Novedades
Esencia
Última modificación: Miércoles, 19 Junio 2013, Visitas en web: 1438
el contrato

El contrato

Ficha Técnica

  • Título: El contrato
  • Autor/a: Catherine Bybee
  • Serie: Casamenteras 1
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.0/5 rating (4 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

BLAKE HARRISON: Rico, noble, encantador... Y a punto de perder una inmensa fortuna si no encuentra esposa antes de dos días. Para solucionar su acuciante problema ha contratado los servicios de Sam Elliot, que no resultará ser el hombre de negocios que esperaba, sino una atractiva mujer, provocadora, atrevida y dueña de una voz digna de la más sensual de las operadoras de línea erótica.

SAMANTHA ELLIOT: Propietaria de la agencia matrimonial Alliance, soltera y fuera de la lista de candidatas... Hasta que Blake Harrison le propone un contrato de un año y una remuneración de diez millones de dólares. Lo único que tiene que hacer es guardarse la irresistible atracción que siente hacia su recién estrenado esposo para ella solita y mantenerse alejada de su cama. Pero los dulces besos de Blake y su innegable encanto no se lo van a poner nada fácil. Ahora solo le queda proteger su corazón para salir airosa cuando su mercenario matrimonio llegue a su fin.

Valoración personal

―¿Qué es esto?
―El contrato que mi abogado y yo hemos redactado esta misma tarde.
―¿Qué contrato?
―Te estoy ofreciendo un acuerdo de matrimonio.
―Yo no estoy en el menú, señor Harrison.
―Todo el mundo tiene un precio, Samantha.
―Yo no.

Pero realmente sí que Samantha tenía un precio y el señor Harrison bien que supo hacer sus deberes hasta descubrirlo. La había conocido, le había gustado y… ¿quién mejor que ella para aparecer ante todo el mundo como su esposa?

La verdad es que me llevé una sorpresa (para bien) con esta novela. Si os fijáis un poco en la portada ésta lleva a error y si además te la venden como una más del género erótico más error aún.

Esta novela no es erótica ni mucho menos. ¡Gracias a Dios y a todos los Santos del santoral! La cogí con mucho miedo. Después de haberme leído la trilogía de «50 sombras», después de haberme tragado el ómnibus de Beth Kery y de haber recorrido un sinfín de novelas de esta índole toparme con una novela como ésta me dejó un agradable sabor de boca.

La historia que se cuenta en «El contrato» no es gran cosa a priori. Su argumento es sencillo y un poco simple además: millonario busca esposa de conveniencia para poder heredar porque el capullo de su padre le ha puesto unas condiciones ridículas para poder hacerlo y lo ha dejado todo bien especificado en el testamento. Solución muy sencilla entonces, ¿no? Se casa durante un año y luego un divorcio sin grandes alharacas y sin sentimientos que dañar.

Y, como siempre, una autora que nos mete en un gran berenjenal.

Ni que decir tiene que cuando me percaté de que la novela no era del género que decían me la leí de una sentada. Para expresar sentimientos y llevar adelante una buena historia de amor no es necesario recurrir siempre a escenas altovotaicas, aunque a veces, no nos engañemos, se agradece.

«El contrato» me gustó. Ambos personajes me resultaron muy agradables. El cariño que comienza a fraguarse entre los protagonistas lleva a una relación del todo adulta y consciente. Consciente en duración por ambas partes, conscientes en saber que el amor no forma parte de la ecuación y consciente de que el respeto mutuo es una base sólida para la confianza.

Y ahora suenan todas las alarmas. La de los bomberos, la de la policía, la de la guardia civil, la del móvil, la del despertador… cualquiera que se os ocurra porque seamos francos. ¿Una historia romántica donde todo está asentado desde el principio? ¡Ni de coña! ¡Aquí hay gato encerrado!

¡Y caray si lo hay! Pero ésa es la parte que me voy a guardar para quienes no se la hayan leído. Es la parte que voy a almacenar en un lugar muy profundo de mi cabeza y de la cual no voy a soltar prenda.

Momentos emotivos, hay. Momentos entrañables, también. Momentos en los que llegas a pensar este tío es un capullo… haberlos, haylos y también existen momentos en los que llegas a perdonar casi cualquier cosa.

Una novela entrañable a pesar de que no es una historia ni de grandes pasiones ni de sentimientos llevados al extremo. Pero una relación que pasa por momentos dulces y momentos agrios y que a mí me ha merecido la pena leer. Un buen aperitivo que nos ofrece una autora, hasta ahora, inédita en España y de la que estoy deseando volver a leer algo.

Como he dicho, sin pretensiones de ser una obra maestra pero cálida, acogedora y que al menos a mí me ha parecido muy elegante en formas, personajes y contexto que nos regala algunas frases divertidas…

―Necesitaba comprobar con sus propios ojos que no estoy embarazada de cinco meses.

―Ni siquiera hemos partido el pastel de bodas, Gwen. No empecemos a pensar en futuros pasteles de cumpleaños.

Y otras realmente hermosas.

Daba igual si se iba o no. Blake habría conseguido su… (esta palabra la omito a cosa hecha pues es clave para la historia).
Y ella una vida de remordimientos.