Boletin
Esencia
banner diasquenosseparan
  • Lanzamiento: Marzo 2013
  • Visitas en web: 953
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Laia Soler

Información de la novela

  • Autor/a: Laia Soler
  • Título: Los días que nos separan
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Plataforma Neo
  • Época: Actual
  • Principales: Marina, Víctor, Abril y Leo
  • Secundarios: Cisco, Elvira, Clara, Gabriel, Héctor, Mario y Miguel

Compárteme

Sobre el autor/a

Como diría Campanilla, «soy pequeña, pero si menos es más, soy infinita». Soy bajita y dicen que algo cabezona. En el sentido literal y en el figurado. Me encanta viajar, adoro conocer nuevos lugares y nuevas formas de vivir. Gracias a mis padres, he podido viajar muchísimo durante mi vida. Supongo que por eso no siento que tenga una patria concreta. Me gusta pensar que mi tierra es el mundo entero. Soy lectora desde pequeña, una apasionada de la letra escrita. Creo en las personas, aunque viendo cómo está el mundo den ganas de tirar la toalla. Soy alegre e intento ser siempre optimista.

Mis amigos dicen que soy una cabra loca y que me gusta mucho hacer el payaso... No les voy a decir lo contrario porque me encanta reírme y no pierdo una oportunidad para hacerlo. Soy amiga de mis amigos e intento no tener enemigos. Creo que la vida es muy corta y los humanos muy pequeños como para que nos llenemos a nosotros mismos y a nuestra vida de odio. No soy rencorosa (a menos que te deje un libro y lo pierdas: entonces eres hombre muerto). Me encanta la música, el cine, dibujar y patinar. Supongo que soy una enamorada del arte (aunque eso no quita que sea ignorante), porque me demuestra todo lo bueno que podemos hacer las personas.

Ambientación y contexto

«Los días que nos separan» está ambientada en dos épocas distintas de Barcelona: la actual y la de 1914 y 1915. Pese a los cien años que las separan, la ciudad sigue siendo la misma. Siguen en pie muchos de los edificios que había entonces y las calles siguen siendo las mismas (aunque por supuesto, ahora están inundadas de coches y gente conectada a sus móviles o reproductores de música).

Hay lugares muy especiales para la novela, especialmente para la trama de 1914, y en general son lugares que aún hoy siguen vivos: los bancos-farola de Falqués en paseo de Gràcia, plaza de Catalunya (aunque está bastante cambiada), la Ciutadella... En este último caso, la Ciutadella sigue siendo un gran parque de Barcelona y la fuente que se menciona sigue ahí, pero el parque de atracciones Saturno Parque desapareció. El Cine Ideal, también importante en la novela, es ahora un hotel.

Ha habido cambios, por supuesto, pero creo que las dos Barcelonas siguen siendo la misma. Prueba de ello son los numerosos edificios modernistas que pueblan la ciudad (y la embellecen, dicho sea de paso).

diasquenosseparan amb

Sus personajes principales

Marina: ¿Yo? No soy nadie. ¿Es que no ves mis zapatos rotos, el canasto con apenas un kilo de harina y mi vestido? Si buscas a alguien que sea realmente «alguien», te has equivocado de piso. Baja al principal y quizás tendrás más suerte. Y ahora, si no te importa, tengo que ocuparme de mis hermanas. Y de la casa. Y la cena. A no ser que quieras hacerlo tú, pero llevas las uñas demasiado recortadas como para que te ofrezcas. Seguro que eres un señorito como los que se acaban de mudar.

Víctor: Altarriba. ¿No te suena mi apellido? Tiene solera. Soy Víctor Altarriba, de los Altarriba de Tarragona. Nos mudamos hace un tiempo a Barcelona pero a mis padres no les gustaba la casa, así que nos hemos mudado aquí. Mucho más céntrico. Ahora sólo necesitamos a alguien que cuide de mis hermanos. Yo lo haría, pero no es mi obligación. Que contraten a alguien. Y ahora, si me disculpa, me voy al Liceu. Le diría qué obra voy a ver, pero dudo que sepa pronunciar su título. Adiós, tenga un buen día... ¿Dónde habré dejado mi bombín...?

Abril: ¡Peter Pan! ¡Por fin! Y pensar que no te encontraba por ningún lado... ¡Si eres un clásico. Y qué edición más cuidada... Voy a empezar a leerte esta misma noche. Además, el chico ese que me he encontrado en la biblioteca querrá leerlo también y no quiero hacerle esperar. Qué amable ha sido al dejar que me lo llevara yo... Aunque... No me ha gustado tocarlo. He sentido algo extraño. Pero qué más da, estoy dormida, seguro que lo he imaginado. Y ahora tengo que llegar a casa y Miguel no estará vestido y mamá no habrá llegado... Aún tengo que hacer ese trabajo para la universidad. No puedo más, estoy agotada.

Leo: ¡Eh! Deja esa carta en el suelo, es para Abril! ¿Que es un nombre extraño? No, es primaveral. ¡Y déjala, vete de aquí o ella no se acercará! Quiero conocerla pero no me siento capaz... Y no sé por qué. No sé nada de ella y aun así... No lo sé. Tampoco ella sabe nada de mí y sigue acudiendo a estas extrañas citas.

Secundarios a destacar

Cisco es mi hermano —dice Marina—. Es un poco revolucionario, demasiado idealista, pero es muy bueno. Siempre cuida de mí, me aconseja a todas horas (incluso cuando no se lo pido) y me protege cuando padre se pone cascarrabias. Y eso es más habitual de lo que debería. Haga lo que haga, padre siempre está enfadado conmigo. Madre no le dice nada, supongo que por miedo y por respeto, aunque debería hacerlo. Espero que los años tranquilicen a padre y Carme y María no tengan que sufrir lo que yo he sufrido.
—Odio a esa portera. —Víctor se muestra exasperado. Se revuelve el pelo y se vuelve a colocar el sombrero—. Se lo juro, señorita, es insoportable. Me siento observado cuando paso por el portal y sé que me está juzgando. Lo que me molesta es que se lleve tan bien con Elvira, nuestra cocinera. Está con nosotros desde que yo era pequeño y para mí... Bueno, no diré que es como una madre, porque de madre sólo hay una para cada uno, pero se le acerca. Hace los mejores guisos de la ciudad, se lo aseguro. Eduardo, nuestro mayordomo, es más seco. A veces me da la impresión de que incluso mis hermanos, Clara y Gabriel, le molestan. Supongo que no le gustan los niños. La verdad es que a mí tampoco, pero mis hermanos son una excepción. Me encanta pasar tiempo con ellos, excepto cuando Clara empieza a hablar y saca temas de los que yo no quiero hablar.
Héctor y Mario son mis mejores amigos —dice Abril con una sonrisa—. Tengo suerte de tenerlos cerca. Héctor es algo demasiado maduro, siempre lo analiza todo y es demasiado lógico. Pero lo quiero de todas formas. Además, desde que está con Mario, que es una cabra loca, ha cambiado un poco. Pero poco, que al fin y al cabo, sigue siendo Héctor. Y suerte tengo de él, lo digo otra vez, porque no llegaría a todo sin su ayuda. Miguel, mi hermano, está en una edad imposible. Sólo le gustan los videojuegos y la tele. Como mi madre trabaja mucho y mi padre está siempre fuera por trabajo, me toca a mí cuidarlo.

Anécdotas que contar

Hacía más de un año que estaba enfrascada en la preparación de la novela cuando me dio por entrar a cotillear el blog personal de una bloguera (Andvari, de Palabras como Souvenir). Entonces apenas la conocía, aunque estábamos a punto de irnos a vivir juntas (cosas de la vida), así que cuando vi cierta entrada, me atreví a preguntar si lo que decía en ella era verdad. Explicaba que había soñado con un chico más de una noche y que la conversación seguía de un sueño a otro. Cuando se despertaba, lo único que sabía es que en el sueño, estaban enamorados. Es muy similar al argumento base de «Los días que nos separan», así que imaginaréis cómo me quedé.

Además, había incluido en la entrada una cita que yo también había puesto como inicio de la novela (aunque finalmente se eliminó): «You know that place between sleep and awake, that place where you can still remember dreaming? That's where I will always love you, Peter Pan. That's where I'll be waiting». Hablé con ella y, efectivamente, todo lo que había escrito era verdad. Yo, dicho sea de paso, me apresuré a decirle que estaba escribiendo sobre lo mismo (se quedó tan sorprendida como yo)... Lo último que quería era que pensara que le había robado la idea, claro. Esa casualidad fue una de las muchas que nos terminó por convertir, a Andvari y a mí, en inseparables.

Alicientes para su lectura

«Los días que nos separan» no es una novela pensada para una editorial concreta, ni tampoco para ganar un premio. La empecé a escribir hace tiempo, años antes de que se convocara el premio Neo/LaCaixa, y por eso no pensé en amoldarme a nada mientras la escribía. La historia que cuento ha salido directamente de mi corazón y quien me conoce sabe que yo misma me he enamorado de ella y de sus personajes.

Es una historia sobre el amor, pero también sobre el amor a uno mismo, el mantenerse fiel a lo que uno desea y necesita. Es, creo, una historia sobre la felicidad y el camino que nos guía hasta ella. Tiene magia, la magia en la que yo creo y que me gustaría encontrar en mis lecturas.

Un pequeño aperitivo

Abril se secó las lágrimas que lamían sus mejillas. No había sido consciente de que a mitad de la carta había empezado a llorar, en un baile mental en el que la felicidad y la desdicha danzaban de la mano. La felicidad de Marina era siempre la suya, pero de algún modo, no podía evitar sentirse apartada, como si ella no tuviera papel alguno en su historia. Sus sentimientos eran tardíos e inútiles. No había lugar para ella en 1915.

Y, el booktráiler...

Leave a comment

Please login to leave a comment.