Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 23 Octubre 2014, Visitas en web: 1491
vida tuya

Mi vida por la tuya

Ficha Técnica

  • Título: Mi vida por la tuya
  • Autor/a: Amy Plum
  • Serie: Revenants 1
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

3.0/5 rating (3 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Cuando los padres de Kate Mercier mueren en un trágico accidente de automóvil, ella deja atrás su vida —y sus recuerdos— para irse a vivir con sus abuelos en París. Para Kate, la única manera de sobrevivir al dolor que encuentra es sumergirse en el mundo de los libros y del arte parisino. Y así es hasta que conoce a Vincent Delacroix.
Misterioso, encantador y devastadoramente guapo, Vincent amenaza con derretir el hielo con el que ella protege su corazón con solo una sonrisa. A medida que se va enamorando de él, la joven descubre que es un revenant, un no muerto marcado por un destino: debe sacrificarse a sí mismo una y otra vez para salvar las vidas de los demás.
Vincent y otros como él se encuentran metidos desde hace siglos en una guerra contra un grupo de revenants malvados, los numa, que solo se mantienen en este mundo para asesinar y traicionar. Si sigue a su corazón, Kate sabe que quizá nunca más pueda mantenerse a salvo.

Valoración personal

París, la Ciudad de la Luz, inspiración de poetas y románticos, sería un destino soñado para cualquiera. Sin embargo, para Kate no es más que el recuerdo de todo lo que ha perdido. En realidad podría estar en cualquier parte del mundo y la sensación de desolación sería la misma. Tras la muerte de sus padres en un desgraciado accidente de tráfico, Kate y su hermana Georgia se trasladan de Brooklyn a París para vivir con sus abuelos. Y así empezar de cero. Pero lo que en otro momento hubiera sido una aventura, ahora mismo resulta una dolorosa realidad que no consigue superar.

Alentada por su abuela, Kate comienza a salir por la ciudad, con sus amados libros como única compañía, y a frecuentar un café en el que pasa horas leyendo y donde conocerá a personajes muy interesantes, incluido un grupo de chicos que despertará su curiosidad. Especialmente uno de sus miembros. Vincent. Un chico demasiado atractivo, distante y que jamás se fijaría en ella. Un chico que por su aspecto debería asustarla, pero que no hace sino despertar su interés. Sobre todo después de haber presenciado como se tiraba desde un puente para salvar a una chica de morir ahogada. Quizás fuera una locura, ya que a ella nunca le habían gustado los chicos malos. Pero no lograba olvidarse de él...

Aunque seguramente era un par de años mayor que yo, no debería tener todavía los veinte. Estaba recostado en la silla con esa elegancia tan propia de los franceses, pero había algo frío y duro en su expresión que sugería que esa postura despreocupada no representaba más que una farsa. No es que pareciera cruel. Más bien parecía... peligroso.

Con una atmósfera casi melancólica propiciada por los románticos escenarios de París, «Mi vida por la tuya» nos cuenta la historia de un amor imposible entre una humana y un revenant. Un romance que me ha sorprendido pues imaginaba la típica historia trágica que de tanto pesimismo se hace cargante, pero afortunadamente no ha sido así. Al contrario me he encontrado con una historia que me ha tenido pegada a sus hojas mientras iba descubriendo todo los secretos de los Revenants, unos seres inmortales que sacrifican su vida para salvar la de los demás.

Con la particularidad que su «muerte» sólo dura tres días en los que su estado inerte les permite retornar su cuerpo a la edad en la que fallecieron por primera vez. Escalofriante, ¿verdad? Los revenants viven en una mansión propiedad de Jean-Baptiste, el jefe de todos ellos. Un aristócrata con unos cuantos siglos a sus espaldas que se ha encargado de reclutarlos a todos. Conoceremos a Gaspard, su entrenador, a Jules, a Ambrose y a los hermanos Charlote y Charles, además de Jeanne, la única humana, que sirve en la casa. Todos ellos entrenan allí, se preparan y se restablecen después de una muerte. Podría decirse que es su cuartel general. Y como tal está preparado para cualquier contingencia.

Además de la compulsión que les lleva a ejercer como «ángeles guardianes», otra de sus características es que una vez al mes pasan tres días en estado inerte, como si de una cura de sueño se tratase, siendo capaces al tercer día de interactuar con los demás renevants en forma de espíritu. De ahí que sea difícil catalogarlos exactamente. ¿Son zombis, fantasmas, resucitados, no muertos...? No se sabe bien, pero estos seres creados por Amy Plum son muy originales y tienen una gran fortaleza. Después de todo, aun sabiendo que vas a volver a la vida, quién sería capaz de enfrentarse a la muerte sabiendo que vas a sentir cada dolor y herida de tu cuerpo físico.

Kate no, desde luego. Cuando conoce a Vincent cree que es un chico como los demás, con extraños comportamientos, pero nada fuera de lo común. Hasta que su actitud comienza a ser sospechosa y decide seguirle para estar al tanto de las misteriosas actividades en las que anda metido. Desafortunadamente su curiosidad la llevará a presenciar una terrible situación que la hará cuestionarse si debe seguir viéndole o no.

La calma y frialdad que el joven muestra ante ese tipo de situaciones es algo que Kate no acierta a comprender. Ella aún no ha logrado superar la muerte de sus padres, todavía vive con el recuerdo de sus cuerpos sin vida. Y no se cree capaz de distanciarse de esos sentimientos y apagarlos como si le diese a un interruptor. Volver a vivir esa pesadilla una y otra vez sería demasiado, a pesar de los sentimientos que Vincent despierta en ella...

—Si acabara por enamorarme de ti, no podría vivir de esta manera, en esta agonía constante. Saber que resucitaras, o lo que sea que os pasa después de morir, no sería suficiente para compensar el hecho de que tendría que sufrir viéndote morir una y otra vez. No puedes pedirme eso. No puedo hacerlo.

Mas Vincent no es un chico sin sentimientos, sino todo lo contrario. A pesar de que esta historia está contada desde el punto de vista de Kate, somos capaces de discernir que Vincent realiza un verdadero ejercicio de contención para no involucrar a Kate en su vida y en sus problemas. Ni siquiera le impone sus sentimientos. En todo momento se comporta como un auténtico caballero. Quizás demasiado caballero, pero ahí reside su encanto.

Su vida como humano estuvo marcada por la guerra, y su existencia como revenant le condiciona a la hora de acercarse a los humanos, sin hablar de mantener una relación. Sin embargo conocer a Kate le ha hecho replantearse su futuro; si pudiera controlar la compulsión por salvar vidas podría tener una oportunidad con Kate y quizás envejecer junto a ella. Pero ¿será capaz de lograrlo cuando el enemigo haga peligrar no sólo el mundo renevant sino también el humano?

Era imposible no apreciar el simbolismo. El ángel era un revenant, pero ¿era bueno o malo? Y la mujer entre sus brazos, ¿estaba dormida o muerta? Me acerqué. La expresión del ángel parecía desesperada, incluso obsesionada, pero también tierna. Como si fuera él quien buscara la salvación a manos de la mujer y no al revés. Y, de repente, el apodo que me había puesto Vincent apareció en mi cabeza: Mon ange. Mi ángel.