Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 06 Octubre 2013, Visitas en web: 1069
extasis

Éxtasis

Ficha Técnica

  • Título: Éxtasis
  • Autor/a: Maya Banks
  • Serie: Sin Aliento 1
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

4.5/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Gabe, Jace y Ash son tres de los hombres más ricos y poderosos del país. Están acostumbrados a conseguir todo lo que desean. Absolutamente todo. En el caso de Gabe se traduce en hacer realidad una fantasía concreta con una mujer que era fruta prohibida para él. Ahora ella está lista…

Cuando Gabe Hamilton vio a Mia Crestwell entrar en el salón de baile para su gran debut, supo que iba a ir al infierno por lo que había planeado. Después de todo Mia es la hermana pequeña de su mejor amigo. Salvo que ya no es pequeña. Ahora es adulta y no hay razón para no cumplir sus deseos más íntimos.

Cuando Gabe la arrastra a su provocativo mundo, ella se da cuenta de que hay muchas cosas que desconoce sobre él o lo rigurosas que pueden ser sus exigencias. Su relación es intensa y obsesiva, pero cuando cruzan la línea de la secreta odisea sexual hacia algo más profundo, su aventura corre el riesgo de ser descubierta… y se vuelve vulnerable a una traición más íntima de lo que esperaban.

Valoración personal

Solo puedo empezar esto de una manera y es gritando a los cuatro vientos lo siguiente: ¡Madreee!

Sí, chicas, un «madre» como un castillo porque la novela se las trae. Decir que es ardiente es quedarse muy corta. Maya Banks no ha escatimado en escenas sudorosas y explícitas a la hora de relatarnos los encuentros sexuales entre Mia y Gabe. Además de todo eso añadir que si estáis esperando encontraros con algo ñoño… ésta, sin lugar a dudas, no es vuestra novela; pasad de largo en librerías porque no es apta para cardíacos. La historia se las trae. El protagonista, se las trae. La chica… ¡wow! La chica la resumo en una sola palabra: valiente. Porque hay que serlo, y mucho, para aceptar los términos de un contrato que, sin comerlo ni beberlo se encuentra entre las manos. Y eso que de dicho contrato no se dan demasiadas pistas pero las pocas que se dan son para pensar mucho y pensárselo muy bien.

Pero en estas líneas no me voy a centrar en el sexo explícito que contiene la novela. Eso ya lo podéis confirmar solo echando un leve vistazo por entre sus páginas porque abráis por dónde lo hagáis encontraréis algo muy subido de tono. ¡Qué digo subido! ¡Las páginas literalmente se emprenden por combustión espontánea!

Lo dicho, dejando a un lado las escenas de sexo que son la re-leche y muy gráficas me voy a centrar en lo que realmente más me ha gustado de esta novela y son varias cosas.

Comenzaré por la relación de ellos. No hace falta nada más que leer la sinopsis para saber que entre ambos protagonistas existe una gran diferencia de edad, catorce años para ser exactos. Él es un divorciado de vueltas de todo y ella una casi recién graduada en la facultad con toda la vida por delante y pocas relaciones a sus espaldas. Relaciones que, en la gran mayoría, han sido con compañeros o colegas de estudios, chicos de más o menos su edad. Chicos que nunca han podido establecerse en su corazón porque éste ya pertenecía desde hacía años a Gabe.

Pues partiendo de estas premisas pudiéramos pensar que…

1.- Al ser él el mayor de los dos llevaría la voz cantante de la relación.
2.- Al ser él el amo y ella la sumisa sería quien marcaría todas las pautas.

Pues hasta cierto punto es así. Es así en cuanto a lo que en el «dormitorio» (digo dormitorio por decir un sitio concreto) se cuece pero no así en la relación porque la que realmente sostiene esa relación y marca los límites es ella. En todas las cuestiones aunque algunas veces de forma más sutil que en otras. Ella establece los límites de algunos términos del contrato (hasta aquí nada es nuevo después de haber leído no sé cuántas novelas sobre BDSM) pero ella es también quién delimita lo que se puede saber (o no) de su relación. Él, como tapadera de esta relación «clandestina», la hace pasar por su asistente personal pero como digo no es sino una firme tapadera para protegerla a ella y a él mismo del hermano de Mia: su amigo Jace. De éste ya hablaré más adelante porque el chaval se las trae.

A lo que iba. La realmente fuerte en la relación es ella. A ella es a la que no le importará un comino los términos en los que estar con él. La chica va a aguantar un montón de cosas y por todos los medios va a dejarse arrastrar por los «caprichos» de Gabe. Ella se va a dejar hacer, se dejará llevar por todas y cada una de las «perversiones» por las que él la quiera hacer pasar hasta que de sus labios sale una noche la palabra NO. Y esa noche es la que determina el punto de inflexión de la novela. Es el momento más significativo de la misma. Es el momento donde las tornas para Gabe se van a ver cambiadas y donde él se va a sentir irremediablemente perdido y sin rumbo aunque esto ya se deja adivinar unas páginas atrás en una conversación que mantiene con su ex.

De esta novela me gustaría destacar que lo que más me ha sorprendido son los diálogos que se mantienen tanto dentro como fuera de la relación de estos dos.

Me explico.

A lo largo de la novela interactúan con ellos varios otros personajes. Lisa, la ex de Gabe. El padre y la madre de Gabe; el hermano de Mia, Jace; el amigo de ellos tres, Ash. Entre ellos la autora ha logrado imprimir en esos diálogos la esencia verdadera de la novela, la que hace que una simple novela erótica con mucho sexo se convierta en una lección de vida sobre todo para Gabe. Y de ellos se extraen momentos realmente buenos.

―No voy a enfadarme contigo porque te preguntes sobre algo que dije que podría ser una posibilidad, Mia. No hay nada de malo en que tengas curiosidad. Y me alegro de que no tengas miedo. ¿Te excita tener a alguien que te toque mientras yo observo y dirijo la escena?

Cojamos este trozo de la novela. ¡Jesús! Sacado de contexto dice ya mucho pero si lo metemos dentro de la situación donde se genera… dice mucho más. Con esta frase se da a entender que Mia realmente se está pensando una de las posibilidades contractuales de Gabe. Una que él aún no ha llevado a cabo porque piensa que ella no está preparada aunque lo que realmente ocurre es otra cosa: El que no está preparado para ello… es él. Y esta escena es la que va a hacer que más adelante cobre mucho sentido una parte de la conversación que él mantiene con su ex y que va a derivar en otra de consecuencias catastróficas para Gabe. El NO de Mia.

En serio, hay que leerse esta novela para encontrar la dualidad que se va a generar en nuestro protagonista que, de hombre liberal y de gustos «exóticos» va a derivar en un troglodita y hombre de las cavernas. Y en mucho arrepentimiento. Y ése es uno de los momentos más exquisitos de «Éxtasis». El ver a Gabe derrotado y perdido.

Ahora sí que voy a retomar a Jace. Me gusta este hombre. Me gusta mucho porque es todo lo que un hermano tendría que ser y tiene reacciones propias de un hermano corriente y moliente. Reacciones propias de otro troglodita que marca territorio pero de hermano a fin de cuentas. Un hombre que no duda en coger a su amigo del alma por el cogote y estamparle un mamporro (literalmente hablando y no de forma figurada) en todos los morros. ¡Eso es un hermano que lleva los pantalones bien puestos!

―Cállate. ¡Solo cállate! ¿Qué narices quieres explicar? ¡Por Dios! ¿Cómo has pido hacer esto, Gabe? ¿Así es como quieres que piense que funcionan las relaciones? ¿Quieres que piense que todos tus deseso retorcidos son normales? ¿Y qué pasará cuando te canses de ella tal y coo te cansas de todas las mujeres? ¿Entonces qué, eh? ¿Qué se vaya con otro tío en busca de algo como esto y deje que el cabrón abuse de ella?

Pero este tipo de reacciones no evita para que, en el fondo, pueda comportarse como el hombre íntegro que en realidad es y sepa escuchar, realmente escuchar, a Gabe. Lo que nos lleva a la página 376 de esta novela y que no voy a transcribir aquí porque es un spoiler de campeonato.

En realidad es que a partir de la mitad del libro la novela se vuelve de lo más interesante y emotiva. Los diálogos entre los distintos personajes crean otro conjunto de posibilidades que en un principio no sabías que estaban ahí y que hacen de «Éxtasis» una novela que merece la pena ser leída.

Una historia que se desmiembra en otras más como el intento de reconciliación del padre de Gabe con su mujer y que nos deja frases como ésta del propio Gabe.

―Habla con ella, papá. Dile todo lo que me has dicho. Y tienes que ser paciente y escucharla cuando te reproche tu actitud. Tienes que escucharla aunque de su boca salga toda su furia y su frustración. Te lo mereces. Tienes que concederle eso y tragártelo.

O momentazos increíbles como la escena que interrumpe Jace en el apartamento de Gabe y que nos va a llevar al instante álgido de la relación entre Gabe y Mia y que no tiene ni una miaja de desperdicio.

Por todo esto y alguna cosa más que seguro me dejo en el tintero recomiendo su lectura no obstante tengo una pega, un comentario más que hacer. Soy de finales discretos, soy de momentos íntimos y no de airear públicamente los sentimientos con alharacas y fanfarrias para que todo el mundo lo vea. El final de esta novela es así aunque he de reconocer que a muchas de vosotras seguro que os tiran este tipo de gestos grandilocuentes y excesivos.