Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 980
el soñador y las damas

El soñador y las damas

Ficha Técnica

  • Título: El soñador y las damas
  • Autor/a: Candice Hern
  • Serie: El Gabinete de las Damas 1
  • Reseña de: Shail

Puntuación

4.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Cuando aconsejó a la obstinada Belinda que siguiera los designios de su corazón, no sabía que acababa de arrojarla a los brazos de un truhan...

Eleanor Tennant quiere una compensación de la popular columnista que arruinó la vida de su sobrina Belinda, pero pronto descubrirá que el culpable de ese desaguisado es, inesperadamente, un hombre llamado Simon Westover. Este ha de proteger a toda costa su identidad oculta, y por ello accede a ayudarla en la búsqueda de Belinda y su amante.

Sin embargo, disfrutar de la embriagadora cercanía de esta dama tan distinguida es demasiado para un romántico empedernido como Simon. ¿Cómo podrá convencer a Eleanor de que no es un simple entrometido, sino un caballero apasionado al que dominan intensos deseos? ¿Le demostrará de paso que los sueños románticos pueden hacerse realidad?

Valoración personal

Candice Hern vuelve a nuestras librerías con «El soñador y las damas» primera entrega de la trilogía «El gabinete de las damas».

 

La distinguida Eleanor Tennant está a punto de desatar toda su furia sobre La Entrometida una dama que escribe una columna de consejos en una revista femenina porque por culpa de unos de sus consejos su joven y alocada sobrina quiere casarse con Geoffrey Barkwith, un caballero nada adecuada para ella. Furiosa decide investigar quién está detrás de La Entrometida y obligarla a aconsejar a su sobrina que debe elegir un respetado y adinerado pretendiente, del que quizá no esté enamorada pero que le dará seguridad durante el resto de su vida. Para su sorpresa la Entrometida resulta ser Simon Westover  un hombre de la clase alta que desea que su secreto no salga nunca a la luz. Cuando la sobrina de la señora Tennant huye con su enamorado Eleanor y Simon se embarcan en una carreta contrarreloj para atraparlos y evitar que se casen. Lo que no esperaban era que se enamorarían por el camino.

 

Hay algunas cosas que hacen que un libro se me atragante y que a partir de ahí sea imposible que me guste por muy bien que acabe. Una de ellas el uso recargado de frases románticas empalagosas, otras es ciertas escenas que me dan repelús o una vergüenza ajena inconmensurable y otra que algunos de sus protagonistas se me atragante, en este punto comentar que curiosamente siempre se me atragantan los personajes femeninos principales y no los masculinos.

 

En este libro en concreto lo que ha hecho que no pueda disfrutar de la novela ha sido la protagonista, un ser que me cayó muy mal desde el principio. La verdad es que el argumento prometía muchas cosas pero la que más me atraía era que el protagonista parecía distinto,  me gustó que Simon Westover no fuera el típico calavera de principios del siglo XIX dedicado a ir de fiesta en fiesta engatusando a toda dama soltera o casada. Pensaba que sería un personaje al que se le podía quitar mucho jugo por ser un columnista de la revista femenina y el secreto que acompañaba su peculiar profesión. La verdad es que es un buen personaje pero ha tenido la desgracia de caer en las garras de la antipática, mandona y desagradable viuda Eleanor  Tennant. Me cayó mal desde el principio no por lo que pretende hacer pues es muy válido que desee que su sobrina tenga un buen matrimonio y no huya con el primero que la hace ojitos, e incluso que se atreva a chantajear a Simon para que la ayude a que la joven no haga una locura, el problema no está en sus acciones sino en el modo en que las hace y la manera de tratar a la gente. Es un bicho egoísta y mandona, y además muy grosera y tiene la tendencia a vapulear a todo el mundo según sus intereses personales. Por una parte entiendo que la autora haya querido hacer un personaje fuerte pero se ha pasado un poco, al menos desde mi punto de vista. De todas maneras vamos entendiendo un poco más las exageradas reacciones que tiene con respecto a la fuga de su sobrina cuando vamos sabiendo más de su pasado y de la desgracia que sufrió por culpa de una decisión desastrosa.

 

Con respecto a Simon es un santo, tiene muy buen carácter, es simplemente bueno tanto que a veces parece algo lerdo. Escribe poesía  y cree en el amor aunque nunca se haya enamorado. No le hubiera ido mal que tuviera de vez en cuando un arranque de mal  genio y soltara un par de gritos que pusiera a Eleanor en su sitio pero no ha sido posible. Su obsesión por el labio de la protagonista en un determinado momento comenzó a ser muy preocupante. Pese a todo como personaje me ha gustado pero teniendo en cuenta como es ella y como es él como pareja los descarto, los veo dentro de unos años y me imagino a Simon siendo el típico calzonazos gobernado por su tiránica esposa.

 

Otro problema además de que no me he creído la relación de amor entre estos dos es que gran parte de la historia transcurre en un carruaje, o en una posada mientras van de camino a perseguir a los fugitivos. Es bastante interesante el desarrollo de la historia durante las primeros capítulo cuando pero todo se estanca  en una repetición continúa cuando vamos avanzando en el libro y seguimos en el carruaje o en una posada volvemos a leer  otra vez lo que hemos leído en los capítulos anteriores. Pasamos páginas y páginas, capítulos tras capítulo y no pasa nada de interés. Si los personajes tuviera la fuerza suficiente para ser atractivos por su mismo no habría problema pero no es este el caso.

 

Con respecto a los secundarios está Belinda y su prometido y los amigos de Simon, Edwina Parrish y su hermano Nicholas que son los siguiente protagonistas de la serie. Dinamizan mucho la novela pero su aparición es muy puntual y casi al final del libro cuando la novela ya está perdida de todo.

 

Como nota final comentar que lo que ocurre con el acto romántico de Simon y la posterior reacción de Eleanor es para cerrar el libro de golpe y no abrirlo más. Fue el momento culmen de mi odio profundo hacia este personaje femenino.

 

En fin «El soñador y las damas» es muy muestra perfecta de que para que te guste un libro te tienen que caer bien los personajes principales.