Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1174, Visitas en foro: 521
baby love

Baby love

Ficha Técnica

  • Título: Baby love
  • Autor/a: Catherine Anderson
  • Serie: Kendrick / Coulter 1
  • Reseña de: Mariam Agudo

Puntuación

2.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

DE UNA VIDA EN RUINAS AYER...
Sin dinero, desesperada y decidida, Maggie Stanley arropa a su pequeño y corre hacia la nevada noche de Idaho con el fin de escapar de una vida peligrosa y muy dolorosa. Ahora, en su hora más aciaga, cuando cree que todo puede perderse, un hermoso y compasivo vagabundo se planta ante ella como un faro ante un camino oscuro ofreciéndole el cariño y el calor humano que ella siempre había deseado y nunca había conocido. Pero el corazón de Rafe Kendrick está profundamente herido y aunque Maggie lo reconozca como un igual sabe que no podría ni debería volver a confiar en un hombre

A UN FUTURO INIMAGINABLE
Rafe, no obstante, es mucho más de lo que aparenta. El enigmático hombre quiere ofrecer a Maggie algo más que la luna y las estrellas pero para ello primero tendrá que convencerla de que no pase el resto de sus días en soledad. Y, a veces, el amor puede transformar un mundo frío y despiadado en el paraíso.

Un hombre que lo ha perdido casi todo, una mujer que se ha olvidado de soñar y un niño desvalido que necesita a ambos para crecer en el seno de una familia

 

Valoración personal

Acompañado de su inseparable botella de alcohol, Rafe Kendrick viaja en un tren de mercancías donde impide que otros vagabundos violen a una joven que viaja junto a su hijo recién nacido. Desde que dos años atrás, perdió a su mujer e hijos en un accidente de coche, para Rafe la vida no tiene sentido. Incapaz de soportar los recuerdos ni ver la lástima en los ojos de sus padres y hermano, un día abandonó el rancho familiar dejando sólo una nota de despedida.

Desde entonces se ha convertido en un vagabundo más de los que recorren las vías, vagando de aquí para allá, trabajando en esto y aquello para pagar la próximo botella de licor.

Pero la noche que se encuentra con la mirada asustada de unos enormes ojos marrones, los de una joven que muestra señales evidentes de haber sufrido una agresión física, que se ve acosada por varios vagabundos que tratan de violarla, Rafe no se lo piensa dos veces e interviene en su ayuda, salvándola.

Desde el momento que la rodea con sus brazos para consolarla, algo parecer volver a la vida dentro de él y siente la inexplicable necesidad de velar por el recién nacido y la desamparada madre de éste.

Maggie no confía en ese vagabundo que un momento vio abrazado a su botella y al siguiente se erigió su salvador. Aunque le está tremendamente agradecida, está convencida que en un momento u otro le reclamará un pago a cambio de su ayuda. Es de la convicción de que en la vida todo tiene un precio.

Cuando es incapaz de amamantar a Jaimie, su bebé, ese hombre le consigue leche en una farmacia; cuando cae enferma, ese hombre la lleva a un motel donde cuida de ella y de Jaimie.

Pero aún y todo, Maggie recela. Nadie da nada por nada.

Sobrio, Rafe descubre un nuevo sentido a su vida, el de proteger y velar por Maggie y Jaimie. Tras perder a su familia, cree estar ante una nueva oportunidad de salvar a otra mujer y a otro bebé; sin embargo, también siente que junto a ellos su corazón vuelve a latir y, pese a lo apresurado de los acontecimientos, cree estar ante la mujer con la que volver a formar una familia y volver a amar.

Pese a que Rafe le ofrece su ayuda, Maggie está decidida a marcharse a otra ciudad, buscar trabajo y perderse en el anonimato. Lo último que desea es que alguien la reconozca y su paradero llegue a oídos del hombre del que huye. Rafe la asusta porque tras su desinteresada ayuda cree que puede esconder una obsesión hacia ella y sobre todo hacia Jaimie.

Sin embargo cuando reaparece el hombre del que huye, Maggie se encuentra entre la
espada y la pared, o vuelve a caer en las garras de éste o se arriesga y confía en Rafe, permitiéndole que la lleve a su rancho y le ofrezca una oportunidad para ella y Jaimie.

He descubierto en Catherine Anderson a una escritora que crea novelas repletas de encanto, magia y realismo. Es un poco contradictorio, lo sé, pero Baby love me parece otra muestra de su habilidad para crear historias protagonizadas por personajes que han sufrido muchísimo, adentrándote en sus vidas, para luego envolverte en una historia de amor conmovedora que muestra cómo el amor cambia la vida de estos personajes.

En baby love los protagonistas, Maggie y Rafe, son dos seres tremendamente heridos, vapuleados por la vida. Maggie es una joven de origen humilde que se ha visto desprovista de todo, incluso de su orgullo, pero por Jaimie y su hermana pequeña, a la que desea recuperar, está dispuesta a todo.

Rafe era un hombre con dinero y una vida perfecta, una mujer y dos hijos a los que vio morir delante de sus ojos, sin poder hacer nada para impedirlo.

En Maggie ve un regalo caído del cielo: vuelve a sentirse vivo y necesitado, vuelve a creer en el amor y a desear ser un hombre mejor para ella y Jaimie. Enseguida se enamora de los dos y se esfuerza por dejar atrás su dependencia al alcohol, su amargura y por ayudar a Maggie a tener fe en él y en su amor.

A pesar de que se parte de un tema dramático y muy duro, a pesar que pueda parecer que la novela es un mar de lágrimas y tristeza, Baby Love es una novela intensa, que destila humanidad, bondad y ganas de superación. Y eso es una de las razones por las que me ha gustado tanto.

Por otra parte, creo que Catherine Anderson tiene una habilidad inigualable para lograr cautivarte y atraer tu interés con sus personajes y las tramas que los envuelven.

Me ha parecido una novela preciosa de principio a fin.

Me han gustado tanto Maggie como Rafe. A Maggie la ves renacer de sus cenizas poco a poco, con miedo, con desconfianza, temiendo en todo momento que la magia que Rafe está tejiendo a su alrededor desaparezca como humo en cualquier momento.

Rafe resurge más rápidamente, quizá demasiado. En mi opinión el punto más débil de la historia es la facilidad con que Rafe abandona su dependencia al alcohol. Aunque se justifica en la trama lo apresurado con que sucede, creo que puede resultar poco creíble, pero al final, en mitad de todo cuanto sucede y de cómo se desarrollan los hechos, es casi un punto anecdótico.

Con Catherine Anderson me está sucediendo igual que con otras autoras de las que no me atrevía a leer sus novelas porque los argumentos me daban a pensar que eran dramáticas y lacrimógenas de principio a fin, pero no las estoy viendo así. Al contrario, estoy descubriendo una gama de novelas preciosas, humanas, intensas, protagonizadas, sobre todo, por mujeres que se alejan del estereotipo de heroína romántica, mujeres con alguna problemática, algún trauma, algún pasado durísimo… pero lo bonito de esta novela es ver cómo incluso con el pasado más oscuro, en medio de las peores condiciones, también hay lugar para el amor.

Y, por supuesto, lo que más me ha cautivado de esta novela es la dulzura, lo conmovedora que es la historia de amor de Maggie y Rafe, y el papel del resto de personajes secundarios de Baby love, sobre todo Ryan, Keefe y Anne Kendrick, el hermano y los padres de Rafe, cuyos papeles en la novela son importantísimos.

Creo que Baby love es otra novela maravillosa de Catherine Anderson, en mi opinión muy recomendable.