Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1123
corazon fiel

Corazon fiel

Ficha Técnica

  • Título: Corazón fiel
  • Autor/a: Arnette Lamb
  • Serie: Clan MacKenzie 5
  • Reseña de: Shail

Puntuación

4.0/5 rating (3 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Virginia MacKenzie desapareció hace diez años. Cameron, su prometido, debía viajar a Francia, y Virginia no iba a permitir que se separara de ella. Compró un pasaje que la llevara junto a su amado, pero el capitán del barco decidió que sería más ventajoso para él llevarla hasta las colonias americanas y venderla al dueño de una plantación.

Durante todo ese tiempo, Cameron ha continuado con la búsqueda de su gran amor, incluso cuando el resto de la familia de Virginia había abandonado debido al paso del tiempo y al desánimo; pero no es hasta ahora, en el momento en el que empieza a perder la esperanza de encontrarla, cuando halla un indicio que puede llevarlo junto a ella.

Sin embargo, Virginia ya no es la jovencita inocente que desapareció. Se ha convertido en una hermosa joven, con demasiados recuerdos dolorosos, demasiadas cosas que esconder, cuando descubre que, al fin, podrá regresar junto a las personas que ama. Todo un muro de secretos que Cameron tendrá que derribar si desea hacerla feliz.

Valoración personal

«Corazón fiel» en el último libro de la serie de los MacKenzie de la autora Arnette Lamb. En él se descubren algunos secretos y se resuelve todo el problema que había surgido con la desaparición de Virginia Mackenzie años atrás.

 

La historia comienza cuando Cameron Cunningham, el recién prometido de Virginia antes de que ella desapareciera, descubre una curiosa marca en unos barriles procedentes de una plantación de las colonias americanas. No le daría importancia a esta marca sino no fuera porque es casi igual al símbolo que Virginia había ideado para ellos y que había bordado en un pañuelo. Después de años de infructuosa búsqueda de su prometida, buscando y preguntando en todos los puertos por los que ha navegado parece que por fin ha encontrado una buena pista para descubrir el paradero de la joven desaparecida. Las esperanzas de recuperarla son grandes a pesar de que sus padres, los duque de Mackenzie la dan por muerta desde hace años. Cam se embarca con algunos parientes de la joven rumbo a las colonias americanas del sur para buscar más información y para sus sorpresa se encuentran que allí vive Virginia desde hace años.

 

Este último libro es el cierre de toda la serie y se nota en el deseo de la autora de dejar a los personajes bien colocados y felices por ello la historia final debería ser la de Virginia. Salvo en el caso del primer libro, que nos cuenta la historia de amor de los padres de la joven, en el  resto de las novelas, que son las de sus hermanastras mayores siempre pesaba la desaparición de la joven. Un peso que tiene mucho protagonismo en el caso de Seducida pues Agnes, su protagonista había dedicado su vida a la búsqueda de su hermana pequeña porque se sentía culpable de no haberla vigilado bien ese día. En esa novela aparece también Cameron Cunningham, quien también buscada a  la joven.

 

Con respecto a este libro  esperaba grandes cosas, después de haber leído todos los anteriores y de ser historias que si bien no me provocaban grandes dosis de entusiasmo, eran novelas muy agradables de leer. Pero con «Corazón fiel» no ha sido así, ha sido una novela a la que no le he cogido el punto en ningún momento, quizá porque tenga un comienzo que chirría mucho a mis oídos y que después lastra todo el desarrollo posterior. Me refiero a que cuando comenzamos la novela estamos en 1779, allí descubrimos a Cameron quien con dieciocho años desea salir de Escocia y embarcarse el alguna que otra aventura, en los barcos de los Mackenzie, antes de asentar la cabeza con sus recién prometida Virginia, hija de lord Mackenzie y que tiene sólo diez años de edad. Sinceramente no entiendo cómo la autora ha podido «comprometer» a esos dos con semejante diferencia, es cierto que si uno tuviera 28 y el otro 20 no pasaría nada, pero es que ella tiene sólo diez años, y para colmo no se comporta como si tuviera esa edad, es caprichosa, mandona y tiene algo amedrentado  a su prometido, si tuviera que decidir quién lleva el peso de la relación diría que es la marimandona de Virginia, que además es super cursi. En definitiva no me ha gustado el personaje de la niña porque además el hecho de haber «desaparecido» solo es una muestra de su estupidez.

 

El caso es que Virginia termina en una plantación como esclava-criada blanca, sometida a trabajos duros y sin posibilidad  de escapar. La justificación para no dar muestras de vida a su familia durante todos esos año es que sentía vergüenza y no sé qué más, justificación que se cae por su propio peso. Para liar más la cuestión cuando llega Cameron y su familia a la plantación solo se le ocurre mentir, decir que no pudo mandarles ningún mensaje porque está amnésica, vamos que ha perdido la memoria. Lo curioso es que está desmemoriada cuando le conviene porque a pesar de «decir» que no recuerda a Cameron no le importa liarse con él nada más «verlo» por primera vez.

 

Es evidente que no me ha gustado el personaje de Virginia hay en ella un toque de falsedad, arrogancia y egoísmo que no me gusta, a pesar de que la autora ha intentado convertirla en víctima debido a sus «revisiones mensuales».  Con respecto a Cameron, me ha gustado más, es un personaje más agradable pero pierde puntos cada vez que está con sus amada.

 

Pero el problema no está solo en los personajes sino en el desarrollo  de la historia. Puedo dejar de lado la torpe escusa de Virginia de no ponerse en contacto con sus padres para decirle donde estaba, puedo con esfuerzo creerme lo de la pérdida de memoria pero no paso por la rapidez con la que ambos protagonistas se lían. Es prácticamente volver a verse, y decir «te encontré» cuando los dos están en la cama. La relación de estos dos me ha parecido meteórica y el problema es que es una relación que arranca de un «amor» entre un chico de dieciocho años y una cría repelente de diez.

 

Por otro lado los secundarios le quitan muchísimo protagonismo a los principales. Al principio están los padres de la joven, Lachlan y Juliet (que después de años sin ver a su hija se largan a la menor oportunidad en vez de estar con ella),  la autoritaria Agnes y su comprensivo marido.

 

La verdad es que para ser el final de una serie que arrancó muy bien en su primer libro y se mantuvo con dignidad en las siguientes, este último libro es una decepción total. Lo único buen es que se deja leer.