Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 21 Abril 2014, Visitas en web: 1256
redencion

Redención

Ficha Técnica

  • Título: Redención
  • Autor/a: Annabel Joseph
  • Serie: Comfort 2
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

3.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Una inquietante y atormentada historia de amor entre un hombre que huye de su pasado y una chica que vive atrapada en el suyo.

Kyle Winchell ha tocado fondo. Se había enamorado de la esposa de su jefe, la exuberante Nell Gray, con quien compartía una afición por el BDSM y, aunque sabía que era una relación tóxica, no imaginaba que haría que se sintiera tan desgraciado. Decide empezar una nueva vida en Nueva York, donde se convierte en el asistente personal de Caressa Gallo, una joven virtuosa del violonchelo conocida como la niña prodigio.

Kyle no tarda en descubrir que tras su rostro gélido se esconde una chica t raumatizada por una tragedia del pasado. A medida que se adentra en el oscuro mundo de Caressa, se intensifica la atracción que sienten el uno por el otro. Pronto se ven envueltos en un torbellino emocional y erótico que marcará sus vidas.

Él huye de su pasado. Ella está atrapada en el suyo.

Valoración personal

Vale. Empecemos por el principio. ¡Y qué principio! ¡La hostia! Y es la hostia porque son las ganas que te entran de guantear a quien haya tomado la decisión de lanzar al mercado la segunda novela de esta serie en lugar de la primera. ¿Quién ha sido la cabeza pensante? ¿Cómo se le ocurre tomar la decisión de publicar esta segunda entrega sin estar disponible la primera?

Sientes que te has perdido algo de vital importancia. Sientes que algo de veras trascendente en la novela no publicada ha ocurrido pues el prólogo te deja con cara de idiota e intentando tirarte de los pelos mientras quieres encontrar una explicación más o menos lógica al por qué del estado en el que se encuentra el protagonista. Y, por lo que intuyes… tuvo que ser de órdago a la inglesa. Los putos fuegos artificiales del 4 de Julio estadounidense se quedan a la altura de una alpargata. En serio, el prólogo me dejó toda grillada. Enganchada. Hizo que me crease unas expectativas bárbaras.

Unas expectativas que luego no se cumplieron tal y como yo me esperaba.

Si lo que vas buscando es una historia donde el sexo sea el hilo principal de la trama… desde luego, la novela, te va a encantar. Quizás entonces mi problema ha estado en que después de leerme ese prólogo me esperaba mucho más; me hice unas ideas acerca del protagonista y los secundarios que luego la autora no fue lo que ofreció y reconozco que la culpa es solo mía.

No obstante, dejando a un lado mis expectativas como consecuencia de esas primeras páginas, intentaré ser lo más objetiva posible en mi valoración.

Os voy a hablar de los personajes centrales de esta historia, de los principales. Os hablaré de Kyle y de Caressa.

Ambos por separado tienen un bagaje sentimental que hay que desmenuzar a base de bien. Sus personalidades resultan muy complejas en ciertos aspectos y, sin embargo, si lees la novela por encima no llegas a apreciar cuán complejas son.

Caressa, por ejemplo, es una persona muy insegura; mucho más de lo que parece. Se refugia en su música. No vive la vida si no es a través de los pentagramas y las notas que en ellos están escritos. Respira notas musicales y solo vibra cuando tiene el arco de su violonchelo entre las manos y el gran instrumento musical entre sus piernas. Cuando eso ocurre el mundo desaparece y ella es solo melodía. Es caprichosa y le dan ataques de furia realmente impresionantes por cualquier nimiedad. No la entiendes. No puedes llegar a entenderla en un primer momento. Crees que solo son rabietas de niña consentida cuando detrás de esas pataletas se oculta algo mucho más obsesivo y compulsivo de lo que puedes llegar a imaginar.

¿Y qué decir de Kyle? Algo ocurrió en su pasado. Algo muy pero que muy gordo. Algo de lo que la autora en esta novela solo te desbroza algunas leves pinceladas pero que no te dejan visualizar el conjunto de lo ocurrido para encontrarnos con un personaje que, al principio de esta historia, es un drogadicto, un alcohólico y está tirando su vida por el retrete y encima tira de la cadena.

Me hubiese encantado haberme leído antes de esta novela la de Comfort Object que es con la que Annabel Joseph da inicio la serie. Y me hubiese encantado porque hay muchos flecos sueltos que deben ser importantes y que seguro aparecen en el diseño de la autora en la anterior novela.

Desde luego tanto Kyle como Caressa me han resultado unos protagonistas muy atractivos por separado. Fascinantes si me apuráis. Decididos en muchos aspectos, sin temor a expresar lo que quieren y cómo y cuándo lo quieren. Sin pelos en la lengua. Pero juntos (a mi parecer) carecen, a veces, de credibilidad. Los sentimientos de él hacia ella aparecen demasiado rápido si tenemos en cuenta lo que sentía hacia otra persona en el momento del inicio de la historia y luego me choca mucho también la manera que se dirige a ella, las frases que le dice en ocasiones y las palabras que emplea con ella.

Intentaré explicar lo de que me da la sensación de que hay momentos en los que carecen de credibilidad.

Me resulta un poco chocante que algunas escenas se desarrollen de la manera que lo hacen. He tenido la impresión de que en algún momento del montaje de la historia final se hayan podido extraviar escenas intermedias que llevan desde el punto «A» al punto «C» de su relación y que debido a ello hacen de éstas… situaciones poco creíbles. Y, como soy incapaz de explicar esto sin hacer un spoiler pues os ruego que el siguiente párrafo os lo saltéis aquéllas que no queréis que se os destripe ningún acontecimiento importante de la misma.

SPOILER

La pérdida de la virginidad de Caressa. La situación me parece muy brusca. Es como si alguien le hubiese dicho a la autora en la página tal tiene que haber una escena de sexo entre los protagonistas y ella la hubiese metido con calzador porque se quedaba sin margen de maniobra.

FIN DEL SPOILER

Si leéis la novela entenderéis de qué os hablo pero no fue el único momento en el que sentía que había saltos. Me encontré con algún otro más. Lo malo de esta impresión mía es que te quedas con la duda de si ha sido una decisión editorial (de la que publicó la novela originalmente ¡ojo! que no estoy metiéndome para nada con la labor de la editorial española) que impuso a la autora un máximo de páginas o un «error» de la autora que aún no estaba muy ducha en estas lides.

Su sonrisa se transformó en una risa trémula y luego en un torrente de lágrimas. «Algo más que cuerdas de violonchelo y conciertos multitudinarios.» Caressa no habría podido explicar lo mucho que esas palabras significaban para ella en ese momento, pero seguramente él ya lo sabía.

Momentos llenos de tensión como el que desemboca en esta frase nos vamos a encontrar muchos así como otros como el de muy poco antes en el que Joseph te sorprende con un intercambio de frases con las que incluso llegas a soltar alguna que otra risotada. Porque si antes decía que la escena del spoiler era un poco forzada por el inicio también reconozco que el diálogo posterior tiene su «mijita» de guasa.

De todos modos a mí «Redención» no me ha disgustado. Me ha parecido una novela muy entretenida con buenas escenas de sexo y unos principales que me han dejado momentos muy buenos y otros muy claves para entender la psique de Kyle y Caressa. Uno de estos momentos claves ocurre entre las páginas 142-143. Ahí te das cuenta, por ejemplo, lo grandes que son las inseguridades de Caressa. Esa escena logró estremecerme de pies a cabeza. Ese momento es ¡wow! Por una parte piensas que es una desquiciada y por otro puedes llegar a entender que hay personas que realmente necesitan una rutina y una manera de hacer las cosas porque en lo habitual está esa muleta que necesitan para mantener su mundo estable y en orden.

Me despido con otro de mis momentos preferidos que espero os sirva para decidiros a leer esta historia y crearos vuestra propia opinión del conjunto de la misma.

―Necesitar a alguien da miedo ―musitó.
―Ya lo sé, pero no te fallaré. No me falles tú a mí.
Kyle creyó que iba a llorar, y estuvo a punto de hacerlo. La rodeó en un abrazo y ella se arrimó a él con fuerza. No le dijo por qué había bajado al bar, ni que había estado a punto de pedirse una copa. Solo una. No le dijo que la verdad era que él la necesitaba a ella tanto como ella a él.