Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 02 Abril 2014, Visitas en web: 821
el recluta

El recluta

Ficha Técnica

  • Título: El recluta
  • Autor/a: Monica McCarty
  • Serie: Guardia Highlanders 6
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

3.3/5 rating (3 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Nada ni nadie le hará renunciar a la independencia que tanto le ha costado conseguir... O tal vez sí...

El feroz, agresivo y audaz Kenneth Sutherland es un gran guerrero y un ganador nato. Está listo para enfrentarse a su mayor desafío: unirse a la Guardia secreta de Robert Bruce para liberar Escocia del yugo inglés. Los Juegos de las Highlands son la oportunidad que estaba esperando para demostrar su destreza y conseguir su objetivo, pero la inesperada irrupción de una hermosa mujer está a punto de dar al traste con todos sus planes.

Mary había jurado que no volvería a caer en los brazos de ningún hombre, pero no puede resistirse a la atracción que siente por Kenneth, que culmina con un encuentro fortuito de pasión descontrolada... Ambos se encuentran ante una encrucijada: ¿serán capaces de renunciar a todo por amor?

Valoración personal

—¿Qué sentido tiene la victoria sin una batalla que la justifique?
Hablando de historias de acción y aventuras donde la guerra está presente, esta frase cobra su mayor sentido. Aunque si le preguntasen al bando perdedor probablemente no estaría de acuerdo con esta afirmación pues a veces las victorias no merecen una batalla si hay vidas que lamentar. No obstante, hay victorias dulcísimas como las que se producen en el amor cuando la batalla es una lucha de ingenio por derrocar al otro en la pasión y no hay vencedores ni vencidos pues los dos contendientes saborean con placer la victoria.

En las anteriores entregas de «La Guardia de los Highlanders» vimos que Robert Bruce se postulaba como rey de Escocia y como con la ayuda de este grupo de hombres se producía uno de los resurgimientos más espectaculares de la historia y reconquistaba su reino al norte del rio Tay acrecentando así la ira de su contrincante Eduardo de Inglaterra que no estaba dispuesto a ceder ni un ápice su control sobre Escocia. Robert se negaba a firmar un tratado de paz que no reconociese su soberanía y Eduardo se negaba a firmar uno de la reconociera.

Ninguna mujer podía cambiar eso, no siquiera Mary de Mar, a pesar de que ambos bandos desean utilizarla como peón. Eduardo quiere que espíe para él y le haga saber los planes del rey escoces mientras que Robert pretende convencerla de que apoye su causa. Los dos quieren algo de ella, pero el único destinatario de sus pensamientos es su hijo, futuro conde de Atholl, sobre el que no tiene potestad para decidir pues se encuentra en manos de Eduardo y de eso se valen ambos reyes para ganar su favor.

La baza con la que Robert cuenta para convencerla era el matrimonio, si se casase con alguien de su confianza, le demostraría su lealtad y obtendría su apoyo para rescatar a su hijo. No obstante, la presentación entre Mary y su futuro esposo no se iba a producir tal como habían planeado.

Kenneth Sutherland está dispuesto a todo para conseguir entrar en el grupo secreto de guerreros que protege a Robert y para ello debe mostrar su valía en los Juegos de las Highlands, donde los hombres más valientes, los más aguerridos y fero-ces medirán sus fuerzas en una serie de pruebas en las que uno se alzará vencedor. Pero el rey tiene otros planes para él y aunque no es la manera que Kenneth hubiese elegido para mostrar su lealtad quizás el matrimonio no fuese tan mala idea, aunque cuando por fin le pusiese cara a su «novia» iba a desear darse de cabezazos contra la pared…

Desde sus primeras publicaciones en España, Monica McCartry es una autora que me ha atrapado, no sólo por su forma de narrar los romances, sino aún más importante para mí, por la manera de introducirnos en la historia ofreciéndonos datos, subtramas, aventuras e intriga sin sobrecargar la historia y haciéndola amena para el lector. A veces cuando una novela tiene demasiado contenido histórico te terminas aburriendo porque el autor no ha sabido hilar bien la historia. Ni en esta novela, ni en las anteriores de la serie ocurre así. No obstante, «El recluta» me ha sorprendido por la sensualidad con que la autora ha dotado la historia ofreciendo-nos escenas cargadas de tensión entre la pareja desde el primer encuentro, alargando la historia romántica y manteniéndonos en alerta durante todo el desarrollo de la misma.

Os pongo en situación… La primera vez que Mary ve a Kenneth no puede evitar fijar sus ojos en la imagen que tiene ante sí. Ella que no ha disfrutado del amor ni de unas relaciones placenteras durante su matrimonio, de pronto se encuentra con todo un ejemplar de hombre, un verdadero semental, ha-ciendo un completo alarde de lo que puede ser la pasión entre un hombre y una mujer. Habría que ser de hielo para que a una no le afectase y ni Mary ni una servidora lo somos. ¡Toda una ironía! ¡El momento más sensual de toda su vida y ella ni siquiera había formado parte activa de él!

Aunque lo cierto es sin saberlo sí había sido parte activa en aquel encuentro. Al menos en la imaginación de Kenneth, que cuando se da cuenta de que alguien le está observando el muy ladino redobla sus esfuerzos para que ella disfrute de un verdadero espectáculo y sin saber cómo él mismo se deja llevar por el juego de provocación experimentando sensaciones que lo dejan intrigado. ¡Pervertido! ¡Si es que estos hombres son de un morboso! Y como es normal, Kenneth necesitaba saber quién era la mujer que había estado allí y cuya mirada había despertado tanta excitación en él.

Con semejante impresión, no es de extrañar que Mary se pasara los días siguientes enferma, jajaja. Aunque lo cierto es que estaba avergonzada por lo que había presenciado. Vaya, vaya, con la parejita, pero es que además la cosa se pone a aún peor. Y es que aunque Mary no desea admitirlo, pues después de su fallido matrimonio no contempla volver a casarse, se siente atraída por Kenneth, a quien ve como una copia de quien fue su marido, un hombre sólo preocupado por la guerra, el honor, las batallas y las mujeres.

Por su parte Kenneth no permitirá que nadie lo distraiga de su objetivo final, pero a su pesar encontrará que hay una fuerza que puede derribarlo todo, incluso los más acérrimos principios, y alzarse vencedor: el amor. Él, un hombre que hasta ese momento ha vivido solamente para la emoción de la guerra y el placer de las mujeres, se verá de pronto deslumbrado por un faro que guiará sus pasos en contra incluso de su propia voluntad. Am-bos tendrán que reconocer que el amor que comienzan a sentir por el otro bien merece la pena todos los sacrificios realizados.

«El recluta» es una magnífica novela de aventuras donde destacan los detalles históricos. Pero no sólo eso, también es un hermoso romance, lleno de pasión, de esos que se saborean con cada página, de los que se disfrutan lentamente, con sus peleas y reconciliaciones, sus alegrías y quebrantos, para después de una dura batalla llegar a la dulce victoria del amor correspondido, pues «¿qué sentido tiene la victoria sin una batalla que la justifique?».