Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
banner micustodio
  • Lanzamiento: Septiembre 2013
  • Visitas en web: 2109
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Laura Nunyo

Información de la novela

  • Autor/a: Laura Nuño
  • Título: Mi custodio
  • Serie: Los Ocultos
  • Orden Serie: 1
  • Editorial: Phoebe
  • Época: Actual
  • Principales: Ronan y Alba
  • Secundarios: Keve, Rafa y los demás Ocultos

Compárteme

Sobre el autor/a

He escrito, borrado y modificado esta respuesta cerca de un millón y medio de veces, y es que no consigo ponerme de acuerdo conmigo misma. Soy géminis, lo que quiere decir que padezco de personalidad múltiple, que soy esclava de mis estados de ánimo y víctima de mi propio genio. De toda la vida de Dios, allá en el barrio, decían y comentaban de mí que estaba un poco loca; éramos pobres, casi tanto como incultos, hasta el punto de no saber diferenciar la locura de la imaginación.

Yo todavía dudo dónde empieza una y dónde acaba la otra… No, la universidad y todos mis conocimientos autodidácticos no han sido capaces de desvelar esa incógnita.

Por lo demás, soy como cualquier hijo del vecino; alguien normal, simple hasta el aburrimiento, afable casi todo el tiempo, empleada a tiempo parcial (un día trabajo, trescientos no) en lo que surja. Una vez fui administrativa, ahora que recuerdo. Hace tanto ya… Ahora me dedico a mis labores, entre las que, por supuesto, está la escritura. Y el Facebook.

Estoy casada, a Dios gracias con un bendito que me ama a pesar de todas mis personalidades… o quizá precisamente por ellas. Vaya usted a saber.

Ambientación y contexto

«Mi Custodio» es una novela romántica (claro) y paranormal que empieza en la Galia, en el año 19 a.C… Pero tranquilos, que pega un salto de dos mil treinta años, hasta el siglo XXI. En concreto, al año 2010, Coslada, Madrid. España. ¿Qué por qué España y, el más difícil todavía, por qué un pueblo industrial a 20 kilómetros de la capital? Porque allí surgió todo, justo en un callejón en particular.

Después de esa «visión», no se me ocurrió hacerlo en cualquier otro sitio que no fuera Coslada. De cualquier modo, independientemente de la ciudad, no se me ocurriría ubicar la novela fuera de España. En ningún sitio que no tenga el placer de conocer, la verdad.

Sus personajes principales

Ronan, el Astur
 
Alba Morrido
 
micustodio el micustodio ella
Él: Jason Momoa Ella: Emilie Ullerup

—Yo soy Ronan. Mi vida transcurre entre recorrer las calles de Coslada, matar chupasangres y darme alguna que otra alegría al cuerpo. No puedo pedir más. No es que no quiera, es que, literalmente, «no puedo». Entonces, ¿para qué perder el tiempo en perseguir a esa pequeña albina que me está volviendo loco en todos los sentidos, si sé que nunca la podré tener? ¿Qué extraño vínculo me ata a esa descerebrada?

—Como una cabra. Estás como una puñetera cabra, Alba. Va a resultar que era cierto eso que decían los médicos de que me faltaba un tornillo. Porque si no, no se explica que esté frente a frente no ya solo a mi fantasía, que también, si no también al guerrero sin hombre sobre el que llevo escribiendo desde siempre. Pero no es eso lo peor, no… Es que, además, el tipo le ha cortado la cabeza de cuajo a dos tipos y encima tiene colmillos. ¿Y yo qué hago? ¿Gritar? ¿Correr? Sería lo más normal, ¿no? Pues no. Voy y dejo que me bese. Lo dicho, como una cabra…

Secundarios a destacar

¿Personajes secundarios? Uffff… Secundarios, como secundarios, tenemos a Keve, un joven humano (se dice, se comenta…) que se ha pegado al trasero de Ronan y sale a patrullar con él. A Rafa, alias «amorcito mío», el más mejor amigo gay de Alba. Todos los demás, aunque secundarios en esta novela, son protagonistas de la saga. ¿Ah, que no lo he dicho?

Pues sí, es una Saga, de esas en las que cada libro se cuenta una historia de amor distinta pero que tienen como denominador común el hecho de que son Ocultos. Así Leo, el Bestia; Alfa, el Licantropo; Dolfo, el Real; Dru, el… el Custodio druida; y Male, el semidios, tendrán su propia historia. Pero eso es otro cantar…

Anécdotas que contar

Hay muchas anécdotas que contar, tantas que daría para otra novela, pero así, a groso modo, diré que la escena del parque es en parte real. En parte porque ni el mozo en cuestión estaba tan bueno como Ronan, y porque no encontramos el zapato.

Superdotado35 existe. Lo encontré por casualidad en una de esas páginas de contactos. Todavía me pregunto si el 35 es su edad, o su… medida.

Las lectoras de paranormal que se lo hayan leído habrán detectado los pequeños guiños que hago a mis escritoras favoritas, mi fuente de inspiración: Lara Adrian y J.R. Ward.

Alicientes para su lectura

Porque es una historia bastante completa donde se mezclan el amor, el erotismo, la acción y el suspense.

Porque tiene momentos de mandíbula batiente, de sonrisas cómplices, de subidas de temperatura, de suspiros enamorados, de lágrimas emotivas y de cabreos justificados.

Porque lo único que pretendí al escribirla, es que los demás pasaran un buen rato.

Un pequeño aperitivo

—¿Ronan? —preguntó en un susurro.
Al otro lado de la línea se oyó un siseo, y después un prolongado suspiro.
—Has acertado el panel —simuló la voz de Jorge Fernández, el de La Ruleta de la suerte.
—¿Y cuál es el premio?
—Un beso.
—¿Y me lo darás tú?
—Oh, sííííííí. —Sonó como una promesa.
Alba cerró los ojos con fuerza y se mordió el puño para no echarse a reír de felicidad. No podía creer que estuviera hablando por teléfono con él.
Aquello era, sencillamente, fantástico.
—-Por cierto, ¿qué haces con mi teléfono?
—Eso mismo iba a preguntarte yo a ti, Pitufina.
—¿Pitu… pitu… pitu qué? —preguntó atónita.
—-Pitufina —contestó su interlocutor con humor—. ¿No sabes quién es Pitufina?
—Sé quién es Pitufina —contestó de mala gana—. Muy bien, tipo duro. Si yo soy Pitufina, ¿tú quién eres? ¿El pitufo fortachón?
El hombre soltó una carcajada.
—No. Yo soy Gargamel.
—¿Por qué? —quiso saber Alba.
Le dolían las comisuras de los labios de tanto sonreír.
—Porque soy un brujo oscuro y peligroso a quién le encanta comerse a las personas bajitas para desayunar. Voy a cazarte, pitufina. Y luego te voy a comer enterita. No voy a dejar ni los huesos…

Y, el booktráiler...

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.