Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 02 Abril 2014, Visitas en web: 1705
inmisericorde

Inmisericorde

Ficha Técnica

  • Título: Inmisericorde
  • Autor/a: Arlette Geneve
  • Serie: Penword 4
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.9/5 rating (7 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Cassandra, la hermana de Brandon McGregor, se consume por la culpa de haber codiciado lo que no era suyo, por haber seducido al único hombre al que ha amado en su vida, por haberle arrebatado a Diego Vílchez de Soriano, un oficial del ejército español apuesto y valiente, la posibilidad de ser feliz junto a la única mujer que ha amado en su vida.

Pero lo había hecho por amor. No solo por ayudar a su familia sino porque el atractivo oficial fue para ella el hombre que iluminó su existencia desde el mismo instante en que le conoció. Sin embargo, la culpa por haber impedido que Diego fuera feliz junto a la mujer a la que amaba no la deja vivir.

Y saber que él era un hombre de honor, de palabra, un hombre íntegro decidido a cumplir con su deber hasta las últimas consecuencias, aunque significase prescindir del amor, la estaba matando poco a poco. Lo único que parece unirlos es su hijo, Miguel, fruto del más vil de los engaños, un ángel que llena de risas la casa…

Valoración personal

Su esposo había decidido que era el tiempo apropiado para que ella ocupara el lugar que le correspondía en la mansión Bidasoa como su esposa.

¡Jesús! ¡Vaya novela! ¡La mejor, hasta la fecha, que he leído de la factoría Geneve!

Remontémonos un poco. Permitidme aclarar un poco de los antecedentes que han llevado a que esta historia haya resultado como ha resultado.

Hace unos años, Arlette Geneve, la autora de esta novela, sacaba al mercado gracias a Valery su opera prima llamada Las espinas del amor. Ciertamente se notaba su inexperiencia en estas lides y a la novela, para mi gusto, le sobraban algunas páginas. Se iba mucho por las ramas (aunque mirad quien fue a hablar) y en algunas ocasiones se podría decir que fue un tanto repetitiva. Pero, como ya he dicho, era una primera novela, había que tener en cuenta muchos otros factores. Pero esta autora me dio muy buena «espina». Una autora española que no trataba de emular a sus compañeras anglosajonas y que creaba sus propias historias con españoles en gran medida como protagonistas.

La primera fue Aurora y ella nos dio a conocer a Diego, su eterno compañero, el hombre del que estaba enamorada y que estaba enamorado de ella. Un hombre hecho y derecho, un hombre que, según algunos necesitaba a una mujer tranquila y sosegada a su lado en lugar de «esa cría caprichosa».

—No la ama porque, un hombre de su talante, necesita una mujer y no una niña caprichosa.

Me encanta la forma en la que muchos se creen ser Dios y jugar con los sentimientos de los demás, lo peor es cuando alguien le hace caso porque hacerle caso significa poder lograr lo que su corazón tanto anhela y ansía.

Pobre Cassie.

Y digo Cassie (para mí siempre será Cassandra) y no Violet porque la única cosa que realmente nunca entiendo de Arlette es su afán por jugar con los nombres de sus protagonistas y volvernos locos al personal.

Así que, a partir de ahora, para quienes solo hayáis leído Inmisericorde y no así Las espinas del amor diré que me referiré a la señora de Vílchez como Cassie y no como Violet.

Pero volveré a los antecedentes de esta historia. Debido a un exceso de confianza en la familia y un incipiente amor desmedido hacia Diego, Cassie se aprestó a hacer algo que, en otras circunstancias, jamás se habría avenido a hacer. Consecuencia de ello: un matrimonio forzado con un hombre que no la ama ni la amará jamás y un hijo en el vientre fruto de aquella noche fatídica de la que lleva años arrepintiéndose.

Pero en esta vida siempre puede haber segundas oportunidades, siempre hay un resquicio para la esperanza en el corazón de una mujer ciega de amor y de un hombre hastiado e indiferente.

Creo que el título de Inmisericorde le va a la novela como anillo al dedo porque realmente Diego se la tiene sentenciada a Cassie por aquello que le hizo y que le costó mucho más de lo que está dispuesto a admitir.

Aurora era el norte de su brújula, la mujer que siempre le aguardaba y la única por la que deseaba regresar a casa y Cassie dio al traste con todos sus sueños de un plumazo.

Os diré una cosa. He llorado una barbaridad con esta novela cada vez que la he leído; la escena del camisón es… insuperable y la del Cristo… ¡wow! Me la he leído al menos cuatro veces y en cada una de ellas he sentido que era la primera vez que lo hacía. Esos sentimientos tan desgarradores, tan a flor de piel… Podía ponerme en la piel de ambos protago-nistas. Cuando lo hacía en la piel de Diego sentía su frustración, su amargura, su irremisible conformismo, su apatía por la esposa impuesta y su inevitable angustia. Menudo panorama os estoy pintando, ¿no? Pues se pone peor, os lo aseguro. Pero merece la pena el sufrimiento si al final descubres una historia tan intensa y emocionante como ésta.

Os comentaré qué sentía cuando era Cassie la que absorbía mi atención. Sentía mucha pena, apreciaba un corazón desgarrado, una vida solitaria y, en gran medida destrozada solo alegrada por la presencia de su hijo Miguel. Sentía dolor, mucho dolor. Dolor por haber conseguido lo que quería pero no como quería ni necesitaba. Un precio muy alto que pagar durante toda una vida sin que se pudiese vislumbrar ninguna tenue luz al final de tan oscuro túnel.

Pero (tal y como dice Isaías en La Biblia) los caminos del Señor son inescrutables y no sabes qué nueva oportunidad te va a dar la vida. Aunque maldita sea si me esperaba tan amargo y aciago desvío.

En una conversación telefónica con la autora le pregunté ¿hacía falta llegar a ese extremo para reconciliar a dos personas y que se diesen una nueva oportunidad? La respuesta que Arlette me dio no la voy a repetir pero baste con decir que el sufrimiento que me produjo fue bestial.

Creo que Inmisericorde es la mejor de las novelas que la mente de Geneve ha sacado al mercado. Esta autora tiene historias preciosas que me han hecho disfrutar de lo lindo y con cada libro se supera y, aunque para mí hay historias muy entrañables es «Inmisericorde» la que siempre guardará un lugar privilegiado en mi corazón porque en ninguna ha sabido reflejar tan bien los miedos, la desesperanza, el descorazonamiento como con ésta.

Cada historia de Arlette es única e irrepetible aunque bien es cierto que la gran mayoría tienen un nexo común pero también os digo que cada una lleva un buen trozo del alma de su autora e Inmisericorde no solo le costó horrores parirla por la gran carga emocional que conlleva sino que le resultó tan dolorosa o más concebirla y escribirla como a nosotras leerla.

Os la recomiendo de veras. Para las seguidoras de la saga Penword / Beresford es de lectura obligada; el mejor broche de diamantes que podría haberle puesto a esta familia. Para las que no habéis tenido la oportunidad de disfrutarla voy a deciros algo que no debería decir, buscadla en tiendas de segunda mano o «pirata» si es necesario porque esta serie familiar… ¡se las trae!