Booket
Terciopelo
Esencia
Boletin
banner regalamebesos
  • Lanzamiento: Abril 2015
  • Visitas en web: 832
  • Bienvenidas a la Sala de Conferencias de RH

Autor/a

Autora

Información de la novela

  • Autor/a: Elizabeth Da Silva
  • Título: Regálame tus besos
  • Serie: Independiente
  • Orden Serie: -
  • Editorial: Zafiro eBooks
  • Época: Actual
  • Principales: Leonardo y Sofía
  • Secundarios: María y Jaime

Compárteme

Durante el mes de abril la editorial digital Zafiro ha publicado «Regálame tus besos», la nueva novela de Elizabeth Da Silva. Para hablar sobre esta historia y conocer mejor lo que podemos encontrar entre sus páginas hemos querido contar con su autora, que nos ha tenido a bien concedernos parte de su tiempo. Como siempre, Elizabeth, gracias por tu colaboración y amabilidad.

Sobre el autor/a

Hablar de uno siempre es complicado... que decir de mi; pues, que disfruto de las cosas sencillas, que adoro leer, que me fascina hacer amigos, compartir, que en mis ratos libres que son pocos amo dar paseos, que me apasiona aprender, y soy de las que piensa que siempre se aprende algo nuevo y que nunca es tarde... Mientras estemos vivos, siempre hay tiempo para hacer lo que más nos guste... Soy optimista por naturaleza, siempre veo el vaso medio lleno, he intento aprender de los errores.

La vida con el paso de los años te va enseñando muchas cosas, una de las que me ha enseñado es que uno debe intentar perseguir su sueño, puede que no lo consigas pero al menos al mirar atrás podrás decir, lo he intentado. Uno de mis defectos... que hablo mucho y si no me paran, entonces ni te cuento.

Ambientación y contexto

La novela arranca en Estepona, en un hotel cinco estrellas de lujo donde los protagonistas se conocerán de una manera un poco peculiar… Después de un suceso y una separación repentina e inesperada, cambiamos de ambientación… un crucero por las islas Griegas, donde conoceremos lugares emblemáticos y, por último, llegamos a Asturias de donde es el protagonista masculino, también hablaremos un poco de la zona hasta terminar en un pequeño pueblo, San Juan Nieva, donde Leonardo tiene su pequeño refugio.

Como podéis comprobar a pesar de que es una historia corta y que transcurre en un espacio corto de tiempo, hay muchos lugares y muchos cambios de ambientación.

Sus personajes principales

 
Leonardo
 
 
Sofía
 
regalamebesos el regalamebesos ella
Él: Brad Pitt Ella: Claire Forlani

Os presentaré a mis protagonistas… Leonardo Ballesteros y Sofía Martínez.

Leonardo Ballesteros tiene 45 años, ha estado casado dos veces y las dos veces ha sido un fracaso. Eso lo lleva a la conclusión de que no tiene suerte en el amor y por lo tanto decide disfrutar de la vida y de las mujeres sin ningún compromiso. Es el mayor de tres hermanos, su familia es de Asturias y todos trabajan en el Astillero que fundó su padre hace muchos años.

Es un hombre muy tranquilo, no le gustan los conflictos ni las discusiones; es sencillo y trabajador. Después de mucho tiempo acepta el consejo de su familia y decide tomarse una vacaciones (aunque aprovecha y las mezcla con uno proyectos interesantes en la costa del sol). Nunca imaginó que unas vacaciones y una aventura de verano cambiarían su vida para siempre. Pero creo que es mejor que os hable él mismo...

Hola, soy Leonardo y no se me da muy bien hablar de mí mismo, pero, en fin, todo sea por complacer a Elizabeth, al fin y al cabo, le di mucho la lata para que escribiera mi historia…, os confieso que no la dejaba tranquila, aparecía en su cabeza en cualquier momento y eso la desconcentraba. Yo soy así, paciente pero insistente al mismo tiempo.

A parte de lo que ya les ha contado ella de mi, solo puedo añadir que disfruto de la vida día a día y, aunque, he tenido la suerte de nacer en una familia acomodada, no me atrae el lujo y la vida alocada y falsa de las fiestas y eventos de postín. Creo que se debe a que todo lo que tenemos lo consiguió mi padre con el sudor de su frente, empezando desde cero, piedra a piedra… algo que nos inculcó a sus hijos. No me regaló nada, tuve que ganarme paso a paso todo lo que tengo.

Conocer a Sofía fue algo inesperado y perturbador… algo que sacó de mí una característica que no sabía que poseía. Os invito a leer nuestra historia y espero que paséis un buen rato sumergidos en la misma.

Sofía Martínez es una mujer luchadora, divorciada y con dos hijos adolescentes, ha vivido su vida volcada en ellos y en su trabajo. Hasta el punto que olvido ser mujer… Su fracaso matrimonial la afectó mucho los primeros años, porque renunció a su sueño por el amor. Es gobernanta de un hotel de lujo cinco estrellas y vive en Estepona, Málaga. Ahora que sus gemelos están en la universidad, Sofía se da cuenta de que la vida ha ido pasando y ella no ha disfrutado de la misma…, se da cuenta de lo sola que esta y no sabe qué hacer para cambiar eso, además de pensar que quizás sea demasiado tarde. A ver que nos cuenta ella, me ha costado mucho convencerla de hablar.

Hola, ya conocen mi nombre, soy una mujer exigente en mi trabajo, sencilla y, sobre todo, sincera. Tengo 42 años y me casé muy joven y muy enamorada… renuncié a mi sueño de ser azafata de vuelo y solo por mis dos hijos puedo decir que valió la pena. Mis padres y mi hermano han sido siempre mi gran apoyo, en los buenos y en los malos momentos… sin ellos no sé si hubiese logrado seguir adelante.

Cuando vi a Leonardo por primera vez fue como si mi cuerpo despertara de un largo sueño. Jamás había conocido a un hombre tan atractivo, tan intenso… su mirada parecía tocarme. Mi mundo ordenado y monótono se desmoronó, pero a pesar del miedo decidí que quería vivir, al menos una vez en la vida, una aventura… solo que nunca imaginé que podría ser algo más.

Secundarios a destacar

Secundarios destacables hay muchos… los padres y hermanos de ambos protagonistas tienen su momento importante en la historia, pero destacaría dos… María (compañera y mejor amiga de Sofía) y Jaime (el mejor amigo de Leonardo).

Hola, soy María y llevo muchos años trabajando con Sofía, es una mujer increíble a la que admiro muchísimo. Le doy mucho la tabarra para que piense un poco en ella y se divierta. Que la vida son dos días y debemos aprovecharlos al máximo. Por eso cuando conoce a Leonardo (aquí entre nos, esta como un tren), no dejo de animarla a que disfrute del momento y que no se coma la cabeza con sus miedos. La ocasión la pintan calva o eso dicen. Un hombre como ese no aparece todos los días y encima que se fije en ti y que desee estar contigo. Lo mejor de todo es que cuando se acaben las vacaciones se irá y no habrá dramas. Son adultos, pues que disfruten de la atracción. Un consejo genial… claro, yo no me imaginaba que esos dos iban a volverse locos el uno por el otro».

Muy buenas… uff, Elizabeth, lo hago por ti, solo por ti. Odio hablar en público. Perdón, soy Jaime, amigo de Leonardo. A ver, yo al principio me metí con él porque, no sé como lo hace, pero las mujeres caen rendidas a sus pies. Vale, sí, un poco de envidia sana, pero solo porque liga mucho… yo, al contrario que Leonardo, no creo en el amor… Pero esa es otra historia.

Al principio no me podía creer que lo que era una aventura de verano se pudiera transformar en algo tan fuerte, como ese sentimiento del que muchos hablan, y que yo, desconozco. Jamás vi a mi amigo tan desesperado por una mujer. Intente ayudarlo a pesar de mi reticencia…, pensaba que Sofía era una de esas cazafortunas que pululan por ahí, pero he de decir que me equivoqué. Por eso… al final no pude negarle mi ayuda a ella; por Leo y por la misma Sofía.

Anécdotas que contar

Nunca me había pasado nada parecido, estaba escribiendo la segunda novela de mi serie Tú y de pronto un día apareció en mi cabeza Leonardo Ballesteros (con el rostro y el cuerpo de Brad Pitt), fue una imagen tan nítida que hasta vi las arrugas que se le formaron en el pantalón cuando viajaba en el avión hacia Málaga.

Empezó a acosarme en sueños y no pude hacer otra cosa que escribir. Es la primera vez que una historia se me plantea tan clara en la mente. Lo que iba a suceder y como, los escenarios y en definitiva, todo. Quería plasmar unos personajes maduros, con un pasado, con sus fracasos y sus sueños. Gente normal y corriente, gente sin traumas, sin oscuros sufrimientos, personas que sencillamente no habían tenido suerte en el amor.

Quería hacer ver que el amor no tiene momento, ni tiempo, ni edad… que puede llegar en cualquier instante. Quería dejar claro que muchas veces el mayor enemigo para tu felicidad no es otro que tú mismo y tus miedos… Pero sobre todo, quería contar una historia fresca, en la que el lector pudiera sumergirse y pasar un rato distendido disfrutando de su lectura.

Alicientes para su lectura

Las historias de amor nos hablan de amor… y cada escritor lo transmite como lo siente, o como lo vive… Lo primero que puede ser un aliciente, en esta novela, es la edad de los protagonistas. En su día cuando empecé a escribirla Leonardo tenía 48 años, pero por consejos recibidos cambié la edad a 45… Lo que quería era una historia donde hacer ver que la pasión y el deseo están ahí, tengas la edad que tengas… al igual que el amor.

No debemos pensar que a partir de ciertas edades no podemos amar y desear, que las segundas y terceras oportunidades están ahí… que mientras hay vida el amor puede llegar a ella. Y aunque a muchas pueda parecer una historia poco creíble, puedo deciros que yo tuve el privilegio de conocer a una pareja que se conocieron, se enamoraron y se casaron en un mes…, y formaron una hermosa familia y permanecieron juntos hasta que uno de ellos falleció.

Un pequeño aperitivo

Os dejo dos fragmentos:

Entró en su dormitorio y empezó a quitarse la ropa sudada, dejándola desperdigada por el suelo; estaba empezando a bajarse los calzoncillos cuando de pronto un grito lo dejó paralizado.
—¡Oh, Dios mío! —exclamó asustada Sofía.
—¡Pero qué demonios...! ¿Se puede saber que hace aquí?
Sofía no atinaba a articular palabra, estaba como hipnotizada mirando a ese hombre; hacía años que no tenía ante ella un cuerpo masculino medio desnudo y, mucho menos, a uno como ése. Su mirada quedó atrapada en ese pecho brillante de sudor; una gota empezó a resbalar desde su cuello, muy despacio, hacia su vientre plano y, sin detenerse, siguió hacia el calzoncillo, donde desapareció. Sus ojos se abrieron al notar el bulto que escondía la prenda; de manera inconsciente, Sofía se relamió los labios, detalle que no le pasó desapercibido a Leonardo.
—Señorita, le he preguntado qué hace en mi habitación…

*****

 Leonardo estaba cerrando con la misma llave que antes había usado ella para abrir; la dejó en la cerradura, luego se giró y la enfrentó.
—¡¡Tú!! —exclamó con el corazón latiéndole a mil por hora—. ¡Estás loco! Me has dado un susto de muerte.
—Lo siento, no he podido evitar seguirte. Llevas todo el maldito día metida en mi cabeza y, entonces, te he visto bailando con ese vestido de infarto y todo ha vuelto a comenzar. —Empezó a caminar hacia ella como una pantera acechando a su víctima—. Me gustaría saber qué coño me has hecho. Yo no actuó así, soy muy tranquilo, pero contigo me estoy comportando como un chiflado acosador.
Sofía caminaba hacia atrás a medida que él avanzaba; estaba agitada, excitada y abrumada por todo lo que estaba ocurriendo. Su cuerpo chocó con el escritorio y ya no pudo escapar. Leonardo la acorraló pegándose a ella y sintió cómo su aroma invadía su olfato; inspiró esa fragancia que llevaba todo el día en su mente.
—¿No vas a contestarme, Sofía?
—¿Qué quieres que te diga? ¿Que también llevo todo el día pensando en ti, en todo lo que pasó en ese ascensor? —soltó sin más.

Y, el booktráiler...


De nuevo gracias, Elizabeth, por colaborar con nosotras. Ha sido un placer realizar esta entrevista. Te deseamos mucho éxito con «Regálame tus besos».

Románticas al Horizonte

Comments (0)

Leave a comment

Please login to leave a comment.