Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 15 Agosto 2012, Visitas en web: 767
silencio noche

El silencio de la noche

Ficha Técnica

  • Título: El silencio de la noche
  • Autor/a: Sherrilyn Kenyon
  • Serie: Cazadores Oscuros 16
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

En el mundo de los Cazadores Oscuros está a punto de desatarse el infierno… literalmente. Sherrilyn Kenyon regresa con una novela llena de acción y sensualidad.
 
TRYKER, el líder de los daimons, detesta a los humanos con toda su alma. Por ellos su raza está maldita y los Cazadores Oscuros diezman a su pueblo. Por su culpa su hermana está muerta y su hijo le traicionó. Ahora Stryker ha trazado un plan suicida que le permitirá consumar una sangrienta venganza, pero su plan se tuerce cuando recibe la visita sorpresa de Zephyra, su primera esposa, a la que creía muerta, y que llega dispuesta a acabar con él.
 
¿Habrá encontrado Stryker la horma de su zapato?

Valoración personal

Conozcamos a Stryker.

Quienes hemos seguido la serie de Kenyon de los «Cazadores Oscuros» sabemos muy bien quién es Stryker pero, ¿lo conocíamos? Hasta este momento, os puedo garantizar de que no ha sido así. Pero Sherrilyn no ha traído su historia; una historia que, durante algunas escenas me ha parecido conmovedora y… esclarecedora.

—Por todos los dioses… —El cabrón tenía corazón. ¿Quién lo hubiera dicho?

Pues sí, quién lo habría supuesto siquiera en un tío que no dudó en asesinar a la mujer de su hijo Urian ni en sesgarle la vida a éste.

Stryker era la encarnación del mal absoluto, el ser más despiadado de todo el universo de Kenyon pero, ¿por qué es así? ¿Por qué es capaz de revolverse contra su propia familia? Un «hombre» que ha tenido que darle la espalda al amor de su vida por una obediencia mal enfocada hacia un padre que no sólo le desprecia sino que es el culpable de que lo haya perdido todo. No sólo a la mujer que amaba, sino a una segunda esposa, una hija y todo lo que alguna vez le ha importado en su trágica existencia. Un padre y una maldición que le llevan a tener que alimentarse de las almas de unos humanos «despreciables» para poder continuar con la suya desde que cumplió los 27 años. ¿Cuántas vidas ha tenido que truncar después de once mil años?

Está rabioso contra unos humanos que son los causantes directos de su maldición y desde luego con Aquerón y… con Nick Gautier. Toda esta rabia, todo este resentimiento le han llevado a despertar a la criatura más despiadada de todas: a WAR. Un azote aún mayor que él mismo. La criatura más temida del mundo griego pero el único capaz de acabar con sus (demasiado) poderosos enemigos.

La verdad es que es una novela que en apenas doscientas páginas Kenyon pone muchas cosas en su sitio y aclara otras tantas. Conoceremos de primera mano qué le ha ocurrido a Gautier, quién es en realidad el escudero de Kirian y cómo Aquerón vuelve a concentrar toda la atención del lector.

Una alianza imposible e impensable pero muy creíble si tenemos en cuenta cómo van desarrollándose los hechos es una de las tramas de esta historia. ¿Quién ha dicho que los más acérrimos enemigos no pueden convertirse en aliados?

Pero volvamos a la historia de Stryker. Éste se va a reencontrar con Céfira, una primera esposa, la madre de su primogénita, una mujer que creía haber perdido hace milenios cuando una noche, por protegerla de su padre (Apolo) le dio la espalda y salió de su vida. Abandonándola a su suerte. Hay momentos a lo largo de su historia que son verdaderamente intensos entre ambos y buena muestra de ello es éste:

—Jamás me he disculpado por nada. Jamás le he suplicado nada a nadie. Pero siento mucho lo que te hice y me arrodillaré encantado a tus pies si así me perdonas.

Me conmovió y me emocionó en ese momento tan significativo de la vida de ambos. El relato que de ese momento nos hace Sherrilyn sobra decirlo que me sobrecogió. Nadie parece ser malo por naturaleza sólo llega a convertirse en alguien retorcido debido a los acontecimientos que rodean su existencia.

Por otro lado me han resultado muy divertidas algunas escenas, sobre todo las pullas que se lanzan Savitar y Apolimia. ¡Estos dos me han hecho pasar algunos ratos de lo más entretenidos!

Y hay trozos de diálogos a lo largo de la novela realmente ingeniosos y que te vuelven a meter en la historia si en algún momento te has sentido algo perdida.

—¿Qué hago para detener a Jared?
—No puedes hacerlo. Solo su dueña puede hacerlo.
—¿Y si ella no quiere?
—La hemos cagado.

Y tanto que así. Porque la dicotomía que se presenta ante el hecho de que Jared desaparezca es de lo más liosa. Si Jared muere… muere Nick, si éste desaparece del mundo también lo hace Aquerón y si Aquerón deja de existir… ¡El mundo entero deja de existir! Vaya equilibrio más rocambolesco.

Pero muchas de las escenas que se desarrollan en esta novela son piezas. Piezas que Kenyon va a ir encajando en un puzzle que nos regaló hace años y del que poco a poco vamos viendo la imagen final. Aunque aún quedan muchas desperdigadas por la mesa y no conseguimos verla.

Pero la pregunta principal es: ¿Quién es (realmente) Strykerio? Pues él mismo nos responde a esta incógnita.

—Un alma perdida. En otros tiempos tenía un objetivo, pero me perdí por el camino. (Y Ahora) Vuelvo a ver lo que quiero, pero por primera vez en la vida no sé si puedo reclamarlo. No debí abandonarte, lo sé.

Pero si pensáis que durante esta novela Stryker vuelve del lado oscuro… ¡os equivocáis de medio a medio! El serñor encarnación del mal no va a dar su brazo a torcer, aún quiere venganza sobre Aquerón y Nick (pese a que ha tenido que recurrir a su ayuda) y ahora, además, ha conseguido ver una salida a su maldición.

¿Cuál? Supongo que será la pregunta que en estos momentos os estáis haciendo. Mi respuesta es que la busquéis en el interior de las páginas de «El silencio de la noche». Pero os adelantaré algo: Nada me había preparado para conocer la verdad sobre la manera que Stryker a romper la maldición de Apolo. Y añadiré lo siguiente…

—Es el amanecer de los daimons y el fin de la humanidad.

La novela en sí no es para tirar cohetes pese a todo lo que he expuesto anteriormente pero debo decir que estoy deseando leerme el siguiente libro porque espero, de verdad lo espero, que en algún momento Kenyon resuelva algunas dudas que me ha creado después de resolverme otras. Quiero conocer más de Jared, de Medea y otros personajes secundarios de esta novela. A ver qué nuevas cosas se inventa para seguir con esta historia que ya vamos por su entrega número dieciséis.