Boletin
Esencia
Última modificación: Domingo, 10 Junio 2012, Visitas en web: 1377
seducir a un angel

Seducir a un ángel

Ficha Técnica

  • Título: Seducir a un ángel
  • Autor/a: Mary Balogh
  • Serie: Huxtable 4
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

5.0/5 rating (2 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Tiene que ser rico, de alta cuna y desearla como a ninguna otra mujer. Estas son las condiciones que debe cumplir el hombre que Cassandra Belmont tome como amante.

Porque la idea de prometerse y volver a casarse ha quedado descartada para esta joven viuda sobre quien circula un rumor que lentamente ha ido cerrándole las puertas de la sociedad: que ella causó la muerte de su difunto marido, Lord Paget.

Cassandra lo ha perdido todo excepto un puñado de sirvientes leales y una belleza de la que piensa servirse para encontrar a ese hombre que la mantendrá a cambio de sus favores, pero que jamás podrá decidir sobre su vida.

Valoración personal

—Lo primero que voy a hacer es buscar a un hombre.


¡Ahí la ha dado!¡Y sin anestesia! Con estas sorprendentes palabras, Balogh nos introduce en esta historia, una nueva entrega de la saga familiar de los Huxtable que para mí es una de las imprescindibles para tener a buen recaudo en nuestras librerías.

 

No sé cómo lo hace esta buena señora pero desde la primera hoja logra atraparme. Sus personajes me resultan del todo entrañables, desde el primero hasta el último. Sabe dotales de una sensibilidad muy propia de gente sencilla de campo más que de la estirada nobleza y prueba palpable de lo que digo son los condes de Sheringford, que hacen que una extraña y una paria se siente bienvenida en un baile al que nadie la había invitado.

 

A ella la llaman «la asesina del hacha». Y Stephen no podía dar crédito a esas habladurías aunque a él la extraña y enigmática dama le parecía peligrosa. Muy peligrosa.

 

Me encanta el descaro del que en esta ocasión dota a Cassandra, la protagonista de esta historia. Un descaro muy poco habitual en las mujeres de la época y que por eso mismo resulta tan refrescante el personaje. Pero el descaro con el que recubre a su protagonista está enmasca-rando la verdadera naturaleza de Cass. Cassandra es una mujer con un bagaje sentimental a cuestas doloroso pero del que ha salido fortalecida para enfrentar la vida que la espera después de encontrarse sola y desamparada tras el fallecimiento de su marido. Un marido que, disculpad que lo diga, me alegra que esté muerto.

 

Stephen ciertamente me ha sorprendido. Después de haberle visto «crecer» durante tres libros, de ir pasando de un joven imberbe a todo un caballero; y cuando digo caballero lo digo en el sentido más amplio de la palabra. No un caballero por ser de la nobleza, un caballero precisamente por su nobleza de corazón, no sé si me explico. Un bribón de lo más encantador pero con un corazón que ha hecho que el mío se estremezca. El personaje pasa por varias fases desde que se topa con lady Paget y que su autora resume muy bien: intrigado, atraído, fascinado, incómodo, embaucado, confuso… ¿puede un hombre sentir tantas cosas a la vez? Pues ya lo creo que sí. Según Balogh, incluso más.

 

He de añadir que el tema de trasfondo que trata Balogh en este libro no es para nada agradable. Ya dio una leve pincelada en el anterior libro de la serie «Por fin llega el amor» pero en este ha echado los restos. Es obvio por qué esta mujer se ha convertido para mí en una de las mejores. Pese a que los temas no sean nada agradables los trata siempre con una sensibilidad que raya en el cuidado excesivo. Es sumamente delicada y cuidadosa con lo que expresa y cómo lo expresa. Su comedimiento hacia el colectivo de las mujeres maltratadas es extremadamente considerado y eso me lleva a pensar que haya podido vivirlo de cerca.

 

Supongo que muchas de nosotras podemos pensar que este trato al que somete a su protagonista es vejatorio e incluso denigrante, que no debería llegar a estos extremos tratándose de una novela romántica pero como
viene siendo habitual en su autora, Balogh lo expone, como ya comentaba, con un tremendo respeto hacia el personaje que lo sufre y con una ternura infinita en el que la escucha y la apoya.

 

También es loable la forma en que lord Merton hace frente a todas y cada una de las piedras que se encuentra en el camino y cuyo mayor escollo es precisamente el objeto de su ternura, lady Paget.

 

No os podéis hacer una idea en cómo he tenido que tragarme las lágrimas en algunos de los pasajes sobre todo cuando ella se topa con su hermano y éste le vuelve la cara. Ahí el corazón me pegó un crujido. Si es posible que un corazón se rompa seguro que ésta es una de las ocasiones en la que lo hace. Yo tengo un hermano. Un hermano al que quiero más que a mi vida y no puedo imaginarme siquiera que yo me vaya a acercar a su persona y él me dé la espalda. Decir que me emocioné es quedarse muy corto. No puedo explicar con palabras el sentimiento que esta escena me produjo. Dolor, angustia, una pena infinita. Y ahí radica la grandeza de Balogh, en expresar de manera sencilla sentimientos tan inmensos.

 

El límite al que lleva a sus personajes es encomiable y nuevamente Balogh consigue con muy poco hacer una gran novela. Desgarradora la forma en que Cassandra ruega porque haya solo un poco de luz en su vida. Está tan acostumbrada a la soledad y el maltrato que no sabe cómo lidiar con un hombre que le ofrece cariño, comprensión, ternura y una nueva vida llena de amor.

 

Y, para terminar, un final grandioso. Unas puertas abiertas de par en par para terminar de conocer al último de los Huxtable. Estoy deseando leer el último libro de la serie, sin duda, el mejor. Balogh no puede sino cerrar con un broche de oro y diamantes la mejor serie que le he leído hasta la fecha.

 

«Una aventura secreta» es el último título de la serie y Constantine Huxtable el último de los personajes que nos queda por descubrir. Con tanto como guarda en su interior Constantine, estoy segura que Mary no me defraudará.