Boletin
Esencia
Última modificación: Jueves, 14 Marzo 2019, Visitas en web: 285
Odiame

Ódiame de día, ámame de noche

Ficha Técnica

  • Título: Ódiame de día, ámame de noche
  • Autor/a: Nieves Hidalgo
  • Serie: Un romance en Londres 2
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Jason Rowland, vizconde de Wickford, se casa enamorado de Cassandra sin importarle sus orígenes. Sin embargo, ella solo busca su título y su posición. Caprichosa y déspota, convierte su vida en un infierno. Cassandra ha cometido un desliz por el que puede perder cuanto tiene, por eso busca la ayuda de quien nunca le ha fallado: su hermana gemela, Nicole. Pero un accidente hará que la vida de ambas dé un giro inesperado.
Cuando Nicole despierta no recuerda nada, ni siquiera su nombre. Solo sabe que, según le dicen, está casada con un noble; un hombre que la atrae desde el primer momento, pero que no disimula su desprecio hacia ella. Mil imágenes que no comprende la atormentan, presiente que existe un secreto que debe desvelar, aunque signifique su perdición, e intenta mantener las distancias con un esposo al que no reconoce. Pero el amor hacia Jason es más fuerte que ella. Y si del amor al odio hay un paso corto, hará lo imposible para recorrer el camino inverso que, de entrada, parece insalvable.

Valoración personal

Tras la lectura de «Rivales de día, amantes de noche» le llegó el turno a «Ódiame de día, ámame de noche», la segunda entrega de la serie Un romance en Londres de Nieves Hidalgo. Antes de adentrarme en su lectura tuve que hacer un reset pues, al no tratarse estrictamente de una saga familiar ya que los tres protagonistas masculinos son amigos, no iba a encontrarme con los mismos personajes en esta novela. Puede que coincidieran en alguna escena, pero naturalmente no iba a ser lo mismo. Me resultó duro separarme de los Chambers, con quienes me había encariñado bastante, pero a su vez estaba deseando conocer mejor al héroe de esta aventura y la desafortunada historia de su desastroso matrimonio.

Como es acostumbrado en la alta sociedad, Jason Rowland, vizconde de Wickford, se casó para cumplir con su deber. Más concretamente, su padre quería que dejara su vida disoluta y le procurara un heredero, lo que provocaba constantes discusiones entre ambos. La elección de esposa, no obstante, no fue la más idónea, ni fue un cortejo al uso. Cometió el error que casarse con la primera dama hermosa que le facilitó el acceso a su cama, sin importarle su dote o sus orígenes, un error que pagó caramente. Como un incauto se enamoró, pero ella le traicionó y pisoteó su orgullo dejando claro que simplemente se había casado con él por su dinero y posición. Herido por el engaño y con el corazón roto, juró no volver a caer en su garras nunca más.

Sin embargo, al volver de un viaje se encuentra con una sorpresa. Y es que su esposa dice no recordar nada de lo sucedido entre ambos. Afirma haberse dado un golpe que la ha dejado amnésica. Jason no se fía un pelo, no sabe lo que pretende, pero está seguro que todo es un nuevo engaño para conseguir sus aviesos propósitos. No obstante, ha de reconocer que la forma de comportarse de su mujer ha cambiado, su expresión es dulce, su forma de hablar considerada, incluso le gustan los animales cuando antes los detestaba. Intrigado por su nueva actitud, no puede evitar que su rabia aumente al percibir como las defensas que ha erigido se debilitan por momentos. Pues a pesar del dolor, todavía sigue enamorado de ella.

Tras cuatro largos años sin saber de su existencia, Nicole Matheson recibe una sorpresiva carta de su gemela en la que le pide que se reúna con ella con la máxima discreción. Las condiciones de su encuentro deberían haberla puesto sobre aviso, pero su felicidad era mayor que sus sospechas. Hasta que conoce sus andanzas y el enredo en el que está metida. No solo había intercambiado hombres hasta conseguir casarse con el futuro conde de Creston, sino que estaba embarazada de uno de sus amantes. Su hermana pretende que ella le ayude a deshacerse de su problema por miedo a la ira de su marido, un sujeto cruel y despreciable, según sus propias palabras. Un hombre al que Nicole no querría acercarse, si no fuese porque un desafortunado accidente hará que tome el lugar de su esposa.

Cuando Nicole recupera la consciencia no reconoce a nadie, no sabe qué le ha ocurrido ni conoce su propio nombre. Todo lo que le rodea le es ajeno y tiene la extraña sensación de estar en un lugar que no le pertenece. El encuentro con su marido, del que ni recuerda su rostro, no hace sino aumentar su angustia y agobio. El comportamiento de los demás no ayuda a apaciguar sus temores, todos la miran como si fuese un demonio y rehuyen su compañía. Con el pasar de los días, aprende que la mujer que era no tiene nada que ver con quien es e intenta cambiar los sentimientos que los demás le profesan. Ella quiere un nuevo comienzo, pero dejar atrás el pasado no resulta fácil con un esposo reprochándole los errores cometidos. Pero ella aspira a una vida serena junto al hombre del que se está enamorando y no parará hasta que esos ojos oscuros la miren libres de odio.

Nieves Hidalgo vuelve a trasladarnos a la Inglaterra del siglo XIX para contarnos una intensa y arrebatadora historia de amor que te deja vapuleada cuando pasas la última página. El contexto histórico juega un papel importante, pues a pesar del declive del imperio napoleónico, las intrigas palaciegas y el espionaje siguen en vigor para impedir que Napoleón escape de su destierro en Santa Elena. Como soldado curtido en batalla, nuestro héroe deberá una vez más ponerse al servicio del país para averiguar y frustrar cualquier plan en marcha. Aunque maldita la gracia que le hace involucrarse de nuevo en esos juegos de poder. Así pues, viviremos la trama de un complot en la sombra al mismo tiempo que nuestro héroe se devana los sesos por aclarar su situación personal.

Y es que Creston House parece el escenario de una batalla campal aunque ciertamente no lo sea. Debido al engaño de su mujer, Jason se ha vuelto un hombre bastante arrogante, cínico y sarcástico. Sus palabras son como puñales que no duda en lanzar una y otra vez a su esposa, la culpable de todas sus desdichas. La receptora de estas lindezas no se cree merecedora de tal comportamiento, aunque en el pasado fuese una verdadera arpía, pues no recuerda nada de lo que les llevó a esa situación. Puede que esté desmemoriada pero no es una pusilánime y responde con igual vehemencia a sus ataques. La tensión entre ellos es visible, el tormento que Jason padece por su desengaño te conmueve y aunque su comportamiento no tiene disculpa, no puedes evitar compadecerle. La misma Nicole, que hace un constante examen de conciencia, quisiera consolarle pues adivina en él un hombre herido por su causa.

Todas las personas cercanas a Jason intentan hacerle ver que su esposa no es la mujer que era. Con cada gesto involuntario pide perdón a quienes les rodean por los agravios cometidos y logra granjearse el amor de todos. Aunque es difícil borrar en un instante todas las fechorías que Cassandra ha llevado a cabo, una villana que sería galardonada con el premio a la mezquindad. Dejando a un lado la alargada sombra de este fantasma, la pareja está rodeada de un plantel de secundarios carismáticos y variopintos que aportan frescura y diversión al romance apostando por uno u otro según las circunstancias. Incluso viviremos una relación paralela entre Alexandra, prima de Jason, y Daniel, el médico de la familia. Las escenas compartidas a mi por lo menos me han sabido a poco, así que creo que la autora tiene una cuenta pendiente con esta pareja.

Un suspiro ha sido lo que me ha durado esta novela, las hojas volaban una tras otra. Si la primera parte de la serie me gustó, prácticamente he devorado «Ódiame de día, ámame de noche». Esta pareja me ha cautivado tanto que si el libro hubiera tenido más páginas, con gusto habría seguido leyendo. El relato fluye por sí solo, la autora ha sabido hilvanar adecuadamente la historia para que el deseo de saber más perdure a través de los capítulos. Con una narrativa bien elaborada te hace participe de las emociones de los protagonistas logrando que te mimetices con ellos y quieras seguir descubriendo el destino que les aguarda a estos dolientes amantes cuando el secreto se desvele. Realmente ha sido un placer vivir el amor entre esta terca dama escocesa y su arrogante caballero inglés.