Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 21 Febrero 2019, Visitas en web: 237
Mascara

Detrás de la máscara

Ficha Técnica

  • Título: Detrás de la máscara
  • Autor/a: Adriana Rubens
  • Serie: Whitechapel 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

La Revolución industrial ha convertido Londres en una ciudad de grandes desigualdades económicas y sociales. Kathleen Sweeney nació en Whitechapel, uno de los barrios más pobres. Se habría convertido en lo que muchos considerarían una «rata de alcantarilla», si no hubiera sido por un giro inesperado del destino, que ha hecho de ella la prometida del marqués de Dunmore. Pero un nuevo imprevisto amenaza con ensombrecer su porvenir: acaba de recibir en herencia el Jardín Secreto, un exclusivo prostíbulo.
A Nicholas Richmond, marqués de Dunmore, la vida lo ha bendecido desde la cuna. Nacido en el seno de una de las familias más poderosas del país, está acostumbrado a que todo el mundo le rinda pleitesía. Se enorgullece de ser un hombre frío, que mantiene sus sentimientos bajo control... hasta que el beso de una inocente muchacha se convierte en su obsesión y una misteriosa mujer enmascarada termina por robarle el corazón.

Valoración personal

En el momento de su publicación «Detrás de la máscara» me pasó desapercibida, incluso a pesar de ser la ganadora del premio Vergara de Novela Romántica. En algunas ocasiones ves la portada de una novela y/o su argumento y crees que es más de lo mismo. Pero siempre se puede rectificar, y al conocer que se trataba de la primera entrega de la serie «Whitechapel» decidí darle una oportunidad. Qué equivocada estuve en mi primera apreciación, pues Adriana Rubens ha creado una historia original e irreverente, con una trama centrada en la crítica social como trasfondo, que hace las delicias de cualquier amante de la romántica histórica.

Según los cánones de la sociedad, Kathleen Ann Sweeney sería considerada una «rata de alcantarilla». Nacida en los bajos fondos de Whitechapel, tras la muerte de su madre es recogida por su tía Heather y enviada a un internado para señoritas. Allí se codeará con otras chicas de su edad y aprenderá a comportarse como una verdadera dama. Tras diez años en la escuela, el destino parece sonreírle pues no sólo se ha convertido en todo un ejemplo de elegancia y educación, sino que ha logrado un compromiso con uno de los solteros de oro de la aristocracia, Nicholas Richmond, marqués de Dunmore.

Pero un nuevo revés ensombrece su prometedor futuro, su tía Heather muere en extrañas circunstancias dejándole como herencia un negocio nada respetable para una joven dama: El Jardín, uno de los más afamados prostíbulos de la sociedad. Hacerse cargo del establecimiento no hará más que dañar su reputación, pero hasta que la incógnita sobre la muerte de su tía no quede resuelta, Kathleen no tiene otra elección que aprender los entresijos del negocio. No obstante, y al contrario de lo que esperaba, acometer tal tarea le hará reencontrarse con su prometido y experimentar las mieles y los sinsabores de la vida de una forma que jamás creyó posible.

Nicholas Richmond es la oveja negra de su familia, mientras sus padres y hermanos son expresivos y cariñosos en público, él es un hombre serio y adusto que mantiene sus sentimientos bajo control. Solo una persona es capaz de sacarle de sus casillas, Kathleen Ann, la mejor amiga de su hermana Samantha. Desde niños, ella se convirtió en un tormento constante hasta el día que la vio transformada en una autentica belleza. Entonces se convirtió en una verdadera obsesión que culminó con un beso que marcará toda su vida. Consternado por su falta de autocontrol, decide poner tierra de por medio entre ellos

Dos años después, Nicholas regresa de tierras americanas para hacer frente a su compromiso, pero nada resulta como lo había planeado. Un inesperado encuentro con Diana, la regente del burdel El Jardín Secreto, pone de manifiesto que sus sentimientos hacia su prometida no son tan férreos como creía. Una prometida que parece querer evitar encontrarse con él rechazando todas sus visitas. Desentrañar el misterio que envuelve a estas dos mujeres y resolver el caos en el que pronto se ve envuelto se convertirá en su prioridad. Cada encuentro con Diana enardece su sangre mientras que su corazón late presuroso por ver a Kathleen y comprobar que sigue siendo la mujer de su vida.

Adriana Rubens ha creado una historia bastante original dentro de la romántica histórica. Cierto es que hay algunas similitudes en la trama con otras novelas, como una herencia inesperada y nada deseada, o la desafortunada procedencia de uno o los dos protagonistas, pero resulta novedosa la forma en que la autora trata el tema de la prostitución infantil, la crueldad inherente a los bajos fondos y la corrupción en todas las esferas. Cabe destacar la evolución que sufre esta heroica durante el relato, pues desconociendo las miserias a las que tienen que hacer frente las clases más pobres no duda en ir contra lo establecido para ayudar a quienes más lo necesitan. Verdaderamente admirable.

La fuerza de esta protagonista es innegable y su resolución por conocer la verdad sobre el asesinato de su tía incansable. Sobre todo, cuando conoce que el culpable de su muerte es el mismo hombre que trata con mujeres y niños con total impunidad. Kathleen verá amenazada no solo su reputación, sino también su vida si sigue involucrándose en negocios que no le competen. Aunque la verdadera identidad del malhechor es un misterio que se mantiene durante toda la novela, lo que me hizo sospechar que había un lobo con piel de cordero. Efectivamente, la verdad se desvelará en las escenas finales, donde Nicholas demostrará ser un verdadero héroe y estar dispuesto a todo por salvaguardar la integridad de su amada.

Las escenas que la pareja comparten no tienen desperdicio, me esperaba un romance más trágico por el aura que envuelve la novela y los temas que toca, pero quizás por eso precisamente la autora ha querido desdramatizar y quitar tensión ofreciéndonos un romance que te hace soltar más de una carcajada. En más de una ocasión me he descubierto riéndome de las peripecias de estos dos, pues ninguno de los dos se aclara con respecto al otro. Sus discusiones, sus quiero y no puedo, son la salsa de la novela, que culmina de un modo desternillante con intervención de suegra incluida. No las tenia todas conmigo cuando Nicholas hizo su aparición en escena como protagonista, pero a lo largo del relato ha logrado conquistarme y convencerme de que merece a Kathleen como pareja.

Como he mencionado, y al contrario de lo que ocurre con otros libros, no estaba convencida de que el protagonista hiciera su aparición. Debo confesarlo. Lo siento por Nicholas, pero tan enfrascada estaba en la apasionante nueva vida de Kathleen que ni lo vi venir. O quizás es que mi atención estaba puesta en otra parte, más concretamente en el infame Connor MacDunne, mano derecha de Kathleen en el burdel y un absoluto rompecorazones por lo que se puede intuir. Un personaje que me encantaría ver en acción como protagonista y de la mano de una dama un tanto rebelde que le hará sudar bastante, si mis cábalas no me fallan. Sea como fuere, de seguro seguiré al tanto de esta serie en espera de que su autora nos deleite en las próximas entregas con historias de amor tan deliciosas como «Detrás de la máscara».