Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 15 Junio 2015, Visitas en web: 768
portada

Placeres robados

Ficha Técnica

  • Título: Placeres robados
  • Autor/a: Brenda Novak
  • Serie: Whiskey Creek 2
  • Reseña de: Helena A.

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Tras haberse criado viviendo en moteles baratos y viajando de ciudad en ciudad con su hermana y su madre, Cheyenne agradecía poder mantenerse por fin a sí misma. Sin embargo, continuaba inquietándola el misterio de sus primeros recuerdos, presididos casi todos por una mujer rubia y sonriente. Una mujer que no era su madre.
Aunque había pedido repetidamente explicaciones, las personas que podían ayudarla no estaban dispuestas a hablar. Cheyenne anhelaba encontrar respuestas, pero sin tener siquiera una partida de nacimiento, no era fácil.
La situación se complicó aún más cuando su mejor amiga comenzó a sentirse atraída por el hombre del que ella estaba secretamente enamorada. Por el bien de Eve, decidió apartarse de su camino, y aterrizó en los brazos de Dylan Amos. Era la clase de hombre que Cheyenne se había prometido evitar… aunque, quizá, dejarle marchar fuera un error...

Valoración personal

Placeres robados se ha convertido en una de mis novelas favoritas. Me llamó la atención desde que la vi en la librería y la verdad es que no me ha defraudado nada. Me han encantado los dos protagonistas y como va surgiendo el amor entre ellos, además también tiene la magia de la Navidad lo que la hace aún más bonita. Una novela muy recomendable. Además me encanta la portada, creo que concuerda mucho con el libro, y es muy romántica y tierna.

Es el segundo libro de la serie de "Whiskey Creek", un pueblo pequeño de Estados Unidos donde todos se conocen. Cheyenne llegó a vivir allí unos cuantos años atrás después de estar viajando de una ciudad a otra, de vivir en moteles… con su madre y su hermana. Pero finalmente su madre decide instalarse en Whiskey Creek, y por primera vez puede ir a un instituto y tener amigos fijos. Así que instalada en el pueblo, con su grupo de amigos, trabaja con su mejor amiga Eve en el hotel de la familia de esta, vive con su hermana y su madre a la que deben cuidar ya que está enferma, y lleva toda la vida enamorada de Joe. Y cuando por fin Joe le habla y le pide una cita ella no puede decirle que sí ya que su mejor amiga, Eve, que está de viaje también está enamorada de él y siente que no puede traicionarla estando con el hombre de quien se ha enamorado, en su ausencia. Pero la historia aún se lía más porque mientras intenta olvidar a Joe, se encuentra con Dylan Amos, un hombre al que está segura que debe evitar, pero con el que, sin embargo, siente una gran atracción. En un principio no quiere hacerle caso, pero luego piensa que tal vez le irá bien para olvidarse de Joe. Y cuando decide quedar con él, Eve le dice que no le importa que esté con Joe, pero Cheyenne ya no puede evitar lo que empieza a sentir por Dylan y no puede dejarlo atrás sin más.

Cheyenne es un poco insegura, siempre ha vivido dependiendo de su madre, siempre la está intentando cuidar a pesar de su rechazo, e intentando controlar a su hermana Presley, que va por el mismo camino que su madre de acabar siendo drogadicta y alcohólica. Pero Cheyenne, a pesar de tener mucha paciencia con ellas, siempre se ha sentido distinta y ha querido actuar todo lo contrario a como ellas lo hacen. Así que no ha caído en ningún mal hábito y ha estado con muy pocos hombres. Eso sí, tiene muchos amigos con los cuales se reúne todos los viernes para desayunar y contarse la vida, y son su mayor apoyo, ya que Presley vuelve a tener problemas con las drogas y su madre está en fase terminal. Pero cuando llegan las Navidades y todos sus amigos se van de vacaciones al Caribe se queda sola en el pueblo. Así que cuando le piden cita los dos hombres no puede evitar decirles que sí, a pesar de tener en ningún momento una amiga con quien comentar sus dudas más allá de algunas conversaciones por teléfono.

Dylan Amos es un hombre que también ha tenido una vida muy complicada. Es el mayor de una familia donde los padres también han estado ausentes, y ha tenido que cuidar a sus hermanos para que no cayesen en problemas como drogas, peleas… Tiene muy mala fama en el pueblo por problemas que él había tenido de joven, pero que hace mucho tiempo que no comete. Parece el típico chico malo, pero poco a poco se va descubriendo que tiene un gran corazón y que no ve a Cheyenne como un simple ligue de una temporada, sino que le gusta de verdad y des de hace tiempo.

La relación entre ellos es muy bonita. Al principio ella tiene miedo de enamorarse porque tiene una idea errónea de él, pero en cambio, él en todo momento tiene muy claro lo que quiere y hasta qué punto le gusta. Así que simplemente ella va dejándose ir, hasta que no pueden evitar estar juntos. Me ha gustado mucho la relación que tienen ya que los dos quieren ser más responsables de lo que realmente deberían ser al tener que hacerse cargo de sus hermanos, y los dos se sienten como el árbol de Navidad más feo que nadie más compraría. Creo que quedan muy bien juntos, y que hacen una pareja muy bonita.

Además me ha gustado mucho el personaje de Presley, la hermana de Cheyenne, que a pesar de tener problemas con las drogas y parecerse más a su madre, se siente tan perdida como Cheyenne. Espero que también tenga un libro porque se hace querer igual que los dos protagonistas, además sale una historia de amor secundaria entre ella y un hermano de Dylan que queda muy abierta.

Me ha encantado toda la historia de amor, y me ha enganchado mucho la última mitad del libro cuando da un giro inesperado y Presley la lía, es emocionante y refuerza la relación entre Dylan y Cheyenne. Creo que es un libro muy bonito, sobre todo para leer en Navidad. El final es muy emotivo aunque no tenga que ver con la relación de pareja, pero es muy bonito como se soluciona todo.