Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1252
castillos en el aire

Castillos en el aire

Ficha Técnica

  • Título: Castillos en el aire
  • Autor/a: Christina Dodd
  • Serie: My First 2
  • Reseña de: Shail

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

A su regreso de la Santa Cruzada, Raymond, conde de Avraché, confidente del rey y primo de la reina de Inglaterra, debe contraer matrimonio, por orden del mismísimo monarca, con Juliana de Lofts, una rica heredera y señora de dos importantes castillos. Pero, en varias ocasiones, la dama lo ha dejado plantado frente al altar, convirtiéndolo en el hazmerreír de la corte. ¿Quién es esta lady Juliana para desafiar la orden del soberano y no acudir a sus propios esponsales?

Raymond está determinado a averiguarlo y, para ello, decide ocultar su identidad y presentarse ante ella como maese constructor, a pesar de que no tiene ni idea de edificar fortalezas o barreras de defensa. Bajo este disfraz, el caballero descubrirá a una delicada dama de valor y astucia incomparables, una madre entregada y mujer indomable que guarda un secreto insospechado.

Valoración personal

Raymond, conde de Avraché es el confidente del rey pero además familiar de la  reina de Inglaterra. Posee riqueza y una buena posición pero aún así deberá contraer matrimonio porque el rey lo ha determinado. La novia es Juliana de Lofts, una dama con grandes riquezas que ha tenido la osadía de darle plantón por lo que Raymond decide ir al castillo de Juliana y casarse de una vez. Pero cuando estaba en las tierras de su futura novia se encuentra con ella y decide asumir una nueva personalidad, la de un joven constructor. Bajo este disfraz Raymond comienza a descubrir cómo es su Juliana, una mujer con una gran

 

«Castillos en el aire» es una historia romántica ambientada en la Edad Media. Eso ya le daba muchos puntos para que me gustase porque me encanta esta época. Que estuviera escrita por Christina Dodd le daba todavía más puntos porque es una autora que me gusta mucho. El hecho de que fuera una de sus primeras novelas no suponía ningún problema a primera vista, pero la verdad es que al final la inexperiencia de la escritora es la que ha marcado que esta novela no pase de ser regular. ¿Por qué digo esto? Porque a la autora se le va de las manos la historia, la alarga tanto (es un libro con muchas páginas si consideramos la media general de la novela romántica) que pierde toda su fuerza. Pero vamos a explicarnos un poco más.

 

La novela comienza con una terrible ventisca que hace que Juliana de Lofts, la dama del castillo, lo esté pasando muy mal para llegar a su hogar. Está sola en el camino porque su caballero principal le ha dicho que él no se mueve del pueblo porque la nieve lo cubre todo y es peligroso. Pero ella decidir regresar sola ya que no quiere dejar a sus hijas solas. Esta primera escena nos da pie a saber cómo es la protagonista: una mujer que tiene carácter para ciertas cosas (decidir salir pese a todo) pero es una blandengue para otras (ha dejado que su hombre la deje sola). No es un personaje que me haya gustado pero tampoco me ha horrorizado. Me gusta su papel como madre, es con sus hijas atentas y cariñosas; pero en otros momentos es absolutamente anodina por esa manía que tiene de que todos la vapuleen como quieran. Por una parte entiendo que la joven ha tenido una vida muy complicada, su padre y su marido la trataron de un modo horrible y ella lleva las secuelas. Lo que ya no me cuadra es que sea débil o fuerte según le convenga a la historia y no al personaje. La verdad es que tampoco ayuda mucho descubrir los motivos por los que tienen tanto miedo a los hombres porque son muy traídos por los pelos.  En fin, podemos decir mucho de esta protagonista, pero me quedo con que es un personaje que no está bien trazado y que tiene más defectos que virtudes.

 

En cuanto a Raymond da mucho juego, pero el entorno impide que brille con soltura. Como todos los buenos protagonistas masculinos es guapo, inteligente, y un muy buen partido, al fin y al cabo es primo del rey Enrique. Desde hace un año está comprometido con lady Julianna quien le ha dado plantón con diferentes escusas. Para casarse ya de una vez acude a los dominios de su prometida. Y aquí es donde el argumento se vuelve un poco loco porque no tiene sentido que este hombre tan poderoso decida mentir y hacerse pasar por arquitecto. Por suerte es un buen personaje, y que tenga mucho sentido del humor ayuda mucho.

 

Acompañan a los protagonistas diversos personajes, como las hijas de Julianna, Margaret y Ella, nos niñas con mucho encanto y nada repelentes. Añadimos a Keir, el gran amigo que Raymond conoció en  Tierra Santa y con el que mantiene una gran amistad. Nos quedan Valeska y Dagna, dos ancianas que parecen la versión femenina del Gordo y el Falco, y que dan bastante repelús por ser unas entrometidas.

 

Si nos centramos en la historia volvemos a tener problemas porque está dividida en dos partes muy concretas. La primera es la del encuentro, la mentira, y la de la construcción de una muralla que no va a durar mucho. La segunda es cuando Raymond ya aparece como lo que es; es donde se desarrolla la parte de intriga y peleas.

 

La primera me ha gustado, es muy entretenida gracias a las bromas de Keir y a la actitud de Raymond empeñado en construir una muralla a pesar de que no tiene ni idea. La segunda peca de ser muy pero muy larga. Está llena de escenas de relleno que no aporta nada de nada. Aquí se podría meter la tijera y cortar unos cuantos trozos.

 

En fin que «Castillos en el aire» es una novela que no me ha terminado de gustar. Estaría mejor si le quitaran algunas (muchas mejor dicho) páginas y le dieran un poco más de personalidad a su protagonista.