Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 28 Agosto 2013, Visitas en web: 1303
bajo la piel

Bajo la piel

Ficha Técnica

  • Título: Bajo la piel
  • Autor/a: Pamela Clare
  • Serie: I TEAM 6
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.3/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Nathaniel West ha pagado un alto precio por servir a su país en Afganistán. Regresa al rancho familiar, en las montañas de Colorado, para rehacer su vida y sanar sus heridas. Ha decidido que jamás volverá a enamorarse. Sin embargo, cuando conoce a Megan, una misteriosa mujer de ojos verdes, algo despierta en su interior; ella hace que le hierva la sangre, que se sienta un hombre de nuevo.

Megan Hunter ha luchado mucho para dejar atrás la pesadilla que padeció durante su adolescencia y empezar de nuevo. Pero su pasado la acecha, y es atacada por el hombre que la había hecho pasar un infierno. Su salvador resulta ser un hombre lleno de cicatrices en el que no puede dejar de pensar. Junto a él se siente a salvo y, por primera vez en toda su vida, es presa de un intenso deseo.

Aunque enfrentarse a los recuerdos nunca es fácil, ambos tienen que aprender a confiar en los demás y superar el pasado que planea sobre sus vidas. Entregarse a otra persona es un reto, pero los dos tendrán que hacerlo para aceptar la pasión que late... bajo la piel.

Valoración personal

―¿Cómo puedo ser una buena madre cuando estuve presa durante el primer año de vida de Emily?―La vió menear la cabeza, con los ojos nuevamente llenos de lágrimas y expresión de angustia―. No existen los nuevos comienzos. No importa lo que yo haga, el pasado siempre vuelve. Siempre. Hay cosas que el mundo nunca perdona.
―No es el mundo el que no te perdona, Megan, cariño. Eres tú misma.

He de reconocer que me encanta esta autora. Pamela Clare logra expresar en pocas palabras sentimientos y situaciones que a los demás nos llevarían páginas y eso, señoras, es increíble.

Pero pongámonos en antecedentes. ¿Habéis leído los anteriores libros de Clare? ¿No? Pues os diré que el personaje femenino de esta historia, Megan, ya nos lo dio a conocer anteriormente en el tercer libro de esta serie bautizada como Equipo I: «Espósame». Allí tuvimos acceso a mucha información sobre la vida que había tenido que soportar esta chica y los abusos y vejaciones de la que fue víctima. Una historia dura que Clare retoma en esta entrega pero que lo hace de tal manera que está exenta de herir susceptibilidades y mirad que yo soy de corazón blando; por ello agradezco infinitamente que haya tratado esta historia de la manera en que lo ha hecho: con sutileza, respeto, calidez y una increíble dosis de redención y esperanza.

A lo largo de la novela nos vamos a encontrar con escenas verdaderamente buenas; con momentos increíbles que Pamela ha sabido transmitir a través de una simple caricia, de una sola mirada, de un simple gesto.

Al abrir estas páginas sabía que la historia que iba a leer no iba a ser fácil pero estaba lejos de pensar que la iba a disfrutar tanto. Ambos personajes llevan a sus espaldas una mochila bastante pesada y Clare además les ha dotado de una gran cantidad de cicatrices.

Las de Nate no son solo superficiales. Pese a estar marcado de por vida también su alma está quebrada y Megan… bueno, deciros que Megan ha soportado cargas mucho más pesadas es quedarme corta, pero aun así ha dotado a este personaje de una sencillez, de una calidez y de un esfuerzo de superación increíbles. Megan es una mujer que ha tenido que coger su vida hecha pedazos y recomponerla pieza a pieza como si de un puzzle de innumerables piezas se tratase. Es una heroína de las que pocas veces encontramos. Su actitud duele. Duele por el simple hecho de que ella no ve que pueda tener ni merecer otra oportunidad de ser feliz. Sus cicatrices son muy profundas y se siente, en el fondo, inmerecedora de ello. Me he tenido que tragar nudos como puños para no echarme a llorar por ella página sí y otra también.

―Me importas mucho, Nate, pero mi pasado… Mi pasado me persigue allí donde vaya. Después de la noche pasada… estaba esperando el momento en que te dieras cuenta de que no deseas estar con alguien como yo. De que no me quieres en tu vida.

Y luego viene la respuesta de él donde la autora inserta una frase que da sentido al título del libro y que me conmovió de una manera…

―¡Oh, Megan! Tú has sido capaz de ver más allá de mi apariencia física, bajo mi piel; me has aceptado como el hombre que soy, con mis cicatrices y todo lo demás, ¿por qué te cuesta tanto creer que yo también puedo aceptar las tuyas?

Ha sido todo un placer reencontrarme con Marc, el hermano de Megan, y con el resto de cónyuges de nuestras intrépidas reporteras del equipo del Denver Independent. Pero si hay unos personajes que te conquistan por motivos muy distintos ésos son, sin lugar a dudas, Jack y Emily.

Jack es el padre de Nate, un anciano encantador que juzga a las personas por lo que son no por lo que fueron y eso demuestra que es un hombre tan íntegro y ecuánime como su hijo que no se deja influenciar por lo que han dicho los demás y emite su propio juicio. Pocas personas somos como él pero ojalá muchas actuáramos de igual manera.

Emily, apodada garbancito, es la niña de los ojos de Megan y de sus tíos Marc y Sophie. Una pequeñaja encantadora de cuatro años que roba el corazón de Nate y su padre nada más aparecer por el rancho y que, dicho sea de paso, no es de extrañar. Juzgad por vosotras mismas si con estas palabras no se metió en el saco a Nate cuando éste la coge en sus brazos estando adormilada y la niña abre los ojos, lleva la mano a su mejilla marcada y, lo único que sale de sus pequeños labios es esta palabra: pupa.

Se me encogió el corazón y no fue ni la primera ni la última vez que me ocurrió a lo largo de la historia. Me pasó igual que al propio Nate que, conmovido por el sincero gesto de la niña, por su compasión, notó un nudo en la garganta y una opresión en el pecho, justo donde se suponía que estaba su corazón. «¡Contrólate, marine!». Que te desbocas.

«Bajo la piel» es una novela que la he cerrado tras una incansable lectura con una sonrisa en los labios y que me ha transmitido un mensaje claro y contundente: en esta vida siempre puede existir un resquicio de esperanza.

Así mismo quiero hacer una última anotación para agradecer a Pamela Clare y al editor de Phoebe en España el haber incluido en esta entrega un relato al final. Me lo he pasado genial con las pullas de los «miembros honorarios» del Equipo I (Julian, Gabe, Marc y Zach) que intervienen en algo de lo más increíble pero sobre todo por las insinuaciones acerca de la pierna ortopédica de Gabe Rossiter. Si en algo se caracteriza Pamela Clare es por señalar los «defectos» de sus personajes de forma casual y sin darles la mayor importancia. Las personas son lo que son por quienes son no por su apariencia. Da al lector una imagen clara de que todos pueden llegar a hacer lo que deseen y que una minusvalía física no es impedimento para nada.