Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 28 Agosto 2013, Visitas en web: 1274
salvaje

Salvaje

Ficha Técnica

  • Título: Salvaje
  • Autor/a: Nicole Jordan
  • Serie: Sin serie
  • Reseña de: ANNY

Puntuación

2.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

La belleza de Summer Weston es conocida entre todos los solteros del condado de Texas, incluido Lance Calder, un mestizo orgulloso y apasionado al que ninguna dama le daría ni los buenos días. Sin embargo, Summer lo necesita, pues él es la única esperanza que le queda de rescatar a su hermana de la tribu comanche que la tiene secuestrada. Pero el joven sólo está dispuesto a ayudarla a cambio de que se case con él.

Desesperada y asustada acepta el trato, y juntos emprenderán el viaje hasta el peligroso terreno comanche. Poco a poco, Summer aprenderá a confiar en ese hombre distante y hostil cuya sensualidad despierta en ella una ardiente atracción. ¿Lograra la pasión destruir todas las fronteras y fundir sus almas con la llama del amor eterno?

Valoración personal

—No siempre seré un jornalero. Algún día tendré dinero suficiente para comprar mi propia tierra. Pero… eso tampoco sería suficiente, ¿me equivoco? Un hombre como yo nunca podría aspirar a la mano de una princesa como usted.

¡Dios! El corazón me dio un vuelco al leer este párrafo, ¿se puede decir tanto con tan poco? Debo confesar que en el momento en que Lance pronunció estas palabras, casi al comienzo de la novela, me conquistó de todas todas. No sabía si durante el resto de la historia se comportaría como un auténtico cabrón, pero estaba segura que en su fuero interno sus actos no corresponderían a sus sentimientos.

Lo cierto es que no iba mal encaminada en mi pensamiento. Y es que Summer representa para Lance todo lo que anhela, pero también aquello que odia. Ella es el símbolo de todo lo que ha deseado en la vida: una familia, una posición, ser aceptado por la sociedad… Pero también de todo su sufrimiento: el rechazo al que se ha visto sometido por parte de los hombres blancos y el infierno en que éstos habían convertido la vida de su madre.

¿Es posible superar el primer amor? Lo cierto es que a pesar de haber pasado cinco años, Lance no ha logrado olvidar a Summer. Con sus sonrisas y sus coqueteos, ella había alentado en él un sueño imposible de realizarse. Había jugado con él a su antojo y, cuando las cosas se complicaron, lo había abandonado a su suerte. Cinco años habían pasado desde aquel beso que se había atrevido a darle, desde que su padre le echase casi a patadas del rancho. Aquello había frustrado todas sus fantasías de un hogar y una familia. Y sin embargo, allí estaba de regreso…

Summer sabe que la única posibilidad que le queda de volver a ver a su hermana Amelia es contar con la ayuda de Lance, el mestizo indio que una vez inspirara sus sueños de adolescente. La guerra había dejado su huella en la familia Weston. Su padre y dos de sus hermanos habían fallecido, su hermano Reed, que había luchado por la Unión, estaba lisiado y Amelia, su hermana mayor, había sido secuestrada por los comanches. Lance es su última esperanza de ver con vida a su hermana. Lo que no imagina es el precio que le obligará a pagar: el matrimonio.

Tras la lectura de «Salvaje», puedo afirmar que ésta es sin lugar a dudas una de mis novelas favoritas de Nicole Jordan. No sé si os habrá pasado a vosotras, pero lo cierto es que con esta autora nunca se a lo que atenerme. Vamos, que le tengo más miedo que a una vara verde, pues no sé cómo encajar exactamente sus novelas. Ella misma afirma en una nota al principio de esta historia que sus novelas del oeste son más sentimentales que las series «Las guerras del cortejo» o «Amantes legendarios», mucho más movidas. Ciertamente, si «Salvaje» es una prueba de lo que esta autora es capaz de hacer, prefiero esta faceta suya mucho más sentimental.

Pero mejor me centro en la pareja protagonista, que por cierto me ha tenido con el alma en vilo casi toda la novela. Los comienzos del matrimonio no resultan nada fáciles para la pareja. Lance se ha casado con Summer bajo la argumentación de que los comanches no aceptarían de buen grado que él ayudase a una mujer blanca, a menos que fuese familia. Según la ley comanche, un hombre tiene la obligación de proteger a la familia de su esposa. Además el matrimonio con ella, bien situada en la comunidad, le ayudaría a poder integrarse. ¡Excusas, excusas!

Para Summer, por supuesto, aquella no era la boda que se había imaginado. Se había casado con un hombre duro e implacable. Un hombre al que había perjudicado en otro tiempo. Un bastardo mestizo por cuyas venas corría la sangre de la raza más cruel de las llanuras. Y aun así, a pesar de sus duras palabras, ella no puede evitar que un escalofrío, y no precisamente de miedo, le recorra el cuerpo cada vez que él la mira. Y es que a pesar de las circunstancias, no puede evitar seguir deseando a ese salvaje asesino, como muchos lo califican.

En la noche de bodas, ¡uf!, la tensión casi se podía cortar con un cuchillo. Lance le dedica duras palabras a su nueva esposa, palabras que sin embargo los hechos posteriores contradicen totalmente. Y es que a pesar de que se niega a caer nuevamente rendido ante los encantos de Summer, sólo hace falta una muestra suya de debilidad para que él se desdiga. Cuando ella se deshace en lágrimas debido a los nervios, él la abraza para consolarla. Esta forma de actuar desconcierta totalmente a la protagonista, que comienza a ver que su marido es un hombre mucho más complicado de lo que en un principio parecía.

El relato de la infancia de Lance es bastante descora-zonador. Y nos da muestra de la hipocresía a veces muestra el ser humano. Su madre también fue secuestrada por los comanches y se negó a desha-cerse de él, el fruto de lo sucedido en territorio indio. A pesar de saber que ello le supondría que los suyos no le perdonasen. Tras su rechazo, se vio obligada a prostituirse para mantener a su hijo. Ver como la madre de Lance es humillada por los hombres blancos, los mismos que supuestamente se distinguen por ser civilizados y llaman salvajes asesinos a los indios, casi me produce náuseas.

Durante el camino hacia territorio indio y la posterior búsqueda de su hermana, Summer se dará cuenta hasta qué punto su marido ha tenido que sufrir el desprecio de la gente y de forma instintiva desarrollará hacía él un sentimiento de empatía y protección por el trato al que es sometido. El resquemor inicial por su forzado matrimonio se tornará en orgullo hacia ese hombre que a pesar de ser vapuleado por todos conserva su intacta dignidad. Sus maneras hoscas y malhumoradas, no son sino una barrera de defensa.

La relación entre la pareja me ha parecido enternecedora. A pesar de su duro exterior, Lance tiene un corazón de oro. Cada gesto que le dedica a su esposa destila sentimiento y ternura, y delata el amor que siempre ha sentido por ella aunque lo intente ocultar. Lo cierto es que ésta que está aquí se derretía cada vez que nuestro héroe abría la boca. De ser una joven caprichosa y mimada como se nos presenta al principio de la novela, Summer se va tornando una mujer que sabe lo que quiere y que está dispuesta a defender el honor de su marido ante todos aquellos que dudan de él, incluso ante su propia hermana que, a pesar de ser su salvador, vierte en Lance el odio que ha acumulado hacia los indios.

«Salvaje» tiene los ingredientes que nos gustan en las buenas novelas, aquellas que guardamos en nuestra memoria y nos gusta conservar para volver a releer de cuando en cuando. Amor, odio, pasión, venganza, traición… Una magnífica ambientación, frases que te llegan al corazón, momentos memorables, situaciones desgarradoras, escenas sensuales… El salvaje y duro oeste en todo su esplendor y magnitud en ésta para mí una obra inolvidable de Nicole Jordan.