Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 27 Marzo 2019, Visitas en web: 322
Arquitecto

El arquitecto de la canción

Ficha Técnica

  • Título: El arquitecto de la canción
  • Autor/a: A.G. Howard
  • Serie: Corazones embrujados 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Juliet Emerline es una joven sorda que se gana la vida cosiendo en su casa, en la Inglaterra victoriana. Un rico arquitecto, Nicolas Thornton, desea comprar la f inca en la que vive Juliet, pero la joven se niega. Una noche, se le aparece Hawk, el fantasma de un noble inglés, que canta una melodía que solo ella puede oír.
Hawk acusa a Thornton de su muerte. Cuando Juliet decide ayudarle en su venganza, descubre que nada es tan sencillo: Thornton despierta su lado más sensual, mientras que Hawk y sus canciones conmueven su espíritu. Pronto será demasiado tarde para su corazón...

Valoración personal

«El arquitecto de la canción» es la primera novela que leo de A.G. Howard, conocida autora de la serie Susurros. Nos encontramos ante la primera entrega de Corazones embrujados, una nueva serie que a todas luces promete ser una delicia; no solo por su ambientación, situada en la época victoriana, sino por ese elemento paranormal al que particularmente soy tan adicta. Me ha sido imposible resistirme a su argumento y a su bonita portada, que transmite a la perfección esa atmósfera oscura y gótica, tan de otro mundo, que rodea toda la historia. Un relato plagado de momentos casi poéticos que te animan a seguir leyendo sin parar hasta desvelar el misterio final.

Juliet Emerline ha vivido los últimos once años emulando una mentira. Un grave caso de paperas la dejó sorda cuando tenía ocho años y le costó la vida a su padre, a quien contagió. Durante este tiempo, su madre y su tío, que se había hecho cargo de ellas, la animaron a ocultar su discapacidad por miedo al rechazo de la sociedad. Así la joven se ha convertido en una experta en leer los labios e interpretar las expresiones faciales, así como a modular el volumen de su voz para no delatar su anomalía. Una limitación que se ha convertido en un don gracias al cual puede detectar la falsedad oculta en las palabras. Es su defensa ante un mundo hostil que no perdona la diferencia.

Por desgracia, el fallecimiento de su madre deja a Juliet huérfana y desamparada. Enfrentarse a una casa vacía le resulta doloroso, por eso tras el funeral decide dar un paseo por el cementerio. El futuro que se le presenta no resulta esperanzador y su tío le aconseja que venda el que hasta ahora ha sido su hogar y así comenzar de cero. Pero por muy dura que se le antoje la soledad, desprenderse de su casa sería lo ultimo que haría. En su pensativo deambular, Juliet topa con una escena que despierta su curiosidad. Un hombre se derrumba ante una tumba cuya lapida solo exhibe un nombre: «Hawk». Cuando el desconocido se marcha, algo llama su atención en la sepultura. Una rosa que decide llevarse con ella.

Más tarde, descubre la identidad de ese desconocido. Ni más ni menos que lord Thornton, el mismo hombre que desea su propiedad desde hace meses. Juliet se pregunta qué tiene de especial esa tumba para el vizconde. Una incógnita que no tardará en despejar. Y es que para su sorpresa, la flor robada encierra otro misterio. Al acariciar sus pétalos, un fantasma se presenta ante ella. Un hombre que responde al nombre de Hawk y que canta una melodía desconocida que puede oír. Un invitado que no recuerda quien es ni las causas de su muerte, solo sabe que lord Thornton guarda relación con el asunto. Descubrir la verdad embarcará a Juliet en una aventura en la que corre el riesgo de enamorarse de un fantasma o, peor aún, perder el corazón por un hombre que parece ser un asesino.

A.G. Howard nos relata la historia de un amor imposible, intangible e imperecedero. El objeto de este amor es Juliet, una joven que debido a su minusvalía no cree poder vivir una vida normal como el resto de las damas. No obstante, ella es una mujer independiente, con un pensamiento moderno e ideas propias. Por eso no se deja amilanar ante el desolador panorama que se cierne sobre ella en su nueva situación. La aparición de Hawk le dará la oportunidad de vivir por primera vez lo que es sentirse deseada y corresponder a un sentimiento que colma su sombría existencia de alegría y felicidad. Una dicha que no quiere dejar escapar aunque sabe que en algún momento deberá abandonar su mundo imaginario.

Hawk es su compañero en ese mundo de sueños que ayuda a Juliet a soportar mejor su aciago presente. Es un hombre noble, divertido y valiente que hace vibrar su corazón y con quien puede comunicarse sin ninguna barrera. Un espíritu pícaro al que es imposible resistirse. Su pasado es un misterio, una incógnita que le aflige y le atormenta. Un sufrimiento que Juliet intentará aliviar arrojando luz sobre su trágica existencia. Los primeros capítulos de la historia están llenos de magia y complicidad. La conexión entre ambos es una completa comunión de almas. Una unión que ambos buscan el modo de materializar. No obstante, la realidad se impone a la fantasía, y viene de la mano de lord Thorton.

En contrapunto al universo de ilusiones de Hawk, el vizconde le ofrece la oportunidad de una nueva vida y formar su propia familia por medio del matrimonio. A cambio de su casa y las tierras que la acompañan como dote. Juliet se resiste a ceder a sus demandas pero, cuando la oportunidad de saber la verdad sobre lo que le ocurrió a Hawk se presente, no dudará ni un segundo. Un compromiso que arrojará luz a la historia en común de dos hombres muy distintos. Dos caras de una misma moneda que me han mantenido cautiva hasta el final en una red de mentiras, asesinatos, codicia y traición que le hará replantearse a Juliet quien es el verdadero destinatario de la música que emite su corazón.

Sin duda, ésta es una obra preciosa, con un punto de tristeza y melancolía que le da aún más sentido a lo hermoso de la narración. No he querido desvelar todos los entresijos de la trama, pues hacerlo estropearía la lectura. Solo puedo decir que nada es lo que parece y que el suspense se mantiene hasta el final porque es el foco argumental. La forma de narrar de su autora me ha sobrecogido, cada párrafo destila poesía y deja huella; las profusas descripciones, el carisma de sus personajes, los lúgubres escenarios, todo crea un ambiente fascinante que te envuelve y enardece tus sentidos. Una obra histórica inspirada en las grandes tragedias de amor, de esas cuyo eco perdura en el tiempo.