Boletin
Esencia
Última modificación: Miércoles, 28 Agosto 2013, Visitas en web: 1015
si quiero / rendicion

Sí quiero / Rendición

Ficha Técnica

  • Título: Sí quiero / Rendición
  • Autor/a: Lisa Kleypas
  • Serie: Teatro Capitol 3 / Sin serie
  • Reseña de: ELFLED

Puntuación

0.0/5 rating (0 votes)

Comparte esta reseña

Sinopsis

Sí, quiero

Andrew, lord Drake, ha sido desheredado por su padre a causa de la vida disoluta que lleva. Para volver a ganarse su favor, Andrew decide fingir que ha cambiado sus malos hábitos. Como parte de su plan, quiere convencer a su padre de que está cortejando a una mujer respetable con la intención de casarse con ella.
El problema es que no conoce a ninguna mujer decente, excepto Caroline Hargreaves, la hermana solterona de su amigo. De modo que hace chantaje a la reacia joven a fin de que lo ayude, y así comienza la farsa…

Rendición

A finales del siglo XIX, un decidido joven nacido en los bajos fondos de Boston logra salir de su barrio de origen y casarse con la hija de una familia aristocrática de la ciudad, a quien conoce a través de un compañero de colegio, hermano de la joven.
Jason no deja de decirse que Laura representa su ascenso social, pero mantiene una dura lucha interior al sentirse atrapado entre dos mundos. Ella, por su parte, es indiferente a los orígenes sociales de Jason, pero no acaba de sentirse a gusto junto a un hombre tan atormentado y pasional.

Valoración personal

B de bolsillo ha lanzado a la venta dos historias cortas de una de las autoras del género romántico que más me gustan: Lisa Kleypas.

Es de agradecer que, una de las editoriales de mayor reconocimiento en la literatura romántica en España, se haya atrevido a lanzar ambas novelas en un formato muy atractivo a la vista y de una calidad bastante importante desde el punto de vista físico. Dos historias que, al menos una de ellas, muchas de nosotras estábamos esperando leer algún día porque era como tener una serie inconclusa. Me refiero a la historia de lord Drake, el hermano de Logan Scott («Porque eres mía»). Este personaje nos atrajo mucho cuando le conocimos en la novela antes mencionada y que yo, al menos, estaba deseando poder hincarle el diente. He tenido que esperar más de diez años para poder «disfrutar» de esta historia. Pero ya llegaré a este punto.

Sinceramente, no entiendo a veces a las autoras. Ni ya puestos a sus editores originales. No entiendo como se le puede ofrecer el que escriban un relato corto cuando es obvio que necesitan, o al menos en uno de estos dos casos, desarrollar la historia en muchas más páginas.

No obstante, siendo Lisa quién es y siempre gustándome ser total y absolutamente objetiva en mis apreciaciones pese a que muchas de ellas me puede la pasión… intentaré hacer un esbozo de ambas historias sin llegar a hacer spoilers. O al menos, esa va a ser mi intención.

Pero antes de comenzar deciros que viendo el precio de ambos libros, el tamaño de la letra y el tipo de encuadernación que nos ha ofrecido nuestra editorial quizás le hubiese sido también muy rentable lanzar ambas historias en lugar de en dos libros… en uno solo (más que nada por aquello de compensarnos un poco por las carencias de uno de ellos). Al menos ése es mi punto de vista. No sé si todas opinaríais lo mismo.

Pero comencemos con el primero de ellos…

Sí, quiero

Como os decía quería esta historia desde el mismo momento en el que me enteré que existía. Necesitaba y ansiaba leerme la historia de Andrew porque la serie del Teatro Capitol se me quedaba coja y este personaje me resultaba de lo más atractivo e interesante. Me daba la sensación que tenía mucho que decir y no me equivocaba en mis apreciaciones. Realmente Andrew guarda y esconde bajo su pecho muchos secretos, mucho dolor y mucha incomprensión por parte de un padre que en nada le ha valorado.

Pero Kleypas no ha tenido suficientes páginas para desarrollarlo. Se le ha quedado una historia bastante floja en un argumento que le hubiese dado para hacer una novela de al menos trescientas páginas. Ha sido una verdadera pena el no haber tenido la posibilidad de que nos contara esta historia con muchos más detalles de cómo lo ha hecho.

Andrew daba para mucho más, la historia se merecía mucho más. Se le ha quedado corta, ha intentado decirnos mucho en pocas páginas y me ha dado la sensación de estar perdiéndome lo mejor y más jugoso de un personaje con mucho carisma y, como digo, con mucho dolor encerrado en su pecho porque Andrew… no es como parece.

La novela tiene momentos muy buenos por los que merece la pena leerla pero te saben a muy poco. Es como cuando vas a un restaurante de cinco tenedores y las porciones son tan minúsculas que ni las saboreas. Con los personajes en este caso te pasa igual. Te los esboza, te da pinceladas de genialidad y luego, en el conjunto, todo lo ves difuminado. Es como un cuadro impresionista que no lo aprecias a menos que te alejes.

Deja diálogos muy buenos y momentos realmente esclarecedores pero que te saben a muy poco.

Leed con atención el pasaje de las páginas 94-95.

Rendición

Ésta la he dejado para la última precisamente por todo lo contrario. Esta sí le ha salido prácticamente redonda, a esta no le he visto que le faltaran páginas. Es una historia sin mayores pretensiones pero muy hermosa.

Dos personas que vienen de mundos muy distintos. Ella es una chica que proviene de lo mejor de la alta sociedad de Boston y él de los más bajos fondos. Un irlandés advenedizo que se ha hecho a sí mismo. Que ha luchado a brazo partido por convertirse en alguien importante y que lo ha logrado.

Desde el mismo inicio de la novela sabes lo que él quiere pero no llegas a plantearte muchas de las cosas que suceden realmente entre estos dos caracteres tan antagónicos. Él se ha casado con ella por muchos motivos, es celoso hasta decir basta y muy posesivo. No ha tenido mucho en su niñez, a decir verdad no ha tenido nada y ella, en cierto modo, lo es todo.

Durante un par de meses ni siquiera se ha atrevido a mirarla y Kleypas nos lo presenta como un buen perro del hortelano. No eres mía en el amplio sentido de la palabra pero tampoco serás de nadie…

―Te poseo. Cada pulgada de ti es mía.

No voy a negar que Jason me cayó bastante gordo. Pero a medida que discurren las páginas, a medida que Kleypas nos va esbozando los orígenes de este protagonista te vas dando cuenta que para él nada ha sido fácil; comprendes bastante bien el distanciamiento tan palpable que tiene hacia todo y hacia todos y que lo único que puede aferrarse es, quizás, a su dinero.

El momento en el que Kleypas nos relata esto que señalo hace que contengas el aliento y recapacites en lo que realmente afortunados que somos quienes teneos un techo sobre la cabeza y un plato caliente en la mesa cada día. Por desgracia, en los tiempos que ahora vivimos solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta que no todo ha evolucionado como debiera y que hay personas cuyo único cobijo son las viejas piedras de un puente. Kleypas nos regala momentos así…

―En el North End se da por supuesto que un hombre no puede escapar del medio en que ha nacido. Los irlandeses son fatalistas n estas cuestiones. Yo creía que la única manera de conseguir algo que deseaba era robarlo. Cuando no podía conseguir carbón o madera para quemar, la familia tenía que permanecer en la cama todo el día para permanecer calientes.