Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 981
Cuando el corazón perdona

Cuando el corazón perdona

Ficha Técnica

  • Título: Cuando el corazón perdona
  • Autor/a: Ruth M. Lerga
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Londres, 1823. Nicole Saint-Jones no ha podido olvidar el daño que le causó Lord Richard Illingsworth un año atrás. El único hombre que le había parecido honorable, caballeroso y divertido había resultado ser un farsante. A pesar de no estar enamorada —o al menos eso cree—, no ha podido olvidarlo, pero de ninguna manera está dispuesta a perdonarlo.

Sin embargo, las circunstancias harán que Nicole y Richard no tengan más remedio que encontrarse con frecuencia. ¿Soportará Nicole ver que Richard corteja a otras damas en su presencia? ¿Tolerará el orgulloso vizconde ver a Nicole en brazos de otro hombre?

La pareja de protagonistas se encontrará envuelta en una lucha constante de voluntades, malentendidos, celos y situaciones divertidas que harán las delicias de las lectoras.

Valoración personal

«En ningún momento fue mi intención que te enamoraras de mi, Nicole. Lamento que ocurriera.»

¿Se puede meter más la pata en menos tiempo? ¿Se puede ser más necio y presuntuoso? Pues no, pero es que cómo podéis apreciar, Richard es un experto en cagarla a base de bien. Su disculpa ante nuestra protagonista no puede ser más lamentable y penosa. Pero ¿qué se puede esperar de alguien que tiene la sensibilidad de una ameba?

Os estaréis preguntando qué necesidad tiene él de disculpase con la bella Nicole. Pues os cuento: Cuando lord Richard Illingsworth supo que su hermana Judith estaba siendo cortejada por James, el duque de Stanfort, decidió pagarle con la misma moneda y seducir a su hermana Nicole. Brillante idea la de aquí nuestro aspirante a Don Juan. Pero claro, el quid de la cuestión está en que James sí iba en serio con Judith, mientras que Richard sólo estaba utilizando a Nicole. ¿El resultado? Pues el consiguiente escándalo familiar al enterarse de los hechos y las riñas y disputas que se producen cada vez que estos dos se encuentran en la misma habitación.

Cada vez que lo veía, Nicole no tenía más remedio que hacer de tripas corazón para no lanzarse a su cuello y ahogarlo en el momento, mientras que Richard aguantaba con aplomo, es un decir, los envites dialecticos de esta leona furiosa. Lamentablemente para ellos, tenían que aguantarse a la fuerza, porque sus hermanos estaban casados y además ambos eran orgullosos padrinos del primer hijo de la pareja, Alexander, al que los dos adoraban. ¿Cómo entonces conseguir la armonía? Judith lo tiene claro: Richard tiene que disculparse con Nicole, cuanto antes mejor.

Y por esto, Richard se encuentra ante Nicole, desplegando un «lo siento» que a esta le hace cuestionarse qué pudo haber encontrado en él para pensar que su futuro esposo debería ser alguien similar. Pero nuestra protagonista no es de esas que se amedrantan, y con una respuesta que lo deja boquiabierto al estilo besugo, le deja bien claro que no está enamorada de él, y que nunca lo ha estado. ¡Dios, la carcajada que solté con estas palabras! Aunque aquí entre nos, esto lo dice con la boca pequeña, para qué vamos a mentirnos.

«Cuando el corazón perdona» es la primera novela publicada de Ruth M. Lerga, una autora que debo confesar me ha sorprendido. Comencé la lectura con ciertas reticencias pues había escuchado comentarios sobre que la historia era sosa y lineal hasta aburrir. Yo no puedo hablar por los demás, pero en lo que concierne a mí, permitidme la licencia de decir: ¡Válgame la Magdalena! ¡Esta novela tiene muuucha miga!

Al sumergirme en la historia no pude evitar la sensación de que esta novela tenía una primera parte, o debería haberla tenido. Ese gusanillo romántico que todas tenemos despertó mi curiosidad por la historia de James y Judith, y naturalmente, las consecuencias que ella tuvo en sus dos hermanos. Los coqueteos, la seducción, la venganza, la boda; no hubiese estado nada mal haber podido leer y conocer con detalle los hechos que han conducido a cada uno de sus protagonistas al relato presente. O quizás esta historia sí exista y, simplemente, no hemos sabido de ella; sea como fuere, hubiese estado bien verla publicada.

Esta claro que el pasado pesa sobre cada uno de los protagonistas de forma diferente. Casi se me rompe el alma cuando James le dice a su hermana que, si el hombre que elige para casarse resulta no ser tal como esperan, siempre tendrá un lugar en su casa. Particularmente, en ese mismo momento, yo le hubiera atizado a Richard en la cabeza por cenutrio. ¿Se puede ser más…? ¡Arggg! Comprendo totalmente a Nicole en su forma de tratar a Richard por romperle el corazón, aunque ella diga lo contrario, pues solo él es el culpable.

El único culpable de que llegado el momento de casarse, pues ya tiene una edad en la que debe formar su propia familia, no pueda evitar comparar a sus pretendientes con él, y que su lista de requisitos que debe cumplir su futuro esposo cuadre casi en su totalidad con la personalidad de él. Aunque sólo por el gusto de rechazarlo, lo añade en su lista de candidatos para luego tacharlo con diligencia. Y es que si él es un granuja, ella es masoquista. ¡Vamos, anda que no!

Me ha encantado, no; me ha entusiasmado, no; bueno, no voy a comenzar a decir adjetivos porque no voy a dar con el idóneo para decir lo mucho que me ha gustado y me ha sorprendido la relación entre la pareja protagonistas. Desde las primeras páginas se nota la tensión sexual no resulta entre ellos, ejem, ejem, tantas disputas, tantos desafíos… Los constantes combates de ingenio, las bromas, las pullas, los sarcasmos inocentes, y no tanto, las provocaciones que van y vienen; todo esto no hace sino confirmar el deseo que sienten el uno por el otro. Deseo que cuando explote, los podrá en un serio aprieto. ¿Os imagináis si estos dos se casaran la que podrían formar? Os dejo que lo descubráis por vuestra cuenta.

Lo que sí os puedo decir, es que por lo menos yo, he disfrutado de lo lindo con esta novela, que por momentos parecía una mezcla entre «La fierecilla domada» y «Mucho ruido y pocas nueces». Nicole es una leona, domada por la buena sociedad, pero leona al fin y al cabo, y no se corta un pelo a la hora de lanzarle dardos a Richard, aunque sus formas sean elefantes y sutiles, como marcan las normas de comportamiento. Richard es atractivo, seductor, divertido, pícaro, vamos, un sinvergüenza al que no puedes evitar cogerle cariño. Para desgracia de Nicole, y de cualquier fémina, incluida yo, ya que estamos. Con semejantes caracteres, y los líos en los que se meten, no es de extrañar que parezcan como salidos de una tragicomedia.

En «Cuando el corazón espera» viviremos una apasionada de amor, una comedia de enredos llena de encuentros y desencuentros, persecuciones y huidas, batallas dialécticas, besos y bofetadas, agravios y reconciliaciones, duelos por honor, y un sinfín de situaciones que hacen de ésta la novela perfecta para pasar una tarde divertida. No podrás evitar soltar más de una carcajada con las aventuras y desventuras de esta singular pareja. Aunque también se te escapará alguna que otra lágrima… Con un emotivo final que te hace sonreír como una boba, esta novela es el claro ejemplo de cómo el amor puede triunfar sobre el rencor.