Boletin
Esencia
Última modificación: Lunes, 16 Julio 2012, Visitas en web: 732
tumba izquierda

Segunda tumba a la izquierda

Ficha Técnica

  • Título: Segunda tumba a la izquierda
  • Autor/a: Darynda Jones
  • Serie: Charley Davidson 2
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

5.0/5 rating 1 vote

Comparte esta reseña

Sinopsis

Charley Davidson regresa para resolver la desaparición de dos personas: una buena amiga de su vecina Cookie, y Reyes, su alma gemela… y sobrenatural.
 
SI CHARLEY creía que podría descansar tras su roce con la muerte, estaba bien equivocada…
 
Su vecina y confidente Cookie ha recibido una nota inquietante de su desaparecida amiga Mimi, quien hace años fue testigo del asesinato accidental de una compañera de instituto; uno a uno, los testigos han ido cayendo asesinados y Mimi teme ser la próxima. Por si fuera poco, Reyes acaba de confesar a Charley que su cuerpo está escondido y le pide que no lo busque, pues los demonios lo usan como cebo para acceder a ella. Pero ese cuerpo le ha dado demasiados buenos ratos como para renunciar a él para siempre…

Valoración personal

Las horas transcurrieron casi sin enterarme, aunque al final acabé extrayendo dos conclusiones: una, nadie tenía ni la menor idea de quién o qué era Reyes, y dos, había muchísimas mujeres solas en el mundo. Pasé de que me consumieran los celos a que me invadiera la incredulidad e incluso llegué a solidarizarme con ellas. Las comprendía muy bien. Si algo tenía Reyes era carisma, una mirada hipnótica que incluso se plasmaba en las fotografías; era un rompecorazones nato, por lo que no me extrañaba que hordas de mujeres lo desearan, que suspiraran por él a pesar de sus antecedentes penales.
Bueno, decir que esta autora me ha sorprendido gratamente con esta trilogía es volver a repetirme. ¡Pero es que es cierto!
Darynda Jones es una de esas autoras que consiguen mantenerte atrapada entre las páginas de sus novelas y girando hojas a toda pastilla porque no puedes parar de leer.
Los personajes que ha creado Jones… Charley, Reyes (¡Sí! El Malo Malísimo ya tiene nombre), Garret o cualquiera de los otros secundarios logran este propósito y lo consiguen con nota bastante alta. Os recuerdo que Charley es un ángel de la muerte que brilla, emite una suerte de halo luminoso que es, al igual que una luz azul para las polillas, el centro de atención de todas las almas que vagan buscando el paso a la otra vida.
Charley es un personaje alocado, con un sentido del humor que te lleva a soltar carcajadas en el momento que menos te lo esperas. Los diálogos, al igual que en la primera parte (Primera tumba a la derecha) son ingeniosos y, lo que es mejor, creo que sus traductoras han sabido respetar la esencia y la chispa que tendrían ambos libros en su versión original.
En esta segunda entrega vamos a conocer el pasado de Reyes. Quién es, de dónde viene… Ya nos adelantaron algo en el primer volumen pero en este segundo…
¡Ay! Este «hombre» ha logrado que me ponga de su parte. En serio. Se ha colado por mi ventana, ha entrado cual fantasma por ella y se ha instalado en el alféizar para observarme desde allí y lejos de pegar un grito y salir espantada, me he quedado prendada de él y me ha llevado de la mano por todos y cada uno de los sitios por los que ha estado. «No te me enfades Charley, que ya sé que te has vuelto un tanto celosa en lo que a Reyes se refiere». Pero, ¿cómo no hacerlo? Reyes ha estado siempre a su lado, cual ángel caído vengador, en espera de poder salvarla… ¡Hasta ahora! ¿NO, Charley? El muy capullo te ha dejado tirada en un par de ocasiones, ¿no es cierto?
Lo que me he podido reír con estos dos, por todos los ángeles del paraíso y del averno. Reyes es uno de esos personajes que no sé cómo se las apañan y por muy malos que se nos presente siempre termina llevándote al huerto. Su autora nos ofrece detalles de su personalidad como pinceladas sin orden dentro de un cuadro impresionista que de cerca no ves ni notas una mierda pero que conforme te alejas te vas dando cuenta que la obra en su conjunto es toda una obra de arte. Las escenas en las que aparece este personaje tan carismático como atrayente absorben la esencia del libro y la refleja multiplicada por seis. A priori pudiese parecer que Reyes no tiene mucho que ofrecer, salvo por el sexo. Es dominante (¡Uau!), guapo a rabiar y su personalidad es el vórtice de un huracán. Calmada en apariencia si estás justo en el centro pero como se te ocurra moverte unos centímetros te arrasa y comienzas a girar en una espiral.
¿Como entonces puede Charley resistirse a esta fuerza extrema de la naturaleza? Pues sencillamente no puede. Desde el mismo instante que nació se sintió arrastrada hacia él. Temerosa de su sombra oscura y perenne y, a la vez, conforme iba creciendo, sintiendo hacia él una suerte de complejas emociones. Tanto es así que, cuando logra saber toda la verdad en torno a la historia de Reyes Farrow, Charley ya le tiene por algo suyo. Es suyo. Le pertenece. Nació para ella (y hablo literalmente). Por eso no puede evitar sentirse celosa de su club de fans. ¿O sería mejor hablar de clubes? Reyes Farrow, pese a estar en la cárcel por un delito grave es tan carismático que no puede evitar que las mujeres a su alrededor sientan debilidad por él. Sí, es un ente peligroso, pero ¿qué más da? Está entre rejas no te puede dañar y soñar es seguro y gratuito, ¿no? Muchas de vosotras no sabréis a lo que me refiero pero seguro que quienes hayan leído la novela entenderán de qué hablo.
Como digo, la historia de Charley Davison en esta segunda entrega es más atractiva incluso que su antecesora. Es un personaje que me tiene enganchada. Estoy deseando poder leer la tercera entrega de la serie pues he encontrado en ella elementos de peso para seguir la historia. Es una serie cargada de sentido del humor. Como dice J. R. Ward (otra de mis autoras favoritas) es… Hilarante y sincera. Sexy y sorprendente. ¿Qué más se le puede pedir a una novela? Pues personajes emblemáticos que sean inolvidables. Pues bien, también los tiene. Si Charley es ingeniosa y divertida, no tiene pelos en la lengua y Garret es el centro de todas sus puyas porque sabe que anda medio enamoriscado de ella… Reyes es el que centra toda la atención del lector. Si Garret es el personaje que se lleva todas tus simpatías (porque a mí sinceramente Garret me chifla). Charley dice en una conversación…
—No lo sé, corazón pero lo descubriremos. Y me juego el testículo izquierdo de Garret que tiene algo que ver con nuestro candidato al senado.
La secretaria-amiga-confidente de Charley no se queda atrás. He visto personajes secundarios encantadores, alocados y tiernos, pero Cookie reúne en un solo cuerpo todos esos adjetivos. Y… ¡no nos podemos olvidar de los fantasmas que pululan a su alrededor! Si en la primera novela me divertí de lo lindo con la abogada… en esta segunda entrega mi favorito es el «vagabundo» que campa a sus anchas por el maletero del utilitario de segunda mano de Cookie. ¡La de juego que da a lo largo de la novela! No os lo podéis perder, me he divertido de lo lindo con el vagabundo catatónico que se le aparece en la ducha a Charley en cuanto se despista.
Darynda Jones va a seguir sorprendiéndote en escenas realmente duras como es un tiroteo y donde no puedes evitar soltar una carcajada pese a que hay un personaje de los importantes que se está desangrando. En otras te recuerda escenas de «Matrix» y, desde luego, en otras te impacta y te pone el corazón en un puño. Baste decir que un simple comentario en determinado momento puede llevar a un guantazo inesperado. Y no, tampoco os voy a revelar a qué escena me refiero…
No os perdáis esta serie, en serio. Vais a disfrutar de lo lindo. Charley y Reyes se os harán tan cotidianos como cualquiera de los personajes de alguna serie de TV que estéis siguiendo en estos momentos. Os haréis adictos a ellos y si encima viene aderezado con otro final sorprendente, solo puedes esperar, al igual que en el caso de esa serie de TV… ¡Que llegue la siguiente temporada!