Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1631
mi perverso marques

Mi perverso marqués

Ficha Técnica

  • Título: Mi perverso marqués
  • Autor/a: Gaelen Foley
  • Serie: Club Inferno 1
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

El diabólico Max St. Albans debe afrontar su misión más peligrosa hasta la fecha: encontrar la novia perfecta. La primera entrega de «Club Infierno», la nueva serie de Gaelen Foley.

Comienza una prometedora serie que tendrá como eje el Club Infierno, una sociedad de caballeros más bien libertinos en cuya sede jamás pondría los pies ninguna dama que tenga en alguna estima su reputación. Max, el marqués de Rotherstone, que es miembro de este selecto club, y que también ha sido agente secreto al servicio de Su Majestad, tiene fama de ser uno de los mayores canallas de Londres.

Sin embargo, decide que ya es hora de restaurar el buen nombre de su familia; y, para ello, nada mejor que dar con la esposa perfecta y casarse. Su candidata es la hermosa Daphne Starling, una mujer de armas tomar que, además, acaba de ser difamada por un pretendiente desairado. Max no puede resistirse a este triple desafío: conquistar el corazón de Daphne, restaurar su buen nombre y, más difícil todavía, demostrar que él puede llegar a ser un marido ejemplar.

Valoración personal

Postdata: Acerca de la dama número cinco, señor, quizás desee tacharla de su lista sin demora, pues en el curso de las pasadas semanas Daphne Starling se ha visto salpicada por un desafortunado escándalo.

Desde luego no es lo más ideal para un caballero que busca esposa que una de las elegidas o consideradas aceptables venga avalada por semejantes palabras ¿no pensáis lo mismo?
Pues bien, señoras, con esta despedida se encuentra el pobre hombre en una carta que su abogado le ha hecho llegar con el fin de que tenga a bien considerar a cinco hermosas criaturas para ostentar el dudoso honor de convertirse en su esposa…

Digo dudoso porque si bien es uno de los pares más atractivos del reino, su reputación viene siendo
poco menos que inadecuada. Es terrible, le apodan el marqués perverso. Sus correrías son de dominio público y su sentido de la inoportunidad es algo que viene arrastrando desde su más tierna infancia y lo que ocurre, para qué negarnos es que pertenece al infame Club Inferno.

Sin embargo nada es lo que parece, eso seguro. Su mal entendida fama de licencioso y calavera no es sino una tapadera para esconder lo que es en realidad.

Lo cierto es que no me hubiese llevado la sorpresa si me hubiese detenido por un solo instante a leerme la sinopsis pero es de estos libros que te da buen pálpito y pasas de leer nada.

Sin palabras, así me dejó el libro cuando lo terminé. A los pocos minutos una sarta de epítetos malsonantes acudieron a mi mente a eso de las dos y media de la mañana.

Este libro tiene más sustancia de la que parece a primera vista. Si bien él es todo un calavera, tiene esa vena tierna que poseen todos los canallas adorables. ¿Cómo resistirse a una sola de sus sonrisas? Lord Rotherstone es el hombre por el que todas suspiraríamos. Es el hombre con el que cuando eres una jovencita aún encandilada por la vida, sueñas. Es el hombre, hombre.

Un caballero de los pies a la cabeza, no un sucedáneo como lo son algunos con los que compartes el ascensor o te cruzas por la calle. Es el perfecto caballero, el perfecto amante, el perfecto esposo y ella es… ¡ESTÚPIDA! ¡Uy, ya lo creo que sí!

Llega un momento en la historia en que estaba tan cabreada que si llego a tener a Daphne delante, en carne y hueso, le hubiese arreado con el libro en la cabeza… ¡Por tonta!

Pero Max, es la paciencia personificada, ya os digo, Job a su lado es un niño de pecho. El pobre tiene un aguante que para qué os cuento. La persigue por todos los bailes de sociedad, la defiende delante de maleantes que intentan asaltarla cuando visita el hospicio y ella… ¡huye! Tal y como os cuento siempre está huyendo de él, no quiere un marido, cosa que en los tiempos que corren es muy habitual. Incluso cuando ha probado las delicias que le ofrece, sigue rechazándolo. No la entiendo. Bueno, quizás un poco sí. Ella piensa que él es un desalmado. Así con todas las letras. Sin embargo, lo que le ocurre al pobre es algo más profundo que eso.

¿Qué hacer cuando un hombre afirma apreciar tu corazón pero no comparte el suyo contigo? Esa pregunta se la hace Daphne más de una vez. Él ha pedido su mano, cierto, pero no le deja conocerlo.
No es que rehúya de sus seres queridos, no qué va, sólo intenta protegerlos. Está convencido que es una amenaza para los suyos y por ello intenta no involucrarse demasiado en sus vidas.

Desde luego es de elogiar a hombres que, cómo él, son capaces de salvaguardar la libertad de su patria. Hay personas que le consideran Lucifer pero cuando se presenta junto a sus dos amigos, todos hombres altos y peligrosos, la autora del libro pone en pensamientos de la mejor amiga de Daphne, Carissa lo siguiente: Parecía que el Marqués Perverso había asistido esa noche a la fiesta con Belcebú y Mefistófeles, dos buenos amigos, príncipes como él del Reino de las Tinieblas. Ahí he de decir que no tuve más remedio que soltar la carcajada.

Porque lo cierto es que este libro tiene muy buenos golpes de humor. Sutiles, eso sí. Hay una escena que tampoco se me olvidará y es cuando denominan a Warrington un apuesto bruto que pone tanto ímpetu al asunto que puede dejarla a una maltrecha. Desde luego las expresiones elegidas por la autora son algunas memorables  y entran ganas de leer el siguiente.

Pero no todo el libro se basa en ellos y sus amigos, no qué va. Dentro de todas esas páginas encontramos una trama oculta, un personaje que te llevará por un camino secundario y que es vital para el desarrollo de la misma. Un personaje que va a dar muchas sorpresas supongo en los próximos libros y sin el cual toda la historia, quizás, no tendría mucho más que contar.

La novela también tiene una peculiaridad que no puedo dejar de señalar. Veréis, el libro empieza con un prólogo (la carta del abogado) que te hace engancharte ya desde ahí a la historia pero conforme vas avanzando en los capítulos te encuentras que parece que la historia va a decaer y se va a hacer lenta; pues bien, cuando eso sucede te das cuenta que la autora le da un vuelco a la misma y presenta nuevas intrigas a considerar que hace que remonte el vuelo y vuelva a atraparte.

Las escenas candentes, no son muchos pero aquellas que desarrolla hacen subir el pulso y la temperatura.

«Mi perverso marqués» es, desde luego, una novela cargada de intriga. Dos bandos enfrentados desde tiempos inmemoriales que luchan por la supremacía en el mundo. Una historia que cuando la terminas sigues deseando continuar con el resto de integrantes del Club Inferno. El próximo supongo que es Warrington pero desde luego la qué más ganas tengo de leer es la historia de Drake. Un personaje con el que espero Foley haya echado el resto porque se lo merece.