Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 15 Junio 2015, Visitas en web: 942
portada

La mujer de la ribera

Ficha Técnica

  • Título: La mujer de la ribera
  • Autor/a: Jude Deveraux
  • Serie: James River 4
  • Reseña de: Helena A.

Puntuación

3.7/5 rating (3 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

En un encuentro fortuito en la ribera de Virginia, Leah, una bella muchacha desamparada, sin saberlo, captura al único hombre al que siempre ha amado. ¿Seria capaz de abandonar a esa esposa bella y apasionada, pero impuesta por la fuerza?
El curso del río no sólo separaba sus hogares: dividía sus mundos por completo. Wesley era joven, apuesto y... aristócrata. Leah era bella, temeraria y... muy pobre.
Solo una broma del destino había podido unirlos. Pero ese matrimonio era una farsa, una mentira que Wesley muy pronto aclararía. Sí, él estaba decidido a abandonar a Leah y a casarse con la dulce e inútil Kimberley, una mujer de su propia clase social.
¿Por qué entonces deseaba a Leah desesperadamente? ¿Por qué la besaba con una pasión que ella correspondía aun en contra de su voluntad? ¿Por qué odiaba a Justin, ese hombre rudo que había irrumpido en la vida de Leah con la intención de hacerse amar por la muchacha?

Valoración personal

Si sois feministas, este libro definitivamente no es para vosotras. La historia de amor es muy bonita, rompe con las normas de clase ya que él es un hombre rico y ella, forma parte de una de las familias más pobres del pueblo. Sin embargo, la verdad es que hay muchos toques machistas que hacen que odies un poco al protagonista masculino y no es hasta el final que mejora un poco el libro en este aspecto. Pero a pesar de eso la historia de amor me gustó mucho, y me gustó la valentía que tiene Leah.

Wesley y Leah se conocieron cuando ella era una niña cuando buscaban a Nicole (protagonista de La mujer falsa) que había sido secuestrada. Leah se enamoró de Wesley y aún conserva una moneda que él le dio como recompensa, y que ha tenido siempre guardada en lugar de gastárselo a pesar de las necesidades que ha sufrido durante toda su vida.

Han pasado los años y Leah sigue viviendo en casa de su padre cuidando de sus hermanos ya que no se fía de él y sigue soñando con Wesley. Sin embargo, él está a punto de casarse con Kim, la mujer perfecta. Pero mientras Leah ha ido a ver a su hermana en el bar donde trabaja se encuentra con Wesley, él la confunde con una prostituta y ella se abre a él porque en secreto siempre ha estado enamorada de él y piensa que él también, pero lo que ninguno de los dos se esperaba es que la deja embarazada.

Cuando el padre de Leah se presenta en la iglesia con ella reclamando a los presentes quien es el padre de ese niño, Wesley acepta que es él, y su hermano lo obliga a romper el compromiso con Kim y a casarse con Leah. Wesley acepta casarse con ella ya que tampoco sabe cómo hacerle frente a su hermano pero una vez que se han casado desaparece durante un año de la vida de Leah. Mientras tanto Leah pierde al hijo de ambos, sobre todo debido a las palizas que le había dado su padre. Durante ese año sus cuñadas la cuidan, le hacen tratamientos de belleza, le enseñan a comportarse como una dama, le cambian el vestuario… esperando que cuando Wesley llegue se enamorará de ella.

Sin embargo, cuando Wesley llega dice que romperán el compromiso. Irán a vivir a Kentuchy donde él iba a vivir con Kim, y con quien también viajaran y cuando lleguen allí fingirán que Leah es una familiar de él, anularan el matrimonio y él se casara por fin con Kim.

Kim es la mujer perfecta para él, principalmente porque no sabe hacer nada (bueno en realidad sabe fingir muy bien que se desmaya cada vez que quiere llamar la atención de Wesley) y Wesley dice que la hace sentir hombre. En cambio, con Leah se pone muy nervioso, ya que ella no sólo hace la comida, lava la ropa, sino que también hace fuego, va a buscar leña, sabe cómo organizar todo el carruaje para que quepa todo el equipaje de Kim… Y a pesar de que Kim la trata como a una criada ella siempre es simpática con ella. Y a medida que avanza el viaje hacia Kentuchy se va descubriendo que Kim es una inútil y a Wesley cada vez le va gustando más Leah. Pero a pesar de gustarle, Leah está muy acostumbrada a hacerlo todo sola por la situación en la que había vivido antes de cruzarse por segunda vez con Wesley así que le cuesta aceptar recibir ayuda, y a Wesley le cuesta aceptar que una mujer no lo necesite (esto en su defensa hay que decir que siempre ha vivido a la sombra de su hermano y nunca ha podido decidir por sí mismo). Pero cuando Wesley decide que seguirá casado con Leah y que además le demostrará a Leah que lo necesita empieza una trama muy divertida e interesante.

A mí la verdad es que me gustó mucho. Kim tiene momentos muy divertidos, y sobre todo cuando empiezan a meterse en líos al final es muy entretenida. Y es bonito como al final él se da cuenta que puede tener una mujer que sepa hacer cosas, y ella empieza a dejarse ayudar, a pedir ayuda pero sin dejar de ser valiente y hacer siempre lo que quiere sin miedo, porque no penséis que Leah se quedará encerrada en casa cuando haya peligro, por muchas ordenes que le den. Me ha gustado el equilibrio que acaban encontrado entre los dos, y me ha gustado como Leah se acaba ganando el corazón de todos a pesar de venir de una familia pobre, con un padre que la maltrataba, y con un marido que al principio la rechaza. Creo que el mensaje en este sentido del libro es bonito, además es entretenido y con toques divertidos. Kim al final del libro cae bien, a pesar de que durante todo el libro se hace insoportable.