Última modificación: Lunes, 11 Junio 2012, Visitas en web: 918, Visitas en foro: 316
erase un amor futuro

Érase un amor futuro

Ficha Técnica

  • Título: Érase un amor futuro
  • Autor/a: Anne Kelleher
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: Mariam Agudo

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Inglaterra, 1994. Cuando la amada esposa de Richard Lambert fallece, él piensa que jamás volvera a encontrar de nuevo el amor, hasta que, explorando una torre medieval, cae por las escaleras y aterriza en otra época....

Inglaterra, 1214. Cuando despierta, se encuentra en el cuerpo de uno de sus antepasados que está a punto de morir tras la batalla. Mientras su esposa lo cuida para que recobre la salud, se da cuenta de que no es el hombre cruel que conocía. Y él descubre una segunda oportunidad... con su único amor...

Valoración personal

Richard ha perdido recientemente a su esposa Lucy. Tras la muerte de ésta decide viajar a Inglaterra para visitar las ruinas del castillo de Barland, como un modo de cumplir con el sueño de su difunta esposa. Una vez en las ruinas, sufre un grave caída por unas escaleras y al volver en sí se encuentro en otro lugar, otro tiempo y otro cuerpo…. Y sorprendentemente junto a una mujer que le recuerda muchísimo a su esposa.

Eleanor es una joven cuyo mayor deseo es que su esposo, gravemente herido tras una batalla, la deje viuda. Desea librarse de su trato cruel y vejatorio para, como viuda, ser libre y velar por su joven hermanastro Hugh, quien como bastardo no goza de demasiados privilegios.

No obstante, cuando cree Richard de Lambert, su cruel y déspota marido, está a punto de hacer de ella una mujer feliz, éste parece volver de entre los muertes para seguir atormentándola.

Poco a poco se percata que Richard es otro, se muestra comprensivo, amable, incluso tierno con ella y en todo momento está dispuesto a velar por ella y por Hugh.
Richard descubre que la mujer que lo cuida en su convalecencia no es Lucy, tal como piensa en un primer momento, sino una mujer muy parecida a ésta. Pese al impacto inicial, al saberse en la Edad Media en lugar de 1994, y pese a todo lo que deja atrás, siente que por fin ha regresado a casa…

Érase un amor futuro es una novela que parte de un viaje en el tiempo, pero tras este hecho no se esconde sino una novela de segundas oportunidades: la de Richard por volver a amar, sino a Lucy a una mujer que es casi una réplica de sí misma, y aunque inicialmente es eso lo que lo atrae, no tarda en enamorarse de Eleanor; una segunda oportunidad para Eleanor junto a Richard, un Richard tan diferente que no parece el mismo.

La trama de la novela gira en torno a una mujer del S. XIII, obligada a casarse con un hombre tan despiado como Richard de Lambert, y un hombre al que tras perder a la  y mujer de su vida se le concede una nueva oportunidad de amar, pero la novela es sencilla y sin demasiadas complejidades.

Si bien la trama me pareció atractiva, más al tratarse de un viaje en el tiempo y transcurrir durante la Edad Media, la realidad es que la novela me ha parecido demasiado simple y, en bastantes ocasiones, aburrida.

La secuencia de hechos que suceden tras la llegada de Richard al pasado son simples, planos y sin emoción. Al menos a mí ésa es la sensación que me han provocado. En ningún momento he sentido curiosidad o emoción por el modo en que se desarrollarían los acontecimientos. Las intrigas y maquinaciones que envuelven a Richard de Lambert y sus enemigos me han parecido de escaso interés.

Los protagonistas poco creíbles. Sus motivaciones y modo de actuar no me parecen acorde con lo que esperaban en una trama de estas peculiaridades.

Richard es inicialmente un hombre que ha alcanzado la edad de cincuenta años. Es abogado y su vida gira en torno a Lucy, sus hijos y nietos. Tras la muerte de su mujer, siente que lo ha perdido todo. Este hombre no es el que reconozco al viajar al pasado. Sí, estamos ante un hombre físicamente más joven y un caballero que despierta pánico y odio a su alrededor, pero rápidamente el nuevo Richard hace desaparecer todo eso, junto con el antiguo Richard, ya que en cuestión de días se enamora de Eleanor y, en mi opinión, se adapta a su nueva vida sin demasiados problemas.

Eleanor, una mujer que se vio obligada a contraer matrimonio con el cruel Richard de Lambert, al que odia y teme, y del que lo único que le atrae es lo que sucede en la intimidad de su alcoba, pasa de odiarlo a enamorarse de él totalmente. Pero no es eso lo que me choca del personaje, después de todo el amor puede justificar muchas cosas, sino la facilidad y la simplicidad con que acepta el cambio tan radical de su marido. Hablamos no de un cambio sino  de una transformación: de sanguinario y despiadado, sin cultura ni educación, pasa a ser un hombre galante, tierno, compasivo, un erudito…

Ante tal metamorfosis me resulta incomprensible tal facilidad para entenderlo y asumirlo.

Por otra parte me ha decepcionado muchísimo el modo en que se aborda el viaje en el tiempo. Casi me da la sensación que se habla de un viaje en metro o autobús, por la poca extrañeza y dificultades de adaptación que implica para el protagonista pasar de un siglo a otro. La única preocupación evidente que noto en Richard es aprender el idioma medieval, pero el resto de aspectos necesarios para sobrevivir, parecen ser innatos. Es la sensación que me da.

Cuando leo una novela en que se describe un viaje en el tiempo, me parece muy importante cómo se narra la adaptación a otra época, las costumbres y la falta de higiene, agua corriente, luz eléctrica… en fin, creo que lo normal. Todo esto no lo he visto reflejado.

En cuanto a ella, Eleanor, tampoco me ha resultado creíble en su manera de actuar ante todo cuanto sucede. Cuando se reencuentra con su marido, que vuelve de entre los muertos, pese a ver que ha cambiado mucho su carácter, no muestra demasiada extrañeza con un cambio tan radical. Sí que deja ver que “Richard es tan diferente…“ pero hablando de un Richard que era un caballero cruel, sanguinario y un asesino, y de un Richard amable y erudito, no veo reflejado demasiada preocupación.

Por otra parte no veo claro cómo ni cuando se enamoran y siendo una novela romántica es casi lo que menos me ha gustado.

Como historia secundaria, encontramos la de Hugh, el hermanastro de Eleanor, y Anghard, hermana del rival de Richard de Lambert. La historia es bonita pero demasiado poco perfilada.

La sensación que me queda tras leer Érase un amor futuro es que la idea de la que parte es buena, los personajes podían dar mucho más juego, pero que se aborda muy por encima sin profundizar ni desarrollar todo su potencial.

En resumen, Érase un amor futuro parte de un argumento que me parecía original y muy atractivo, pero ni la historia de amo ni el modo de abordar el viaje en el tiempo me han parecido creíbles, con lo que el libro me ha parecido un poco predecible y demasiado simple. Me ha decepcionado.