Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 11 Junio 2012, Visitas en web: 1140, Visitas en foro: 834
irresistible tentacion

Irresistible tentación

Ficha Técnica

  • Título: Irresistible tentación
  • Autor/a: Robin L. Rothan
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: Noelia Amarillo

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Cuando el director del Tower Mahoney de Tulsa desaparece, Jillian Fox pide ayuda a la sede central de la empresa. Lo que consigue es que le envíen a un arrogante ejecutivo de la compañía hacia el que se sentirá inmediatamente atraída, a pesar de que algo le dice que Barrett George —alto, fuerte y con un cuerpo duro como una roca— puede llegar a convertirse en un gran problema.

Barrett sabe que la recelosa contable probablemente hace bien al no confiar en él, sobre todo si lo que busca es un «felices para siempre». Sin embargo, ella es una tentación irresistible y las tácticas evasivas que emplea sólo sirven para despertar al depredador que lleva dentro. Juntos forman un cóctel explosivo: la dominación sexual de Barrett provoca la total rendición sensual de Jillian y una atracción primitiva que pone en peligro los corazones de ambos.

Valoración personal

Este domingo fui a dar un paseo a la Feria del Libro en el madrileño Retiro. Recorrí las casetas, me quemé (¡maldito sol!), charlé con las amigas... en definitiva, me lo pasé pipa.
Y os cuento esto, por qué como todos los años me paré en la caseta de Pámies, y cómo no, le eché un ojo (más bien los dos) a los libros expuestos... soy cotilla impenitente, lo reconozco, y charlatana compulsiva, cierto. Por tanto, cuando el hombre que había tras el mostrador del stand me comentó sobre los títulos que en éste había, me puse a charlar con él... comentamos mis gustos, le confié que tenía todos los libros que allí estaban... “¿Todos?” me preguntó... “seguro que este no” y me enseñó Irresistible Tentación.

Lo cogí y fui a echarle un vistazo a la contraportada... en ese momento me dijo que si me gustaba Shayla Black este libro era del estilo...

¿Qué queréis que os diga? No me molesté en mirar la sinopsis, si él decía que era del estilo de Shayla el libro tenía que ser mío, ni más ni menos. Ademas, recordé que ya el año anterior me había aconsejado sabiamente... por tanto, lo compré...

Este sábado pienso ir al Retiro a pegarle un par de besos.

¡¡¡¡PEDAZO DE LIBRO SEÑORES!!!!

El empiece del libro es impactante, sip, impactante, pero no sexualmente, de hecho no hay nada sexy, ni sensual, ni divertido... es triste, sobrecogedor, terrible, y nos da una muestra de como se ha forjado la vida de Barret.

Barret es un hombre duro, mandón (mucho), algo cochinete (bastante) y sexualmente muy activo (ni os lo imagináis) también es una mole de hombre, un gigante de pelo moreno y ojos claros, con gafas y cicatrices en la cara. Un tío de estos que no sabes si tirarte encima de él y hacerle padre, o salir corriendo porque como tenga las mismas proporciones bajo los pantalones que en el resto del cuerpo, fijo que te empala.

[...]-Déjate ir o vamos a tener que intentar algo un poco más drástico. -Ella se sorprendió al sentir los dedos húmedos de él separándole las nalga. Y después, algo suave, caliente y muy, muy grande que se colocaba entre ellas, al borde de la invasión total. […][...]Cada centímetro cúbico de aire que logró aspirar surgió en forma de grito ronco cuando el orgasmo la arrolló como si de un tren se tratara.[...] (no os cuento lo que va entre medias, porque ibais a necesitar mucho chocolate para calmaros)

Barret tiene que investigar una desaparición en el hotel en el que trabaja Jillian (me encanta el nombre) Pelirroja, fría, de piel pálida y mirada asustadiza...

Se encuentran el cazador implacable y la presa que quiere ser cazada (aunque al principio diga que no) y joder, cuando la caza saltan chispas (aparte de otras cosas más pringosas)

La química entre ellos es brutal. Barret es un tipo dominante, marimandón y guasón. Jill no tiene ni idea de sexo, no ha tenido un orgasmo en su vida y su experiencia sexual se puede contar con los dedos de una mano (y sobran varios)

[...]Jillian miró  las pequeñas y adictivas chocolatinas que tenía en el escritorio. Nada de M&Ms, idiota. ¿Sería verdad que comía tanto chocolate para calmar su necesidad de tener sexo? Desde luego, los últimos días parecía que por mucho que comiera nunca estaba satisfecha, razón por la cual estaba empezando a pensar en usar cinturilla elástica y faja. No obstante, hambrienta de sexo o no, seguía estando totalmente convencida de que permitir que Barret George se acercara a ella sería el mayor error que pudiera cometer en su vida […] (No sabe lo que se pierde la muy tonta... menos mal que luego recapacita)

Vemos como se ven inmersos en un juego que puede quemar, y mucho... el tratando atraparla, ella tratando huir... hasta que se cansa de huir y se deja... y leches, cuando eso pasa, hace falta una ducha fría (y no a ellos precisamente)

Como ya sabéis odio resumir libros, no se me da bien, y me da pánico soltar spoilers, por tanto, hasta aquí he llegado con la sinopsis del libro.

Debo decir que el libro me ha gustado muchísimo, es ágil, rápido de leer, con muchísimas escenas hot, es un libro erótico al cien por cien, que deja (casi) corta a Shayla Black de “dominada por el deseo”.

Toca el tema de la dominación de una manera sutil... pero no tanto. Me explico, Barret es un dominador nato, pero no de los de dar azotes en el culete, atar a la cama (aunque tampoco le molesta) no es el típico de aquí mando yo, bueno, sí, el ordena y ella obedece... si la apetece. Y ahí radica la diferencia con otros libros de temática dom que he leído

Jill tiene un pasado, una madre y una familia que han dejado huella profunda en ella, no quiere sexo raro (de hecho, no quiere sexo ni “raro” ni “normal”,ni de ninguna clase) busca hombres casi asexuales, sin ímpetu, sin “ganas”, vamos... sexo seguro (y tanto, si no lo haces no hay riesgos) y cuando se encuentra con Barret, todo se le vuelve al revés.. peroooo... y ahí radica lo interesante de este libro, lo inusual. A ella le pone mogollón eso de que la den ordenes y la mangoneen, pero no se deja. Ni de coña... se rebela hasta que deja de rebelarse y entonces... nos vamos a la ducha (bien fría) o si tenemos pareja, pues le damos una alegría (muy grande y muy caliente y luego a la ducha).
 
Me han gustado muchísimo los diálogos, las discusiones, el trasfondo... Aja, sip, hay un trasfondo, uno muy importante. Los dos tienen un pasado super jodido, que les hace ser como son (pero no os lo voy a contar, ¡A bruja, yo!) ambos se enfrentan a sus demonios y ¿logran vencerlos? (lo dicho, a bruja, YO) este fondo dramático le da tanto a los personajes como al libro una dimensión más allá del simple erotismo... lo convierte en una historia romántica preciosa, dulce a veces, ácida otras... no es simplemente folleteo, es mucho más.

La historia está cuidada, el argumento está razonado, los personajes van cambiando poco a poco ante nuestros ojos, por motivos perfectamente argumentados, sin sobresaltos, ni sustos del tipo “Andá y este por que hace esto” nop... todo está super bien hilado. Me ha resultado una narración preciosa, fluida (en todos los sentidos jis) y adictiva.

A veces se me han puesto los ojos como platos, Jill da en algunos momentos la impresión de no querer hacer ciertas cosas y es como si Barret la obligara... pero nop... en seguida ves que eso es lo que a ella más la “pone”... me gusta esa dualidad rebelde y vulnerable con la que la autora ha dotado a la personalidad de la protagonista, lo que pasa no es porque sí, sino que lo razona en todo momento, convirtiendo el “susto” inicial en un... “ahh claro, así, sí”. Es... impactante. De verdad.

A ver, que voy acabando... en el libro todos los puertos están abiertos (en el más amplio sentido de la palabra), no hay problemas con respecto a las matemáticas.. no sé si me explico... pero para que me entendáis mejor, es un libro EROTICO con mayúsculas, y tiene de TODO,

Quizá lo que menos me ha gustado del libro es que Barret al principio es un poco cochinete... o eso, o yo soy demasiado higiénica y eso de permanecer con los fluidos en mi cuerpo sin darme una buena ducha como que no...

Al llegar casi al final me cabree un poco, pero al igual que todo el libro, la autora me lo razona, me hace sentir la manera de pensar de los personajes, y me convence de que lo que describe es lo razonable para las personalidades de los protagonistas. Nada de cuentos de hadas; realismo puro y duro.

Por si os lo preguntáis, SIIIII acaba bien, de hecho acaba COJONUDO!!!

Por tanto y resumiendo, un libro impresionante, pasmante, impactante, bien narrado, con un estilo directo que a veces pone los pelos de punta (en el genero femenino, en el masculino imagino que será otra cosa lo que se pone de punta) con un lenguaje que no se corta un pelo, ojo, nada de eufemismos, nada de palabras tiernas o dulces, aquí follan, se tocan los testículos, se lamen las pollas y se deleitan con los coños. Que a nadie pille por sorpresa. El lenguaje es explicito, y las escenas hot contundentes, pero es lo que pide el libro y la autora es consecuente con su estilo, lo que para mi es un punto a su favor... a ver, en mitad de un buen polvo yo no le digo a mi marido “voy a tocarte el miembro”, joder, no cuadra... igual que si a él se le ocurre soltarme “te voy a lamer la perla” lo más probable es que me dé tal ataque de risa que el polvo acabe abruptamente.

Si tuviera que darle una nota, no lo dudo, un 9 sobre 10.

Ahhh... un apunte que se me olvidaba (yo y mi cabeza) la traducción cojonuda, la corrección estupenda, quitando un par de guiones de fin de frase que no están correctos no he visto nada raro, y la portada... me inclino ante ella, me quito el sombrero.

Por fin unos protas bien representados, el prota altísimo y moreno, la prota de estatura normal (parece una muñequita comparada con el) de piel pálida y constitución delicada. Destilando sensualidad pero sin ser una portada grosera... vamos, me ha gustado (y eso que por norma las portadas en las que salen las facciones de los personajes, no me gustan mucho).

Lo dicho, chapó, esta autora se acaba de convertir en una de mis favoritas. Sin dudarlo.