Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 18 Marzo 2019, Visitas en web: 662
Highlander

La venganza del Highlander

Ficha Técnica

  • Título: La venganza del Highlander
  • Autor/a: Anne Marie Warren
  • Serie: Medieval 3
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

3.5/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Atormentado por la muerte violenta de su familia a manos de su enemigo Gordon MacDougall, el nuevo laird Malcom Campbell, se propone vengarse no solo con la muerte del asesino, sino con hacer prisionera a su joven viuda. Pero en el momento en que Malcom pone los ojos en la altiva belleza pelirroja no puede dejar de pensar en ella, y decide cambiar sus planes forzándola a contraer matrimonio.
Lady Sheena MacDougall lleva soportando los malos tratos de su esposo desde su precipitado casamiento, y ahora que por fin es libre, el laird de los Campbell aparece ante las puertas de su castillo para hacerla su prisionera, obligándola a casarse con un extraño que quiere usarla como venganza.
Un asesino, dos almas heridas y un solo destino, ¿podrá su amor salvarles?

Valoración personal

En el mundo de la autopublicación existen aún muchas buenas autoras por descubrir. En el caso de Anne Marie Warren conocía de su existencia pero aún no había tenido la ocasión de leer algo suyo. La oportunidad me ha llegado con «La venganza del Highlander», tercera entrega de su serie Medieval, que ha resultado un fabuloso descubrimiento. En ella he encontrado una historia que me ha atrapado tanto por su narración como por su ambientación, trasladándome a los magníficos castillos de Escocia en una trama apasionante y adictiva con la que he sufrido a la par que disfrutado, pues me ha hecho vivir una cruenta guerra entre clanes que afortunadamente concluye con un romance delicioso.

Movido por el odio y la rabia, Malcom Campbell juró no descansar hasta vengar la muerte de su padre y de su hermana a manos del laird de los MacDougall. Gordon había pedido la mano de la joven Mysie en matrimonio, pero fue rechazado por el laird de los Campbell al conocer el funesto destino que había sufrido la primera esposa de éste. La negativa ofendió al poderoso líder, que haciendo gala de la reputación que le precedía esperó hasta el momento oportuno para atacar a padre e hija y acabar con ellos. La masacre acaecida se conoció en todas las Highlands y también la furia que se desató en el nuevo laird. Un acto que no quedaría impune cuando, meses más tarde, el maldito asesino fuese ajusticiado por la espada de su enemigo.

Pero logrado su objeto, Malcom no encuentra la paz que ansía. Aunque comprende que nada va a devolverle a sus seres queridos, su corazón aún sangra y sabe que su sufrimiento no acabará hasta no someter también a la nueva señora MacDougall. Sumido en la desolación, pone rumbo hacia Dunstaffnage con un solo pensamiento en mente. Cuando llega al castillo la visión que le recibe le deja sin aliento. En medio de un panorama desolador, una mujer se erige como si fuese una ninfa. Un dulce rostro le mira con una mezcla de determinación y bondad que nada tienen que ver con la arpía que ha imaginado. Decidido a no dejarse manipular por una cara bonita, ordena tomarla como prisionera y enviarla a las mazmorras. Pero el recuerdo de sus ojos le perseguirá hasta no resarcir sus acciones.

A sus diecisiete años, Sheena MacDougall había sufrido demasiado. Tras la muerte de sus padres, fue su tío quien se hizo cargo de ella. Y cuando le comunicó sus próximos nupcias, se sintió agradecida al pensar que había encontrado un nuevo hogar. Unas ilusiones que pronto se desvanecieron cuando la misma noche de bodas sufrió la brutalidad de su esposo. Un trato que siguió dispensándole con el pasar de los días, convirtiendo a una joven alegre y vivaz en un pajarillo asustado y sumiso. Solo en la oración encontraba su consuelo, orando porque Dios la escuchase y un milagro la sacara de ese infierno. Perdida tenia ya la esperanza, cuando recibió la noticia del fallecimiento de su torturador. Finalmente sus plegarias habían sido escuchadas.

No obstante, el pánico se apodera de Sheena cuando le comunican que su peor enemigo se dirige hacia el castillo para reclamar la propiedad. Con un clan mermado por las continúas batallas de su esposo y las privaciones sufridas por mujeres y niños, es imposible que puedan resistir el ataque. Haciendo acopio de un valor que le ha faltado durante mucho tiempo, decide dirigirse a las murallas y esperar al ejercito de los Campbell con la intención de negociar su rendición y conseguir un buen trato para su gente. Pero sus nobles propósitos caerán en saco roto, pues su nuevo señor posee los ojos de un demonio: capaces de paralizarla con una mirada y, al mismo tiempo, calentarle todo el cuerpo.

Anne Marie Warren nos transporta a las hermosas y salvajes Highlands para vivir un romance nacido de las cenizas de dos clanes enfrentados por un asesinato cruel. La novela arranca de manera impactante con una batalla encarnizada que nos podrá en antecedentes sobre la razón del odio entre los Campbell y los MacDougall. La ambientación está recreada de forma notable, con una prosa contundente; casi se puede oír el blandir de las espadas, el respirar agitado de los guerreros, la sangre cayendo sobre la tierra. Los pensamientos de Malcom en ese momento son escalofriantes, pues su sed de revancha es insaciable. Su único propósito en ese estado de locura es que cada MacDougall sufra como lo hicieron los suyos.

Por fortuna, cuando llega al castillo enemigo todos sus planes se desbaratan al ver por primera vez a Sheena. Solo puede decir que yo respire aliviada al saber que no llevaría a cabo lo que tenía pensando, aunque la alternativa tampoco es que fuese esperanzadora: para quitársela del medio ordena que la encierren en las mazmorras. Más tarde se da cuenta que ha cometido un error, porque su imagen de candidez le atormenta; pero claro, quizás ya sea demasiado tarde. Desde luego, Sheena es un alma buena pero también valiente. Tras meses de malos tratos hay que tener arrojo para hacer frente a la situación como ella. Sabiendo que tiene todas las de perder, intentar hacerle ver a Malcom que ha sido una víctima más y sólo desea lo mejor para su clan.

Con templanza y prudencia, Shenna consigue que Malcom aparque su fachada de hombre rudo y agresivo para mostrar su lado más amable y divertido. Conversaciones sencillas y sin artificios que transmiten calidez y afecto, muestra del amor incipiente en la pareja. Pero su estancia en el hogar de los Campbell no resulta idílico. Todos parecen contentos con el cambio de su líder, pero su presencia levanta suspicacias, sobre todo cuando tienen lugar varios sucesos en los que casualmente está involucrada. O bien es una actriz consumada o hay alguien que quiere verla fuera del castillo. Sea como fuere, Malcom confía en los sentimientos que ella le ha demostrado, pero demostrar su inocencia no va a ser ciertamente fácil. Y ante este panorama una unión entre los dos sólo conseguiría avivar la animadversión entre ambos clanes.

En definitiva, muchos son los ingredientes que hacen de «La venganza del Highlander» una agradable lectura. Encontraremos lucha, amor, celos, traición y suspense en una trama narrada de forma fluida y cuidada que comienza de forma épica y culmina de modo conmovedor. Algo a destacar son los personajes secundarios: como la tía Elsbeth, una anciana entrañable que casi consigue que se me pare el corazón, o el joven James, que apunta maneras para convertirse en un conquistador. Mención especial a Blair, un lugarteniente muy receloso cuya historia no me importaría conocer. Si os gustan las novelas medievales, os invito a que viváis de primera mano el romance entre un highlander gruñón e impulsivo y la dama cuya paciencia y candor conquistará su corazón.