Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 11 Junio 2012, Visitas en web: 988, Visitas en foro: 447
cortina de humo

Cortina de humo

Ficha Técnica

  • Título: Cortina de humo
  • Autor/a: Sandra Brown
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: Noelia Amarillo

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Cuando la periodista Britt Shelley despierta y se encuentra en la misma cama que Jay Burgess, detective estrella del departamento de policía de Charleston, es incapaz de recordar cómo ha llegado allí… O por qué Jay está muerto. Atractivo y mujeriego, Jay fue el héroe de un trágico incendio que cinco años atrás destrozó la comisaría de Charleston. El bombero Raley Gannon, amigo de infancia de Jay, no trabajaba el día del incendio, pero recibió la misión de investigar sus causas. La pesquisa nunca concluyó porque, una noche calamitosa, la vida de Raley se hizo añicos.
Traicionado por la gente en quien más confiaba, Raley se vio obligado a renunciar a la mujer que amaba y al trabajo al que se había consagrado.

Al mismo tiempo que avanza la investigación sobre la muerte de Jay, y que crecen las sospechas en torno a Britt Shelley, Raley Gannon comprende que la periodista es tal vez su única posibilidad de obtener una revancha personal y, ante todo, de hacer justicia por las siete víctimas fatales del célebre incendio.

En Cortina de humo, una fábula sobre la corrupción —y sobre quienes se atreven a denunciarla—, Sandra Brown ha logrado su novela más intensa y abrasadora.

Valoración personal

Ante todo, una acotación al resumen de la editorial… esta novela ni es la mas intensa ni es la mas abrasadora de Sandra Borwn… de hecho, es igual de intensa y abrasadora que casi todas sus novelas, impecable y exigente con el lector, en tanto en cuanto le obliga a no perder de vista ningún dato, ninguna escena, ningún dialogo, a estar con los ojos bien abiertos y la mente muy receptiva, a mirar por encima del hombro (metafóricamente hablando) por que todas y cada una de las pistas que da son primordiales para el descubrimiento del cerebro malvado que dirige la trama y a los personajes, como si de marionetas se trataran… Una novela totalmente adictiva, llena de giros insospechados, y en la que ¡milagro! El cerebro maquiavélico que fastidia la vida a los protas no se ve venir… o tal vez si… o a lo mejor es quien tú piensas… o lo mismo es otro que no habías considerado… Una novela de morderse las uñas y tirarse de los pelos… Pero… como siempre digo, empecemos por el principio.

Y el principio es ni mas ni menos que nuestra protagonista femenina, Britt se despierta después de una noche de ¿juerga? En la cama, al lado de uno de sus antiguos amigos, Jay un policía, y que resulta que este está muerto, y por si fuera poco, ella no recuerda una mierda de lo que sucedió la noche anterior. ¡Vaya comienzo señoras! Continuamos con interrogatorios por parte de la policía que no la ve con buenos ojos, ni la considera tan inocente como ella dice ser, presenciamos una rueda de prensa en la que ella cuenta al mundo los avatares de esa terrible mañana en que despierta con un muerto a su lado y no recuerda nada (aprovechando que ella es periodista televisiva y tiene a los medios a su alcance), pasamos por un momento de soledad absoluta, cuando todos los “amigos” que tiene la dan la espalda… por lo menos hasta que se demuestre su inocencia, no vaya a ser que les salpique la mierda. Y llegamos pocas paginas mas adelante a la increíble forma que tiene Raley (el protagonista masculino) de presentarse ante ella y darle a conocer su caso, un caso muy similar al que ella esta pasando y que le arruinó total y completamente la vida.  Y aunque parece que he contado mucho, de hecho no he contado ni cuarenta paginas… y por supuesto no voy a contar mas… ya sabéis cuan malvada y cruel puedo ser…  

Y ahora bien, diseccionemos un poco.

Estamos ante una escritora que sabe escribir y lo demuestra con cada una de las palabras impresas.
Como viene siendo habitual en sus libros, no decepciona, sino todo lo contrario, triunfa por completo en esta novela de guión elaborado, trama oculta, personajes bien dibujados y situaciones a veces extremas. Con un control exquisito de todas y cada una de las escenas, sin dejar nada al azar pero con giros arguméntales totalmente imprevistos (al menos por mi… “no lo vi venir”) que te hacen echar la vista atrás a lo leído y decirte… Joder, joder, joder… ¡como no lo vi! poniendo todos los datos sobre el tapiz y dejando que seas tu misma la que cuando llega el desenlace te des de cabeza contra la pared por haber sido tan obtusa y haberte dejado comer el coco de esa manera… MAGISTRAL.

Los personajes… uffff…

Raley, un bombero vocacional que ha dedicado toda su vida a su profesión, estudiando desde niño con la meta fija de ser el mejor bombero e investigador de incendios, al que una mala pasada de sus supuestos amigos le ha arruinado la vida. Un hombre, que aunque por supuesto no es normal ni corriente, a ver que tipo tiene el cuerpo, el carácter y la complexión física Raley ¡Ja!, si tiene tantas dosis de realidad que se hace totalmente creíble. Un hombre que esta inmerso en un pasado que no comprende y cuya máxima prioridad es desentrañar. Un hombre de vuelta de todo, con un carácter un tanto agrio (borde, como todos sus protas) endurecido pero con su pizquita de corazón… Vamos el típico prota de Sandra Brown que nos hace babear… eso si… SIN BIGOTE (aunque algo barbado)

Britt, una periodista ambiciosa, reconocida por los medios y con una carrera en alza, que se encuentra de buenas a primeras en el ojo del huracán, y a la que como se despiste no solo le arruinan la vida, sino que se la arrebatan. Una mujer con una curiosidad implacable, y una fragilidad que no es tal. Femenina, cultivada, dueña de su vida y con cierto grado de inseguridad que la hace bastante real.

Los secundarios… bien reflejados, con sus personalidades muy cuidadas y diferentes unos de otros. El viejo ermitaño que vive sobre mierda en una cabaña perdida de la mano de dios, el hombre rico en bienes materiales y miserable en su vida personal, el fiscal que ha llegado a lo mas alto, que no sabes si es bueno, malo o todo lo contrario, la jueza amiga de infancia del bombero, que aun estando en un punto critico de su carrera corre a echarle una mano, el policía muerto en la primera pagina, del que poco a poco Sandra Brown nos va desgranando una personalidad que no es ni tan bonita y ni tan perfecta como parece en un principio, el hijo atormentado por no haber satisfecho las expectativas de su padre… y mas y mas y mas.


La ambientación.

La ciudad, Charleston. Descrita con conocimiento de causa, con sencillez, con pocas palabras que reflejan a la perfección los lugares que los protas recorren, sin perderse en las descripciones adjetivadas y aburridas.

Los bosques, las cabañas de madera con pocas comodidades, pintorescas y agradables para pasar un fin de semana en el campo, la manera de vivir ermitaña y salvaje en contraposición a la vida de ciudad, de los ricos y poderosos…

Las carreteras, secundarias y escondidas que no salen en los mapas, con sus baches y su polvo. Las vías de ciudad con su tráfico y semáforos, donde los coches se persiguen unos a otros. Con sus moteles de carretera y el trafico permanente.

La editorial.

Bueno, es la primera vez que leo un libro de esta editorial “Mosaico” grupo “Norma” y debo reconocer que no esta nada mal. Márgenes cuidados, capítulos que empiezan en la página derecha (si no me falla la memoria) letra clara, ni muy grande ni muy chica. Buena coloración de página, papel firme y no demasiado blanco. Buena apertura de lomo. Tapa dura con sobrecubierta, lo cual me encanta, por que quito la sobrecubierta y se me queda una tapa dura y negra, que puedo toquetear a placer sin el remordimiento de que queden mis dedazos impresos en ella. La traducción… mi caballo de batalla. No esta mal. A veces se lían un poco las frases, pero no creo que sea culpa del traductor, sino de la propia Sandra Brown, que con tal de confundirnos no deja títere con cabeza. Faltas ortográficas no he visto ninguna, aunque seguro que alguna habrá. En resumidas cuentas. Me ha gustado mucho la labor editorial y correctora del libro.

La temática.

Suspense con un ligero toque romántico y un par de escenas hot que quitan el aliento. Quien espere encontrar una historia de amor al uso, donde el tema principal sean el amor, la pasión y el ñaca ñaca, que no se moleste en comprar el libro. No lo va a encontrar. Ahora si lo que busca es una novela excepcional, de estas de morderte las uñas, con personajes atractivos y coherentes, emociones encontradas, una trama muy bien hilada y eso si, un poco de historia romántica por medio… que no se lo piense dos veces, por que no se decepcionara.

Mi nota… un 9.50 (sigue insuperable el 10 de testigo e imagen en el espejo)