Novedades
Esencia
Última modificación: Domingo, 14 Octubre 2012, Visitas en web: 867
cazador suenyos

El cazador de sueños

Ficha Técnica

  • Título: El cazador de sueños
  • Autor/a: Sherrilyn Kenyon
  • Serie: Cazadores Oscuros 17
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

El hijo de la guerra y el odio, Cratos, pasó la eternidad luchando para los dioses que le dieron la vida. Él era la muerte misma, y cualquiera que se interpusiera en su camino era aniquilado… hasta el día en que se opuso a Zeus y fue condenado al exilio. Pero ahora un antiguo enemigo ha sido liberado, y solo Cratos puede acabar con él.

Como cazadora de sueños, Delphine ha dedicado su vida a proteger a los humanos de los depredadores que acechan nuestro inconsciente. Pero ahora su misión es otra muy diferente: tiene que convencer a Cratos de que luche en las filas del Olimpo. Peros seis mil años de castigo son difíciles de olvidar y Cratos ya ha tomado una decisión: luchará contra Zeus y consumará al fin su venganza.

El tiempo se agota. Si Delphine no consigue atraer a Cratos hacia su causa, la humanidad será exterminada y el mundo tal como lo conocemos dejará de existir.

Valoración personal

Cratos estaba en manos de sus enemigos.
Y ella tenía la misión de seducirlo o si no matarlo. Menudo follón.

Pues sí, como todas las historias de Kenyon. ¡Qué follón! ¿No os resulta conocida esta frase? La decía uno de los personajes de «Aquí no hay quien viva», el presidente de la comunidad de vecinos, cada dos por tres. Pero es que en este caso es muy cierta.

Os lo juro por lo más sagrado de mi mundo que empiezo a necesitar como agua de mayo de esta mujer un croquis o un cuadro sinóptico con un resumen de todos y cada uno de sus personajes principales y secundarios. Cada vez incluye a más dioses, a más protagonistas raros y un número mayor de relaciones eso sin contar con las historias narradas en segundo plano y que no puedes evitar que centren tu atención cuando escribe (aunque solo sea por encimilla) sobre ellas.

Innumerables personajes que van adquiriendo peso libro tras libro y que no puedes evitar montarte tu propio organigrama en la cabeza si bien éste ya está tan surcado de líneas y relaciones que acabas mareada. Por ello, lo dicho: señora Kenyon, editores o responsables, os lo suplico, pongan en algún sitio o regálennos con las próximas entregas un organigrama del universo Kenyon porque entre dioses atlantes, sumerios, panteón griego, dolophoni, cazadores oscuros, Óneiroi, were hunters, apolitas, daimons, demonios varios y demás parientes mi cabeza va a estallar en un libro u otro.

Pero dejando esto a un lado iré a mis impresiones sobre «El guardián de los sueños».

¿Qué decir? Pues en primera instancia comenzaré diciendo que parece que a Kenyon le gusta hacer sufrir, y mucho, a sus protagonistas. Me he leído con éste creo que son veintidós libros de ella (vamos, todos los que han salido al mercado) y puedo aseguraros que en muchos de ellos lo he pasado realmente mal con sus protagonistas. Si bien «Aquerón» se lleva la palma (lo que describe de Ash mejor me lo guardo en estos momentos porque no terminaría) pero es que Zarek, Kirian, NyKyrian y éste, Cratos, no tienen mucho que envidiarle. Si creía que Artemisa era una sádica… Zeus no le va a la zaga. ¡Menudo cabrón! (¿Es políticamente correcto usar esa palabra?) Tiene tripas sin estrenar. A medida que vamos conociendo a este rey-dios griego me va cayendo peor. Es un ser capaz de llegar a extremos insospechados para salirse con la suya. Lo que le hace a Cratos no tiene nombre. Cada vez me sorprendo más con estos dioses que nos describe Sherrilyn. Son crueles, la gran mayoría, no tienen ningún tipo de aprecio por la vida de sus congéneres ya ni cuento por la raza humana, en fin son una buena panda de sádicos los que se suponían que eran los protectores y en cambio otros que, por sus antecedentes, pudiéramos llegar a pensar que son los bichos malos de la película como Hades en realidad son los que tienen esa dosis de humanidad de la que el resto carecen.

Zeus me cae mal, bastante mal de hecho. Comienza a caerme peor que Artemisa y mirad que ésta no es que tenga toda mi simpatía pero Zeus además también es egoísta y es capaz de hacer cualquier cosa con tal de no perder su posición ante el resto de dioses por ello sus juicios son crueles y violentos, tanto es así que no duda en arrancarle el corazón inmortal a Cratos y desterrarle de por vida del Olimpo. Le condena a vagar por la tierra como un mortal más y además se encargará de que nunca posea nada y viva en la miseria más absoluta. Nada de una existencia acomodada como la de los cazadores para Cratos. ¡Qué va! Cratos deberá sufrir día tras día, años tras año, milenio tras milenio una existencia de pobreza y una muerte horripilante cada noche… por el resto de sus días.

Podría entender que se ensañara con él por haber perpetrado (¡yo qué sé!) un intento de asesinato hacia su persona. Pero… ¿por salvar la vida de un bebé? Sin palabras.

Luego tenemos a la chica. A Delphine, una cazadora onírica de padre desconocido y supuestamente madre mortal. Digo supuestamente porque a medida que avanzas en la historia se van revelando hechos y datos que dan un giro total a la historia. Si de algo no se puede acusar a Kenyon es de no tener una imaginación desbordante. En serio, esta mujer es capaz de dar giros y giros alrededor de una novela y dejarte mareada en algunos capítulos para luego salirte con pasajes y soluciones que se saca de la manga que te resultan (en ocasiones) inconce-bibles. Es capaz de tejer una tela de araña con sus palabras y hacerte creer que sabes bien por dónde van los tiros hasta que se saca de la manga una varita mágica y parte de la tela de araña la convierte en tela de saco dando una nueva imagen al conjunto.

Es difícil seguirla. El ritmo que imprime es bestial y cuenta mucho en pocas palabras por ello vuelvo a solicitar el cuadro sinóptico que antes pedía.

Aun así he de decir que consigue engancharme a sus historias por más disparatadas que pudiesen parecer y que sus personajes me resultan todos atractivos en una u otra manera. Incluso los cabrones como Zeus o Artemisa.

Otra de las cosas que me gustan de esta autora es cómo hace interrelacionar a protagonistas de libros anteriores con los nuevos y con los que han de venir. Cómo va preparando y abonando el terreno en cada historia para la siguiente y cómo es capaz de conseguir que te intereses por personajes que a priori no parecen importantes. Y sus finales son… (creo que la mejor manera de describirlos) IMPOSIBLES e INCREÍBLES. Ahí lo dejo.

Algo gordo se está cociendo en la cabeza de Kenyon y espero que sepa hacer estallar los fuegos artificiales que intuyo está preparando porque tiene una montada… que ni os cuento. Con cada libro está consiguiendo que Nick Gautier (que ha convertido en algo que no voy a revelar porque os lo reviento) adquiera una importancia extrema. Si ya nos dejó maravillada con la historia de Ash espero que con Nick no nos defraude pero también añadiré que estoy deseando, necesitando y rezando para que llegue a España la traducción de los libros de su historia. ¿Alguna editorial se atreverá a lanzar estas novelas supuestamente juvenil? Yo así lo espero como también espero que no tarden mucho en hacerlo…