Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 15 Mayo 2014, Visitas en web: 1342
campeona

¡Campeona!

Ficha Técnica

  • Título: ¡Campeona!
  • Autor/a: Susan E. Phillips
  • Serie: Sin Serie
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.5/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Queridos lectores:
De todos los libros que he escrito, ¡Campeona! es el que más me llena de orgullo. Es una de mis hsitorias favoritas y llevaba años deseando contarla; trata sobre una mujer con el coraje necesario para enfrentarse al mundo de los hombres. ¿Ha habido alguna vez una heróina menos preparada para eso que la correcta y distinguida Susannah Faulconer?

Susannah huye de su boda a lomos de la Harely de un chico malo y entra en un mundo para el que no la habría podido prerapara ningún manual de protocoolo. Un mundo con hombres como Mitch Blaine, genio de los negocios que no aguanta a la alta sociedad, y Sam Gamble, un visionario carismático. También conoceremos a Yank Yankowski, uno de esos fabulosos frikis sobre los que me encanta escribir. Estos tres hombres obligarán a Susannah a poner a proeba su valor y su capacidad para amara en el mayor desafío de su vida.
Venid. Acompañadme e este viaje.
Afectuosamente,

Susan Elizabeth Phillips

Valoración personal

¿Qué puedo decir? Todas las que venís siguiéndome en esta web desde hace algunos años sabéis que Susan Elizabeth Phillips, o SEP como todas la llamamos en nuestros círculos, es una de mis autoras IMPRESCINDIBLES y que, hasta la fecha, jamás me ha decepcionado.

Tampoco lo ha hecho en esta ocasión y mirad que la novela es bien diferente a lo que esta mujer nos tiene acostumbradas pero antes de entrar en detalles permitidme que le dé un buen jalón de orejas a el/la responsable de haber creado la sinopsis de la versión en español. No sé lo que dice la versión inglesa al respecto porque ni me he preocupado en buscarla pero… ¡Chico/a, ya te vale! ¡YA TE VALE! Revientas parte del argumento con la frasesita «Susana huye de su boda a lomos de la Harley».

¿Queréis saber por qué? Pues os lo voy a decir. Me sentí un poco estafada al respecto (que me perdonen los editores de B) porque de no haber sido por la sinopsis, el final del prólogo hubiese sido LA-LECHE. Y si no observad cómo acaba éste:

Calvin Theroux estaba de pie a su lado, prometiéndole amor, seguridad y bienestar. A su izquierda, un mesías en moto no le prometía nada. Con un grito débil, la pudorosa Susannah Faulconer eligió su destino.

Y ahí se acaba el prólogo. Ahí concluye una escena que te deja in albis a la espera de lo que sucederá y la cual no tiene resolución hasta bien avanzada en capítulos porque la primera parte de la novela cuenta la historia de la Susannah niña y de cómo y por qué llega a estar plantada en el altar intentando dar el «Sí, quiero» a Calvin o huir en la moto con Sam.

Y, dicho esto, y habiéndome despachado a gusto con este pedazo spoiler que la propia editorial nos hace, voy a comentaros qué me ha parecido la novela de mi querida SEP.

Me ha sorprendido. SEP me ha sorprendido y mucho. Llegada una parte de la historia se te queda cara de idiota por no haber intuido que la autora te la iba a «pegar». Y de qué manera. ¡Santa madre del cordero! Normalmente no esperas nada parecido a lo que ocurre pese a que SEP ya nos tiene acostumbradas a casi todo. Después de haber leído «Como una montaña rusa» tendría que haber estado preparada para las sorpresas. Pues bien, señoras, no. Nada. Me tomó desprevenida y no supe afrontar el varapalo que me pegó literariamente hablando. Fue una sacudida a base de bien el giro que toma la historia. Inesperado, inesperado no fue porque algo comenzaba a olerme a chamusquina pero eso no quitó para que fuese igual de sorpresivo y solo puedo decir: ¡WOW! ¡Bravo por tus santos bemoles, Phillips! ¡Los tienes cuadrados! ¡Vaya huevos que le echó a la cosa, de dos yemas! Repostería más fina… imposible, trabajo más impecable… lo mismo.

Los personajes de esta historia cumplen con las más altas expectativas que puedas tener. Cada uno por separado tiene unas características que hacen que sean muy humanos, muy normales, muy corrientes. Muy personas. Vamos, el tipo de personas con los que te codeas cada día.

Sam es fascinante. Paige es dentro de su rebeldía, adorable. El amigo y socio de ellos, Yank, el friki de la informática, muy tierno y de los que aunque están encerrados en su mundo no son tan despistados como aparenta. Mitch es de los que parecen que no van a dar un ruido y luego montan toda una orquesta y el talante de Susannah hace que aplaudas a la persona y te solidarices con ella. Calvin es de esos que le ves venir pero aun así mantienes la esperanza de que no sea como crees que es y luego resulta que te quedaste corta en tu valoración. Muy corta. La nota divertida y, en cierto modo cabal, la pone la señora Gamble. Un personaje entrañable el de esta mujer que es capaz de plantarse delante del estirado señor Faulconer y cantarle las cuarenta sin despeinarse.

El conjunto del «elenco» es de sobresaliente y cada uno de ellos por separado es digno de analizar. ¡Jesús! ¡No sabéis lo que he podido disfrutar con la historia! Es muy diferente a las novelas románticas habituales. Cada vez las autoras deciden desviarse más del guión pre-establecido y cada vez son más quienes se atreven con tramas que al final no son lo que parecían al principio y en cuyo desarrollo las sorpresas son muy bienvenidas pero… ¡leñes! ¿Tanto? Ese tanto no me lo esperaba, la verdad. Y ese tanto fue por lo que a mí la historia me ha encantado pese a no ser de las mejores novelas de SEP bajo mi humilde opinión.

Hay muchos motivos por los que leer esta novela es un disfrute pero sin duda alguna uno de ellos es por la relación entre las hermanas Faulconer. Entre Paige y Susannah existe cierta diferencia de edad y ciertas diferencias de caracteres que las han llevado a ser «enemigas». Entre ellas, los roces son frecuentes; cada una ve la vida de manera distinta y mientras Susannah se ha dedicado en cuerpo y alma a hacer de su vida el apoyo y el pilar que su padrastro necesitaba; la menor, la hija biológica de Faulconer, Paige, se ha mostrado siempre como una auténtica rebelde a la que su padre parece no solo no apreciar sino que ni ve y eso ha hecho de Paige un alma abocada a la autodestrucción y cuyo resentimiento es férreo. Por ello los giros que sufre esta relación fraternal se hacen tan especiales.

Os aseguro que pese a lo que podáis llegar a pensar o esperar de esta novela nadie prevé el final tal y como concluye cuando comienza a leer ¡Campeona!. Yo disfruté de lo lindo con ella y espero poder repetir experiencia sobre todo ahora que parece que las tendencias a apuntarse a lo inesperado está siendo una tónica general en las novelas de corte contemporáneo. ¡Bienvenida sea la originalidad y las novelas que no se ciñen a patrones pre-establecidos! Acompañad a Susannah en su aventura y ved con vuestros propios ojos como el destino de una mujer puede cambiar de la noche a la mañana a lo largo de su vida en varias ocasiones y de manera tan inesperada. Amaréis a un hombre que luego no resultará tan perfecto como parece y os conquistarán otros que no parecían tener mucho que ofrecer y terminaréis sintiéndoos parte de una aventura que sabes cómo empieza pero no cómo va a acabar aunque creas saberlo. «¡Campeona!» os hará subiros a una nube que, en cualquier momento se puede evaporar pero, tranquilas, no caeréis al vació, en vuestra caída os toparéis con otra más cálida y mullida de lo que jamás podríais soñar.