Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1293, Visitas en foro: 378
nacida para seducir

Nacida para seducir

Ficha Técnica

  • Título: Nacida para seducir
  • Autor/a: Susan E. Phillips
  • Serie: Chicago Stars 7
  • Reseña de: Circe

Puntuación

2.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Dean Robillard, jugador de los Chicago Stars, es el hombre más afortunado del mundo: es una auténtica estrella deportiva y acaba de iniciar una prolífica carrera como modelo de ropa interior.

Sin embargo, el camino a la gloria ha comenzado su declive, y Dean decide hacer un viaje por carretera en un intento por comprender qué es lo que no marcha bien en su vida. Pero lo que no sabe es que muy pronto conocerá a alguien que pondrá su mundo del revés.

Una novela en la que la popular autora de Toscana para dos y Tenías que ser tú hace nuevamente gala de todo su ingenio y humor.

Valoración personal

Lo reconozco, hay pocos libros que me llenen tanto como un libro de SEP. Cuando lo empiezo sé que, salvo hecatombe mundial o que Susan haya perdido el rumbo, voy a reír, voy a llorar, voy a reflexionar y, sobre todo, no lo voy a poder soltar.

NACIDA PARA SEDUCIR no es una excepción. Reconozco que me ha gustado más que "Cázame si puedes" a pesar de que este último me encantó.

Ya el principio del libro es apoteósico. Un alarde de originalidad y saber hacer, ¿qué autora nos podría presentar a una de sus protagonistas dentro de un disfraz de castor y aún así arreglárselas para que el héroe —este heroe— quede medio encandilado por ella sin pretenderlo?
En ese alocado comienzo nos empieza a perfilar unos personajes imperfectos, como todos los de ella. Blue nos parece una chica insegura, incapaz de echar raíces, y siempre con la maleta a cuestas. Dean, por lo menos a mí, me parece un creído de tomo y lomo.

Tras unos capítulos en esas largas carreteras americanas que tanto usa SEP (Heaven, Texas; First Lady) los protagonistas llegan al escenario propiamente dicho del libro, y donde nos presenta a los demás protagonistas. Porque sí, en este libro son tan importantes los protagonistas como los secundarios. De hecho, la historia secundaria es la que más me ha gustado de todos los libros de ella que yo he leído (y ya son unos cuantos).

A partir de ahí, la acción va rodando ella sola. Se disfruta, se paladea, se goza. ¡Cuántos personajes, cuántas historias, cuántas risas! Qué manera de enlazar las escenas. Qué fina ironía. Qué manera de enseñar a reírse de uno mismo.

Nuestros protagonistas van madurando. Son capaces —todos, no sólo Dean y Blue—, de enfrentarse a sus propios fantasmas y temores y vencerlos sin que parezca que están haciendo algo extraordinario. Y asistimos, casi con envidia, a la edificación de unas nuevas relaciones —familiares, de pareja, de amistad—, que jamás habríamos soñado al comienzo del libro.

Vamos, es un libro redondo. No se le puede poner ni un solo pero. En definitiva, una gozada. Obra maestra.

Un diez.