Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 15 Junio 2015, Visitas en web: 872
portada

Ojos de ángel

Ficha Técnica

  • Título: Ojos de angel
  • Autor/a: Teresa Medeiros
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: Rosa Ramos

Puntuación

2.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Lo último que Justin Connor esperaba encontrar era a una joven mujer dormida en la arena, arrastrada por el mar a la agreste costa de Nueva Zelanda. Aunque no está dispuesto a renunciar a la soledad en la que se ha refugiado en esa isla, Justin se siente obligado a rescatar a esa misteriosa náufraga, sin darse cuenta de que, con su radiante belleza y su desafiante valentía, ella terminará haciendo trizas la paz que a Justin tanto le había costado conseguir.
Máxime cuando la joven no es nada menos que Emily, una noble huérfana y despojada de su herencia que ha recorrido todo el mundo para encontrar al hombre que le había prometido a su padre cuidar de ella, y que en cambio la había dejado pupila en una escuela de Inglaterra. Confundida y presa de una vorágine de emociones, Emily está decidida a vengarse de Justin por sus años de soledad, aunque para ello deba romperle el corazón.

Valoración personal

¡ATENCIÓN! CONTIENE SPOILERS!

Cuando leí la sinopsis de este libro me esperaba una historia completamente diferente a la que he leído. He de decir que no me ha gustado la novela, así que mis argumentos no van a ser muy positivos. ¡Es la primera crítica negativa que escribo!

Empecemos diciendo que la historia cuenta con dos partes, ambas nos llevan a los años ochenta del siglo XIX. La primera está ambientada en Nueva Zelanda y cuenta cómo Emily llega a la isla en la que Justin vive y empiezan una pequeña historia de amor, un tanto peculiar para mi gusto. La segunda parte nos traslada a un Londres muy refinado, de bailes y fiestas en grandes salones, con bonitos vestidos para ellas y lujosos trajes para ellos. Es decir, nos encontramos con que los personajes pasan de la libertad que proporciona Nueva Zelanda, al control absoluto que obliga el bullicioso Londres.

En cuanto los personajes, primero está Justin, un joven que adora la música y es repudiado por su padre por no adaptarse a los cánones sociales de la época. A falta de recursos, se introduce en una misión de búsqueda de minas de oro en Nueva Zelanda, junto a dos compañeros más, David Scarborough y Nicholas. Sin embargo, en medio de la misión David es asesinado, dejando a Justin como tutor de su pequeña hija Claire, que está en un internado de Londres. Sin embargo, Justin se siente muy culpable por la muerte de su amigo (no se sabe porque hasta las últimas páginas del libro) y se aísla en Nueva Zelanda, enviando el poco dinero que tiene a la directora del internado de Claire, la señorita Winters, para “pagar” sus gastos.

Por otro lado está Claire o Emily, una chica de dieciochos años a la que se trata como una de diez. La razón, aun habiendo terminado el libro, no la sé.  A los once años recibe la noticia de que su padre ha fallecido pero ha dejado a su compañero como su tutor y cuidador. Desde entonces, ella esperará impaciente que éste venga a recogerla, cosa que éste nunca hace. Así, a sus dieciocho años, Claire es expulsada del internado y es llevada a Nueva Zelanda, buscando a su progenitor legar. Como los mandatarios de la señorita Winters no encuentran a Justin, deciden tirar a Claire por la borda, llegando esta, desnuda, a los pies de Justin, que estaba paseando por la playa.

A partir de este momento empiezan los indicios de la historia de amor entre ambos, siempre salpicada por los problemas: Claire oculta su verdadera identidad a Justin (a pesar de saber que él es su tutor), la culpa que Justin tiene encima por la muerte de su amigo y el abandono de la hija de éste, las restricciones de edad… ya que, por lo visto, Justin es mucho mayor que ella. Sin embargo, nunca nos enteramos de la verdadera diferencia que existe, en muchas ocasiones se dice que Justin tiene el pelo blanco, por lo que suponemos que es bastante mayor, y en otras ocasiones, se dice que su aspecto de persona mayor no se corresponde con su verdadera edad. Sinceramente es un aspecto al que le dan mucha importancia en la historia pero que no se muestra claro nunca.

Para mi gusto, la primera parte desarrollada en Nueva Zelanda se hace un poco larga, debido a los pocos acontecimientos importantes que suceden y a la cantidad de páginas que tiene.

En la segunda parte, Justin se ha tenido que marchar a Londres debido a la muerte de su padre, heredando él, como único hijo varón, el título de conde de Winthrop. Emily se ha quedado en Nueva Zelanda, ya que no ha querido acompañarlo, sin embargo, ¡de repente Claire vende el único recuerdo que le queda de su padre y se marcha a Londres, huyendo de Justin!. Como es lógico, allí se vuelven a encontrar y vuelve a resurgir su historia de amor, esta vez con la verdadera identidad de Claire al descubierto y la resistencia de Justin por no dejarse llevar por la pasión con su tutelada. Quizás, esta sea la parte más divertida de la historia ya que Emily está decidida a conquistar a Justin y hace todo lo que está en su mano para llamar su atención, hasta que, a apenas cincuenta páginas del final, ambos se dejan llevar por sus sentimientos, siempre de forma privada.

Para mi gusto, el libro es un poco repetitivo y bastante lento. La autora va arrastrando un suspense que se resuelve, muy precipitadamente, en las últimas páginas de la novela. Además, la narración no hace fácil la lectura y hace que muchas veces no prestes atención al libro, es decir, le falta ese toque que te hace engancharte a leer. Si tuviera que destacar algo de la novela, me quedaría con los personajes secundarios, como el mayordomo Penfeld o los mahoríes de Nueva Zelanda, sus personalidades son completamente geniales.

Puntuación: 2/5.