Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 28 Agosto 2013, Visitas en web: 1113
mas alla del oceano

Más allá del océano

Ficha Técnica

  • Título: Más allá del océano
  • Autor/a: Beatriz Williams
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

2.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Amiens, Francia, 1916. El capitán Julian Ashford, un oficial británico en el frente occidental, es abordado en la plaza mayor por Kate, una joven y encantadora americana. Aunque es la primera vez que Julian la ve, Kate le descubre que dispone de información confidencial sobre su próxima misión. Nueva York, 2007.

La joven analista de Wall Street, Kate Wilson, dedica todo su tiempo y energía a sobrevivir en el frenético y competitivo mundo de las finanzas. Sin embargo, cuando conoce al legendario millonario británico Julian Laurence, no puede evitar ceder a la fascinación que le provoca este hombre guapo, inteligente y de un magnetismo descomunal.

Pero ¿cómo puede haberse enamorado de ella tan rápida y profundamente? Lo que no sabe aún es que Julian ha estado aguardándola… aquella mujer que apareció entre las sombras de la Primera Guerra Mundial para salvarle la vida. La historia de un gran amor que procura desafiar el curso del destino. Sorprendente, intrigante e irresistiblemente cautivadora, Más allá del océano narra el recorrido singular de una pasión eterna.

Valoración personal

Ufff, ufff, ufff. Una de las novelas más raras (pero rara-rara) con las que he tenido que lidiar. Aún ahora después de haber cerrado el libro y de haber pasado algunos días desde su conclusión sigo mareada y dándole vueltas a la historia por varios motivos pero el primero de ellos es que no concibo cómo leches una persona como cierto personaje de esta historia puede llegar a tener «eso» que la autora le ha concedido.

Sí, ya sé que estoy hablando en clave pero es que no tengo más remedio. Si os dijese algo más específico estaría reventando, bombardeando… ¡torpedeando! tanto a la autora como a la historia y no es por nada pero… no estaría nada bien, ¿no creéis?

Pero volvamos al meollo de la cuestión. La historia es rara de narices. No os voy a decir que es brillante desde el principio ni que me enganché desde la primera página porque sencillamente estaría mintiendo como una bellaca. Tardé en entrar en materia, tardé en cogerle el punto a la novela pero el que no me enganchara desde el primer instante no quita para que sí me intrigasen ciertas «cosas». Había algunas que me pusieron la mosca detrás de la oreja desde el primer cambio de escenario, había otras que me hacían pensar lo siguiente: ¿Qué diablos quiere hacer la autora? ¿Ha concebido un planning previo, una hoja de ruta, un esquema antes de empezar a darle a las teclas? ¿Sabe esta mujer montar una historia lógica o acaso se le ha ido la pinza y está describiendo escenas que no tienen ningún sentido? ¿Cómo leches va a hacer que esto de aquí y esto de allá confluyan en algo medianamente decente y coherente?

La verdad es que éstas y otras muchas preguntas sin respuestas hacían que a medida que iba leyendo apuntara en mi cuaderno ideas vagas, imprecisas y del todo incongruentes. Ideas que al final resultaron ser no del todo disparatadas aunque sí un tanto extravagantes.

Dejad que haga aquí un inciso. Al principio de abrir en Málaga la Librería Luces (trabajando yo en la librería del Corte Inglés), un miércoles (día mío de descanso) me acerqué por allí (no es de extrañar teniendo en cuenta que soy una fanática de los libros y que encima allí trabajan dos familiares) y estuve hablando con uno de sus compañeros. Este chico era de gustos un tanto «peculiares» y me recomendó (encarecidamente) que me leyese algo de Paul Auster. Sinceramente, no es mi tipo habitual de lectura. Pero tanto me insistió (y una que siempre está presta a «vivir» experiencias nuevas) que al final caí y me llevé a casa «La noche del oráculo». ¡Jesús! El tío sabe cómo enredarte, hacer que tu mente eche humo y tu cabeza gire como lo haría la de la niña del exorcista en plena crisis de identidad. Y eso es lo que me ha pasado con Beatriz Williams. Me emparanoié tanto con la historia que mi cabeza giraba y giraba intentando encontrar una solución lógica al descalabro que había montado.

La historia de Julian y Kate es única, os lo garantizo. El montaje de escenas y momentos que nos regala la autora a veces te hacen desear disfrutar de ella y otras te hacen pensar que en esta vida incluso las cosas más extrañas pueden suceder. ¡Y de qué manera!

Un mundo superpuesto a otro, dos momentos en la historia de dos personas que confluyen y crean una especie de dicotomía espacio-temporal que ya le hubiese gustado a Robert Zemeckis para su trilogía cinematográfica de «Regreso al futuro». Esos juegos en el tiempo son de lo mejor de la historia y han sido precisamente ellos los que hicieron que cuando al fin me enganché a la historia la leyera del tirón y sin poder despegar el culo del sillón. Incluso habiendo momentos del todo irreales e ilógicos y actitudes o comportamientos de los protagonistas del todo absurdos e incomprensibles. Quienes se hayan leído la novela entenderán por qué lo digo y quienes no lo hayan hecho y lo hagan terminarán por comprender de lo que estoy hablando.

«Más allá del océano» es una novela donde su autora juega con el tiempo y… juega con el lector al despiste. En serio, en mi vida habría esperado encontrarme intentando dar con una solución factible para un problema generado ante una situación incomprensible. No me entraba en la cabeza como diantres había montado el nudo de la historia su autora. Se me escapaba, se escurría la idea entre mis dedos como se escapa el agua cuando intentas acogerla en ellas y digamos que la solución al problema fue del todo inesperada. Nada de agujeros de gusanos en algún punto del planeta, nada de agujeros negros ni nada parecido.

Supongo que ahora os he picado la curiosidad, ¿no? Pues nada como coger el libro y averiguar qué nueva idea se le ha ocurrido a Williams para disfrutar de un viaje en el tiempo.

Naturalmente y después de «visto» lo visto a una servidora se le plantea una duda algo más que existencial: ¿Hay más entregas? ¿Es un único libro? La idea es tan original que lo mismo podría dar para reescribir la historia, ver lo que pudo haber sido y no fue, entrar en un mundo alternativo donde la historia que hoy conocemos bien pudo ser de otra manera.

En cuanto a la historia de amor, eje central de la novela, he de deciros que el verdadero amor es capaz de desafiar el curso del destino a la vez que puede ser algo sorprendente, intrigante e irresistiblemente cautivadora. Que no lo previsto es lo predestinado y que no podemos dar nada por sentado ni cierto. Que estamos rodeados de gente que tienen historias propias ocultas y que no todo es lo que parece. Dicen que a veces es necesario retroceder para poder avanzar. En este caso es del todo cierto. También hemos escuchado que los amigos pueden interceder por ti en los momentos más oportunos y aquí se vuelve a cumplir esta norma.

No obstante para terminar agregaré que a pesar de su rareza la novela nos regala momentos sublimes y frases para el recuerdo como ésta:

―Cariño, mírame. Cuando te digo que te quiero, lo que quiero decir es que soy tu esclavo, que estas manos son tuyas y solo tuyas, que tienes privilegios sobre mí, eternos, que tienen mucho que ver con el favor monumental, el honor inmenso que me otorgaste anoche al dejarme entrar en tu corazón y en tu cama.