con detalles históricos  siento que les voy a decepcionar no fue mi intención hacer una novela que no forme parte de las historias románticas donde la autora se tome más de una libertad con las costumbres de la época.

Desde el principio quise hacer una lectura amena, ágil y sencilla, más centrada en el romanticismo de las novelas históricas que tanto nos gusta leer al estilo Julie Garwood, que no en un libro histórico lleno de detalles y matices sobre la vida en el siglo XIII.

Sus personajes principales

 
Ronald Kinnon
 
 
Edora McKenzie
 
marcadelguerrero el marcadelguerrero ella
Él: Sebastián Rulli
Ella: Natalie Portman

Ronald Kinnon: Yo soy un señor de las highlands, un guerrero, un hombre orgulloso de saber que todo lo que tiene se lo ha ganado a pulso. Mi inteligencia y los servicios al rey Alexander III me ha hecho un hombre rico y poderoso. Mis hombres y la gente de mi clan me respetan por ser justo y por saber que daría mi vida para protegerlos. Los demás me respetan por el simple temor que infunde mi nombre. Aunque a la nueva señora McKenzie parece que le infundo poco. A pesar de lo que aparento jamás he tolerado injusticias en mi casa, ni las he inflingido fuera de ella. Respeto las viejas tradiciones, quizás porque no me gusten los cambios aunque mucho me temo que tendré que acostumbrarme a ellos.

Edora McKenzie
: Tras el destierro de mi hermano y la muerte de mi padre, soy la nueva señora del clan McKenzie. Mi educación no ha sido la de una dama, desde pequeña mi padre me enseñó a luchar con la espada y el arco. Jamás aplacó mi espíritu y me convirtió en una rebelde. Enseguida supe que mi deber era casarme con un hombre fuerte que me ayudara a guiar a mi clan, aunque yo no me opongo, siempre he pensado que soy capaz de guiarlos yo sola. Se que tengo defectos: mi soberbia y orgullo me darán problemas y mi carácter y mi genio indomable no hacen de mí la esposa dócil que todos los hombres quisieran tener.

Secundarios a destacar

En mi novela trato con mimo a mis secundarios, me encantan y juegan un papel imprescindible.

Mi favorito sin duda es Broderick seguro que llegareis a entender porque. Ashling es la consejera, muy valiosa por su inteligencia y por poseer el don de la visión. Tamy  pone la nota de humor, es una mujer anciana que ya ha vivido tanto que no teme a nada, ni siquiera al mal carácter de su biznieto.

Broderick: Es el guerrero, el highlander por excelencia. Un hombre fuerte y que infunde temor y respeto. Desde la infancia se preparó para el arte de la guerra. Huérfano, creció con el cariño de la gente del clan McKenzie, juró protegerlos y por eso aceptaría de buen grado casarse con Edora, aunque jamás la ha amado, quizás porque su corazón pertenece a otra sin saberlo, siempre y cuando tenga algún de corazón para ofrecer.

Ashling: Una mujer con un pasado misterioso y un futuro que la atormenta en sus visiones. Es una mujer inteligente, callada y de carácter dulce. En el norte los clanes la respetan por poseer el don de la visión y porque de su boca salen buenos consejos sabios y justos, por eso es una consejera itinerante. Será una aliada para Edora y siempre buscara la justicia ante todo.

Tamy: La bisabuela de nuestro Ronald Kinnon. Es una mujer anciana que ha perdido el miedo a decir lo que piensa y eso unido a una lengua viperina provoca más de un dolor de cabeza a nuestros protagonistas.  Es la única de cantarle las cuarenta a su biznieto y aquella que lo adora y entiende que siempre se ha sentido solo y que tiene mucho más corazón del que aparenta. Pone el toque de humor porque siempre habla como si tuviera una razón absoluta y aunque todos piensen que chochea es la única capaz de ver las cosas claras desde el principio.

Anécdotas que contar

¿Anécdotas que contar? Pocas tengo por ahora, pero si me hizo gracia cuando le conté a una amiga que había ganado un concurso de novela romántica: «No me extraña nada que tengas capacidad para escribir un libro, pero ¿de romántica? ¿Tú?». No lo dijo en sentido peyorativo hacia la novela romántica, sino haciendo referencia a mi carácter. No soy dada a las demostraciones de afecto en público. Soy un señor Darcy en mujer. Soy la que cuando mi hermano y mi cuñada se hacen mimos dice: «¿Qué? ¿Os largáis a un hotel o vais a seguir llenándolo todo de babas?».

Pensando en mí hermano… Poner los nombres a los personajes siempre es una tarea difícil, al menos para mí. Pero cuando empecé esta historia vi claramente que el malo se llamaría como mi hermano. Pobrecito de todos mis hermanos, él es el más bueno, pero es mi gemelo y ya se sabe que cuando una es pequeña siempre es el que tiene más a mano para pelearse.

Alicientes para su lectura

Para todas aquellas que leemos género romántico, hay algunos personajes que nos atrapan, algunas escenas que por muchos años que pasen recordamos y queremos volver a releer. No voy a decir que es la mejor novelas del mundo, pero por lo menos para mí es muy especial y no me he cansado, a lo largo del tiempo, de releer una y otra vez ciertas escenas.

Espero que para aquellas que les gusten las discusiones entre los protagonistas, los diálogos frescos y el humor irreverente de una anciana, esta novela tenga un lugar especial.

Un pequeño aperitivo

Aquí os dejo un pequeño aperitivo. No es la mejor escena de la novela, pero aquí arranca su historia, queda clara la atracción de los protagonistas a pesar de que parece que han nacido para ser enemigos. Y es que… una debe entender que no puede provocar a un señor de la guerra como Ronald Kinnon sin atenerse a las consecuencias. Y uno debe entender que jamás podrá quedarse indiferente frente a una mujer como Edora McKenzie.

Cuando Ronald azuzó el caballo para que saliera a galope, este lo hizo sin vacilar y Edora sintió como resistirse era inútil. Algunas lágrimas traicioneras se derramaron deslizándose por sus mejillas pero prefería morir antes de que Ronald Kinnon las viera. Mientras se alejaban, escuchó un potente silbido tras su oreja. Los Kinnon se replegaban para seguir a su líder, pues ya tenían aquello que habían ido a buscar:
A ella.
Se sintió estúpida por no hacer caso a Broderick y lanzarse de cabeza en una trampa ¿Y el pobre Robert? No quería ni pensar que habían hecho con él.
Se revolvió sobre sus muslos hasta que Ronald tuvo a bien sentarla y asfixiarla entre sus brazos. Tiró de su cabellera y la dejó a un lado.
—Si me molesta te la cortaré.
Ella se estremeció creyendo que hablaba de su cabeza y no de su pelo.
Ronald sintió aquel estremecimiento con sumo placer. Debía reconocer que tener entre sus brazos el cuerpo de una mujer como ella podría dejar sin aliento a cualquier hombre. Se imaginó por un momento sus cuerpos desnudos, entrelazados como deberían estar los de dos amantes apasionados. Bufó por aquella imagen e intentó centrarse.

Comments (1)

  • Xisca

    Xisca

    18 Enero 2013 at 13:29 |
    Tiene muy buena pinta... Habrá que leerla.

    reply

Leave a comment

Please login to leave a comment.