Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1505, Visitas en foro: 507
a la caza del duque

A la caza del duque

Ficha Técnica

  • Título: A la caza del duque
  • Autor/a: Celeste Bradley
  • Serie: Herederas I
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.0/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

¿Hasta dónde está dispuesta a llegar Phoebe en su pugna por una herencia familiar?

EN SU TESTAMENTO, el difunto abuelo de Phoebe Millbury legó toda su fortuna a la primera de sus nietas que contrajera matrimonio con un duque. Phoebe parece tomar ventaja frente a sus dos primas cuando conoce al guapo y encantador Rafe Marbrook, marqués de Brookhaven y futuro duque, y aún más cuando recibe una petición de matrimonio del marqués de Brookhaven, que acepta al instante. Sin embargo, cuando descubre que la petición procede del hermano mayor de Rafe, el feúcho Calder, Phoebe deberá tomar una decisión.

Valoración personal

«Ella es mía»
 
Bonita frase, aunque trillada. Pero es que nada puede definir mejor los sentimientos de Rafe que ésta. Corta, simple pero tan contundente que no necesita mucha más explicación.

No os podéis ni imaginar la cantidad de veces que tuve que recurrir a mi sempiterna botella de agua para poder tragar la amargura que iba sintiendo con todos y cada uno de los personajes de esta novela.

La empecé a las ocho de la tarde y me dieron las seis de la mañana leyendo, menos mal que al día siguiente era domingo y no tenía que madrugar pero es que a las diez de la mañana ya estaba delante del ordenador intentando expresar por escrito en estas páginas lo que la novela me transmitió.

Los personajes son seres que se te van introduciendo lentamente en el corazón y deseas conocer el final de la historia pero temiendo llegar a ese mismo porque la novela terminaría.

Conforme me iba adentrando en el entramado de la historia, Phoebe llegó a convertirse en una muy querida y vieja amiga a la que no podía soportar verla lejos del hombre a quien amaba y todo por culpa de un mal entendido.

Pero si con ella sufres y lo pasas mal no queréis que os cuente lo que sufrí con Rafe. Un hombre que no tiene nombre, es bastardo. Un hombre que no tiene tierras, todo ha ido a parar a manos de un hermano que sí que nació del lado correcto de la cama. Y tampoco la tiene a ella. Un simple comentario una noche en un baile le truncó esa posibilidad en detrimento del hombre que sí que posee lo que debió ser suyo: su hermano, bueno medio hermano.

¿No es cruel su destino? Siempre ha llegado a tocar con la punta de los dedos aquello que ansía pero el destino se lo arrebata de entre las manos una y otra vez. Primero fue a su padre, luego unos simples juguetes infantiles, después las tierras que tanto amaba pero jamás podrían ser suyas ¿también le arrebatarán la posibilidad de ser feliz junto a la única mujer a quien es capaz de amar?

Por su lado Phoebe parece haber conseguido al hombre que la atrae hasta la locura pero un simple error de identidades la han empujado a los brazos del hermano equivocado, a un destino mucho mejor del que esperaba sí, pero un destino vacuo y donde sabe no hallará la felicidad que tanto anhela.

Cuando comencé a leer esta novela pensé que me iba a encontrar con una trama llena de humor. La chica en lo primero que se fija es el bonito trasero de Rafe. Un apasionado encuentro en el jardín me hizo pensar que me iba a divertir de lo lindo pero es que ¡qué equivocada estaba!

Todo el libro me hizo mantener el ay en el cuerpo y eso que los secundarios dan un juego que para qué os voy a contar. Supongo que el resto se irá desgranando conforme se va avanzando en la serie, que Deirdre una de las primas de Phoebe se va a llevar al huerto al duque es de sobras conocido pero y Sophie, ¿qué le depara a ella el futuro?

Lo que me he dado cuenta es que la autora de esta entrañable novela sabe expresar unos pensamientos tan nítidos que parece que estás encarnado en la misma piel de sus protagonistas. Un momento eres Fortesque, el fiel mayordomo de su excelencia ocultando su timidez hacia Patricia y ocultando también los sentimientos que ésta le provoca y de pronto te ves encarnado en el propio duque, ese hombre estirado que parece que no tiene sentimientos. Pero los tiene, ya lo creo yo que los tiene. Ocultos, eso sí, ocultos bajo una fachada de hombre pulcro al que parece que nada ni nadie le hace conmoverse pero que estoy segura dará buena cuenta de ellos en su propia historia.

Como digo, una novela conmovedoramente tierna. Y si no aquí os dejo un pequeño ejemplo:
 
«Podía estar llorando de alegría.
Una encendida esperanza estalló en su interior.
Aquellas lágrimas le pertenecían a él. No podía decir cómo lo sabía, pero lo sabía.
Lloraba por él, mientras él permanecía allí, de pie, en la fría noche, como un perro abandonado, ansiando, tembloroso, su calidez.
Ella lloraba por él»


Porque vamos digo yo, ¿hay algo en el amor más duro que no poder tener al hombre o a la mujer a quien se ama? Supongo que no. Porque… el amor es un salteador de caminos, oculto al lado de la carretera de la vida, esperando a golpear a unos pocos imprudentes y afortunados. Y a ella le había alcanzado.

Pero al final todo tiene que estar en su sitio y aunque un poco rebuscado, la autora logra incluso sorprendernos con el mismo.

Estoy deseando que caiga en mis manos el desenlace de esta serie que me ha conmovido por la delicadeza con que su autora dota a los personajes tanto principales como secundarios. Pero si pensáis que todos son estupendos, leales y fieles estaría llevándoos a un error. La nota discordante la pone la tía Tessa a quien ya veremos qué final le depara su creadora.